Emergencia en Oaxaca por agua, Conagua incumple promesas

La zona de Valles Centrales de Oaxaca sufre una sequía severa desde hace varios años que está poniendo en riesgo miles de áreas de cultivos. Cambio climático y deforestación, además de usos de suelo irregulares, agudizan la emergencia. Conagua incumple sus promesas de obras acuíferas.

sequía

Regeneración, 12 de febrero de 2017.- El Director de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) informó que la zona sur de Oaxaca se encuentra en una situación de emergencia por falta de agua. La sequía se ve reflejada en el bajo nivel de almacenamiento en la presa Benito Juárez, ubicada en el municipio de Jalapa del Marqués, región del Istmo de Tehuantepec.

El nivel de la crisis de desabastecimiento de agua es comparable al de los estados del norte del país, en donde las sequías tienen causas naturales, en algunos de sus casos.

César Lagarda Lagarda, director general del Organismo de Cuenca Pacífico Sur de Conagua en Oaxaca, informó que se trata de condiciones extremas que nunca antes se habían presentado. “el cambio climático y la deforestación están pegando en esta región, creíamos que era imposible llegar a esto pero la realidad ya nos alcanzó”.

La presa Benito Juárez, alcanza apenas un 16% de almacenamiento, abastece el principal distrito de riego, el 019 del que dependen 44 mil hectáreas de cultivos y 7 mil 358 usuarios. Lagarda indicó que el bajo nivel de agua de la presa tiene su origen en tres años consecutivos de sequía extrema en aquella zona.

LEER MÁS:  'Te voy a extrañar hijo, ya vas a estar con tu papá': madre del líder de Tierra Mojada

Mientras inicia la temporada de lluvias, la Conagua estableció un plan emergente que proyecta el bombeo hacia las zonas más críticas debido a su elevación y lejanía. También se analiza la perforación de 700 pozos noria en las parcelas de los usuarios para sobrellevar la temporada.

Lagarda Lagarda precisó que la presa cerrará las compuertas de riego el próximo 15 de febrero. Será en ese momento cuando se pongan en operación los pozos noria para el rescate de la siembra.

“Estas acciones se tienen que aplicar. No hay alternativa porque dependemos de lo que diga la naturaleza (…) Es la primera vez que hay una sequía tan severa. Esperemos que lo más pronto posible pase, que este episodio quede en la historia”, expuso.

Conagua realizó en el año 2009 un estudio para medir la viabilidad de la recarga del acuífero de Valles Centrales, en el que propuso la realización de 23 obras, con las que se planeaba satisfacer la necesidad del agua. Sin embargo, siete años después de dicho estudio no ha realizado ninguna obra. Por su parte, la Conagua argumenta que ninguna de la realización las obras que se propusieron le corresponde.

LEER MÁS:  En Oaxaca 45 mil militantes renuncian al PRD y se suman a Morena

Ricardo Salas Colunga, representante de la Universidad Autónoma Metropolitana de Iztapalapa, denunció que a pesar de que la Conagua tiene los planes y programas que hay que implementar para solucionar el problema del desabasto, se deslinda de la responsabilidad de aplicarlos.

Según Salas, ya existen dos programas que la dependencia realizó, uno del 2009 en el que se precisan más de 20 obras públicas para recargar los mantos acuíferos de la región, además de otro realizado por la Universidad de Chapingo llamado Plan de Manejo del Acuífero de los Valles Centrales y en el que señalan más de 50 acciones.

La Conagua afirma que no es la dependencia competente para realizar estas obras, y declaró que tampoco recibe los recursos públicos necesarios para cumplir con los programas.

Severa sequía

La sequía actual de la zona tiene que ver con cuestiones generales como el cambio de uso de suelo, la escasez de lluvia, cambio en los ciclos pluviales, la deforestación el crecimiento urbano y la sobrepoblación, y condiciones atribuibles al cambio climático.

No obstante, campesinos y comunidades indígenas realizan acciones desde hace más de diez años para captación de agua de lluvia que han permitido recarga de los mantos acuíferos, comunidades que la Conagua no apoya.

LEER MÁS:  Balean autobús donde viajaban manifestantes por Ayotzinapa

Salas Colunga, de la UAM, recalcó que ni la Conagua ni el gobierno han asumido un papel de líder que advierta que algunas actividades no son sustentables, y tampoco realiza acciones que permitan la preservación de los recursos naturales.

Una solución que propone, es replicar la estrategia de captación de aguas pluviales que realizan las comunidades, además de poner un alto a la deforestación. “Si realizan estas prácticas, dijo, los problemas no van a dejar de existir pero se aumentaría la resistencia ante el cambio climático.”

Con información de NVI Noticias  y Milenio 

 

Comentar con facebook