Esposos, más peligrosos que terroristas

Los maridos son incomparablemente más mortales en Estados Unidos que los terroristas yihadistas.

espososterroristas
Vigilia en memoria de víctimas del tiroteo en el Umpqua Community College, en 2015. El motivo del atacante, un estudiante, nunca se supo.

Por Nicholas Kristoff

Regeneración, 12 de febrero de 2017.- Con el reality Show del presidente Trump es fácil distraerse por sus twits enojados o berrinches de la oficina Oval. Pero hay que resistir y enfocarnos en materias de vida o muerte.

Consideremos dos problemas críticos: refugiados y armas. Trump se está volviendo loco por el primero pero quiere ponerle el camino fácil al segundo, así que veamos cuáles serían los riesgos relativos.

En las cuatro décadas entre 1975 y el 2015, terroristas nacidos en las siete naciones vetadas de viaje por Trump, mataron a cero personas en los Estados Unidos de acuerdo con Cato Institute.

En el mismo periodo, la libre portación de armas cobraron 1.34 millones de vidas en América, incluidos asesinatos, suicidios y accidentes. Eso representa una población equivalente a la de Boston y Seattle juntos.

Un cifra tan áspera como la de la cantidad de estadounidenses muertos en todas las guerras de la historia de Estados Unidos.

Es verdad que los musulmanes estadounidenses, tanto los nacidos en los Estados Unidos como los inmigrantes de países  sujetos a las restricciones de Trump, han operado un terrorismo en Estados Unidos. Ha habido 123 asesinatos desde los ataques a las torres gemelas y 230 mil asesinatos de otro tipo.

El año pasado, los estadounidenses corrían más el riesgo de ser asesinados por ser musulmanes que ser asesinados por un musulmán, de acuerdo a Charles Kurzman, de la Universidad de Carolina del Norte. El riesgo de ser asesinado por un musulmán era de uno en 17 millones, mientras que ser asesinado por ser musulmán de uno en un millón.

LEER MÁS:  En módulo de Edomex roban armamento a policías, es la segunda vez en un mes

La conclusión es que cada año las escaleras matan más personas en Estados Unidos que los terroristas musulmanes. Lo mismo que las bañeras, y los relámpagos.

Pero por encima de todo están los cónyuges. Los maridos son incomparablemente más mortales en Estados Unidos que los terroristas yihadistas.

Y en parte, los maridos son tan mortales porque en Estados Unidos tienen fácil acceso a las armas de fuego, incluso si tienen una historia de violencia. Mientras en otros países los esposos brutales ponen llevan a sus esposas al hospital, en Estados Unidos las llevan a la tumba.

Sin embargo, Trump está furioso porque el riesgo de los refugiados parece manejable, y habla de relajar las normas sobre otra amenaza, las armas, que son infinitamente más letales.

“Me voy a deshacer de las zonas libres de armas en las escuelas”, dijo Trump el año pasado. Trump no ha firmado tal orden, pero su secretaria de educación, Betsy DeVos, lo apoyó en su audiencia de confirmación el mes pasado, diciendo que las armas podrían ser necesarias en las escuelas debido a los “posibles osos grizzlies”.

Luego está Sebastian Gorka, un ayudante de la Casa Blanca en Trump, quien escribió un libro en el que sugirió que los estadounidenses deben involucrarse en su propia estrategia privada de contraterrorismo: “Considere la posibilidad de solicitar un permiso de transporte oculto”.

LEER MÁS:  En módulo de Edomex roban armamento a policías, es la segunda vez en un mes

Hay una razón para pensar que este no es un gran consejo: Gorka fue arrestado en el aeropuerto Reagan en Washington el año pasado por tratar de pasar un arma a través de seguridad. Esto no le impidió conseguir un trabajo en la Casa Blanca.

La Cámara de Representantes votó este mes para poner fin a una restricción a la compra de armas por personas con trastornos psiquiátricos graves. Del mismo modo, hay un fuerte empuje en el Congreso – respaldado por Donald Trump Jr., hijo del presidente – para poner fin a las restricciones en la compra de silenciadores. El joven Trump y otros defensores dicen que los silenciadores reducirían el peligro de la pérdida de audición de los disparos.

 

“Se trata de protección auditiva”, explicó Donald Jr. en un video para SilencerCo, una compañía de Utah que fabrica silenciadores. “Es un problema de salud, francamente”. Expresó su admiración por la tecnología del silenciador y la frustración de que “no se en la República Popular de Nueva York”.

La verdad es que no tenemos mucha evidencia sobre el impacto de los silenciadores (en parte porque el lobby de armas intenta bloquear la investigación sobre la seguridad de las mismas). Pero la venta de silenciadores ha sido restringida a nivel nacional desde la década de 1930 debido a los temores de que ayuden a los criminales a evadir la atención después de los disparos, y la batalla de la Asociación Nacional de Rifles parece estar arraigada en su campaña más amplia para destripar las leyes de armas.

LEER MÁS:  En módulo de Edomex roban armamento a policías, es la segunda vez en un mes

La evidencia sugiere que si realmente queremos hacer a los estadounidenses más seguros, entonces debemos exigir revisiones de antecedentes universales antes de que compren armas (22 por ciento de las armas se compran sin verificaciones de antecedentes). Debemos trabajar duro para quitarle armas a las personas sujetas a órdenes de restricción de violencia doméstica, o a personas con historias recientes de delitos o abuso de alcohol o drogas.

También debemos exigir cerraduras de gatillo o almacenamiento seguro de armas de fuego, especialmente en casas con niños pequeños, además de combatir el tráfico de armas.

Así que no nos dejemos desviar por cosas brillantes y tweets furiosos. Con la prohibición de viajes, Trump está vendiendo una política ineficaz que es moralmente repugnante, incluso cuando él marcha hacia una política más relajada en las armas que probablemente darán lugar a más tiroteos en escuelas, más familias destrozadas y más vidas perdidas.

Vía NY Times

 

Esas tumbas durarán mucho después de que los tweets de Trump hayan desaparecido.

 

 

Comentar con facebook