Ecosexualidad: haciendo el amor al planeta

Complace a tu pareja mientras le haces el amor ¡al planeta! Porque cuidarlo es el acto de amor más genuino

Regeneración, 18 de junio del 2017.-La ecosexualidad, que empezó en 2008 como una corriente artística que trataba de ensalzar y venerar al planeta Tierra como deidad de la fertilidad, ha acabado por convertirse en un movimiento activista ecológico y en una forma distinta de orientación sexual que cuenta cada vez con más seguidores en el mundo.

El término ‘ecosexual’ fue acuñado hace ocho años por los artistas estadounidenses Elizabeth Stephens y Annie Sprinkle del grupo Pony Express, que en 2010 redactaron el llamado ‘Manifiesto ecosexual’ en el que se explica quiénes son los ecosexuales y sus propósitos.  “Somos acuófilos, terrófilos, pirófilos y aerófilos. Abrazamos los árboles sin pudor, masajeamos las tierra con los pies y hablamos eróticamente a las plantas.

Nadamos desnudos, somos adoradores del sol y observadores de las estrellas. Acariciamos las rocas, disfrutamos de las cascadas y a menudo admiramos las curvas de la Tierra. Hacemos el amor a la Tierra con nuestros sentidos. Celebramos nuestro punto E. Somos muy guarros”.

Pero desde la Antigüedad, decenas de civilizaciones han venerado a la Tierra como a una gran madre, deidad de la fertilidad, creadora de vida y protectora de todas las criaturas del planeta. Pero ahora, la tierra se convierte en nuestra amante.

A medio camino entre la manifestación artística, la sexualidad y el activismo ecologista, la ecosexualidad defiende una forma de vida en unión con la naturaleza, también durante las relaciones sexuales e incluso a la hora de elegir pareja, ya que los seguidores de esta corriente solo buscan compañeros comprometidos con el cuidado medioambiental.

El manifiesto también pone de relieve el caracter de activismo ecológico del movimiento. “Salvaremos las montañas, las aguas y los cielos por todos los medios necesarios, especialmente a través del amor, la alegría y nuestro poder de seducción. Detendremos la violación, el abuso y el envenenamiento de la Tierra”, declaran

 “No aprobamos el uso de la violencia, aunque reconocemos que algunos ecosexuales pueden optar por luchar contra los más culpables de destruir la Tierra mediante desobediencia pública, anarquismo y estrategias radicales de activismo ambiental.

Nos adherimos a las tácticas revolucionarias del arte, la música, la poesía, el humor y el sexo. Trabajamos y jugamos sin descanso por una justicia planetaria y por la paz mundial”, cuentan.

LEER MÁS:  Usos sexuales del jengibre

En cuanto a las recomendaciones y actividades ecosexuales, existen diversos decálogos y sugerencias que siempre coinciden en un punto, el máximo respeto al medio ambiente.

Bañarse o ducharse con la pareja es una buena forma de ahorrar agua e iniciar la actividad sexual. Se aconseja hacer el amor con la luz apagada y, si se quiere ver a la pareja, se pueden usar velas hechas de cera de abeja y parafina o tener sexo durante el día.

Si se decide recurrir a afrodisíacos, se recomiendan los alimentos orgánicos, sin transgénicos, y también evitar las ostras, cuya comercialización contribuye a la sobreexplotación de los océanos.

Los preservativos, los lubricantes, la ropa y los juguetes sexuales deben ser biodegradables. Además, el nudismo es uno de los pilares de la ecosexualidad como vía idónea para entrar en contacto con la naturaleza.

Guía Ecosexual: ¡Hazle el amor al planeta!

Un acto de amor no puede ni debe estar basado en el consumo irracional, en daños a terceros, ni en la destrucción y no… no nos referimos a infidelidades o ese tipo de cosas.

Hablamos de que si quieres regalarle, apapachar o seducir a tu pareja puedes hacerlo sin afectar el medio ambiente. Es más,  Greenpeace te propone algo excitante: complace a tu pareja mientras le haces el amor ¡al planeta! Porque cuidarlo es el acto de amor más genuino.

Algunas ideas para este trío amoroso:

1. Apaga las luces y enciéndete (mientras frenas el cambio climático). Si te encanta ver a tu compañ[email protected], entonces, fácil: haz el amor durante el día o crea un ambiente todavía más seductor usando velas pero que sean de cera de abeja y parafina, y no de petróleo. Recuerda que cada vez que usamos energía producida por la quema de combustibles fósiles contribuimos al calentamiento global. Si reduces el consumo de energía, entonces la respuesta es evidente: disminuirás las emisiones de gases de efecto invernadero enviados a la atmósfera.

