Denuncian ante ONU violaciones al derecho al agua en Huasteca y Totonacapan

050517lavn2

El relator Especial de las Naciones Unidas sobre los Derechos Humanos al Agua, recibió las denuncias de la población por las violaciones en el Totonacapan y en la Huasteca causadas por la expansión de la extracción de hidrocarburos y de la minería.

Leticia Ánimas

Regeneración, 6 de mayo de 2017. Huauchinango, Puebla.- Miembros de la Coordinadora Regional de Acción Solidaria por la defensa de la Huasteca y el Totonacapa (Corason) denunciaron ante el relator Especial de las Naciones Unidas sobre los Derechos Humanos al Agua, las violaciones que hay en la región por la expansión de la minería y de la extracción de hidrocarburos convencionales y no convencionales.

En su visita, Leo Heller, funcionario de la Organización de Naciones Unidas (ONU) observará, recopilará información y testimonios, y posteriormente evaluará el cumplimiento de cumplimiento de los derechos humanos al agua potable y al saneamiento en términos de su disponibilidad, accesibilidad física, económica y a la información y su calidad en cuanto a su uso personal y doméstico.

En la sesión privada realizada este día en Filomeno Mata, Veracruz, el colectivo de organizaciones regionales aseguró que el derecho humano al agua potable y al saneamiento en la región es vulnerado, entre otras situaciones, por la grave contaminación de los cuerpos de agua por la extracción de hidrocarburos, ya sea por las perforaciones “normales” o las que se realizan a través de la fractura hidráulica (fracking).

El Norte de Puebla y Veracruz, dijeron, tienen un deshonroso primer lugar a nivel nacional en derrames y fugas de petróleo que son comunes en Venustiano Carranza, Francisco Z. Mena y Pantepec, además de Papantla, Coatzintla, Tihuatlán y Poza Rica, con las que se han contaminado ríos, arroyos y mantos freáticos.

En algunos casos esta situación ha provocado que la población se quede sin servicio de agua potable por meses, como es el caso de la localidad de Emiliano Zapata en Papantla o de La Mesa de Metlaltoyuca, en Francisco Z. Mena, donde en varias ocasiones debido a la contaminación del arroyo, PEMEX ha tenido que cubrir el servicio de agua con pipas que suelen ser insuficientes.

Con la instrumentación del fracking en el Totonacapan, “ha habido afectaciones por desecamiento y desvío de arroyos, pozos y manantiales. El fracking además ha implicado una total opacidad, falta de información y nulo ejercicio de consulta sobre el uso del agua para la implementación de dicha técnica”. Tampoco se sabe qué destino tienen los fluidos extraídos de los pozos de fracking, apuntaron

“Se sabe de la existencia de pozos letrina donde se vierten los líquidos residuales de los pozos, pero no hay información pública sobre los efectos de estos pozos en los mantos freáticos y en la salud de la población. Según solicitudes de acceso a la información, el municipio en México con mayor número de pozos de fracking es Papantla con 172, seguido de Francisco Z. Mena en Puebla con 121 pozos”, denunciaron.

Otra amenaza al derecho humano al agua potable y al saneamiento es el desarrollo minero. El 3.3% de la superficie veracruzana está concesionada a la minería tóxica, mientras que el 28.5 por ciento del territorio poblano ha sido entregado para esa actividad, sobre todo en regiones con un alto valor ambiental, al formar parte del bosque de niebla, le manifestaron.

Por último, los miembros de CORASON pidieron al Relator Especial estar al pendiente de la movilización social que se desarrolla en defensa del derecho humano al agua y contra los denominados proyectos de muerte, debido a que no es del “agrado del gobierno” y su lucha es criminalizadas por lo que consideraron que la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos puede tener una importante contribución para detener estos hostigamientos y agresiones contra activistas y periodistas que difunden su lucha.

Comentar con facebook