116 empresarios de robótica e inteligencia artificial advierten sobre ‘robots asesinos’

Elon Musk y otros expertos en tecnología escribieron un carta abierta a Naciones Unidas para advertir contra los peligros contra las armas autónomas, bautizadas “robots asesinos”.

Regeneración, 21 de agosto del 2017.-Un centenar de altos ejecutivos de empresas de robótica o especializadas en inteligencia artificial, entre ellos el millonario Elon Musk, escribieron un carta abierta a Naciones Unidas para advertir contra los peligros contra las armas autónomas, bautizadas “robots asesinos”.

Las “armas ofensivas (destinadas a matar) autónomas (…) provocarán conflictos armados a una escala jamás vista antes y a velocidades difíciles de concebir por los humanos”, se puede leer en esa carta abierta a la Convención sobre Armas de las Naciones Unidas.

LEER MÁS:  Cada semana asesinan a ambientalistas en el mundo, AL de las zonas más peligrosas

Entre los firmantes figuran Elon Musk, presidente de Tesla, la fabricante de vehículos eléctricos y parcialmente autónomos, y de la compañía espacial SpaceX, y Mustafa Suleyman, de la compañía británica DeepMind, detentada por Google y especializada en inteligencia artificial.

“En tanto que empresas que ponen a punto las tecnologías de inteligencia artificial y de robótica, que podrían ser desviadas para desarrollar armas autónomas, nos sentimos particularmente responsables de dar la señal de alarma”, afirman en la carta.

“Pueden ser máquinas terroríficas, armas que dictadores y terroristas utilizan contra poblaciones inocentes, y armas pirateadas con fines funestos”, añaden los firmantes en este mensaje difundido por el Future of Life Institute, organización sin fines de lucro con sede en Estados Unidos que se dedica a advertir sobre los posibles estragos de las tecnologías.

LEER MÁS:  Indígenas de Guerrero preparan informe de crímenes contra ellos ante la ONU

(AFP)

Related Posts

LEER MÁS:  En México, niños y jóvenes indígenas son obligados a unirse al narco: ONU

Comentar con facebook