2. Ponte muy, pero muy ardiente con frutas de la pasión… pero libres de transgénicos. Algunas frutas pueden ser afrodisiacas como el guaraná, las fresas, zarzamora, moras, frambuesas y cerezas, entre otras, pero busca que sean orgánicas. Si quieres usar algún producto para encender la sangre, asegúrate de que sea libre de transgénicos o pesticidas. Consume orgánico y hazlo en pequeños comercios que están destinados para ello. Con esta simple acción estás protegiendo los suelos, el campo, la agricultura y a los agricultores, es decir estás repartiendo amor.

LEER MÁS:  Usos sexuales del jengibre

3. Amor ¿a toda costa? Las ostras y otros mariscos, como los camarones por ejemplo, pueden ser potentes  afrodisiacos, pero nuestros océanos están siendo destruidos en un rango sin precedente, debido a la sobrepesca para obtenerlos. Ves por qué decimos que nuestro placer no puede ser la desgracia de otros. Necesitamos parar la sobreexplotación de nuestros océanos. En lugar de eso tú puedes apoyar proyectos sustentables de comunidades en los que puedes encontrar productos, aceites y jabones biodegradables con aromas que encienden la pasión, y recuerda que el afrodisiaco más efectivo es el amor.

4. ¡Recicla, si quieres, hasta tus viejos amores! Y para hacerles regalos usa los envases de diversos productos empaquetados y decóralos de manera linda, sexy o hasta cursi para colocar los productos que utilicen más frecuentemente en su recámara: condones, lubricantes, juguetes, cajas de cartón para regalar lencería, etcétera.

5. Y ya más metidos en la era ecosexual… usa ecolubricantes. Nada mejor que la lubricación natural. La lengua siempre será un buen instrumento para ello, pero si necesitas usar alguno externo, entonces prefiere los que son de agua. Hoy en día existen muchas marcas que se dedican a la producción de lubricantes de agua, con diversos sabores y aromas. Te recomendamos que nunca uses lubricantes de petróleo, es decir, los de aceite o vaselina, por ejemplo.  Emporios como Esso están destruyendo el planeta, pero no permitas que lo hagan a través tuyo y que incluso se metan hasta debajo de tus sábanas.

6. Diviértete, experimenta, prueba, pero no con petróleo. Si te gustan las emociones fuertes, entonces tal vez hayas intentado alguna vez usar algún objeto, ropa o accesorio de policloruro de vinilo, mejor conocido como PVC o vinil. El PVC genera algunos de los químicos más tóxicos que existen: las dioxinas y los furanos. Por eso el uso de este material en los juguetes de los niños ha sido prohibido en muchos países. El PVC de la ropa y los juguetes sexuales también debe prohibirse, pues este componente está hecho con cloro y otras sustancias consideradas probables cancerígenos, además de que es un derivado del petróleo. Opta por accesorios de sustancias naturales como caucho, látex o piel.

LEER MÁS:  Usos sexuales del jengibre

7. Ahorra agua en pareja. Un acto tan íntimo como un baño juntos, es definitivamente muy verde: si eligen bañarse en pareja ahorran jabón y agua. ¿Quieres un acto de amor más significativo hacia el planeta?

8. Cama y “spanking” sustentable… placer de tres. Si te aseguras que la madera de la cama en la que duermes y disfrutas del placer en pareja cada noche sea de madera certificada (al igual que las palas empleadas para el “spanking”), reconocida por el Consejo de Manejo Forestal (Forest Stewardship Council o FSC, por sus siglas en inglés), seguro tú, tu pareja y los bosques estarán muuuy satisfechos y de paso los miembros de las comunidades que se ven beneficiados por el manejo forestal sustentable. En México hay mueblerías como Tip Muebles que pueden hacer que tu cama no incentive la tala ilegal en nuestro país.

9. ¿Orgásmico u orgánico? Ambos. Regalar y recibir regalos es un placer orgásmico… y si estás pensando en chocolates, cena, o aceites aromáticos sólo pueden ser mejor si son orgánicos. Y si de flores se trata regala flores vivas en maceta. El cuidado que necesitas dar a este regalo vivo, puede ser el mejor símbolo de tu amor constante y fértil y estarás contribuyendo a una mejor calidad de aire para todos.

10. Y si no quieres matar la pasión ni al medio ambiente, evita regalar  pieles de animales, mascotas exóticas (que pueden ser ilegales); juguetes o aparatos que requieran pilas y procura que la envoltura de tu regalo sea reusable.

Comentar con facebook