La importancia de conocer a EU para tener una relación de respeto y estratégica

 amlo donald trump peña nieto zona libre franca frontera 3

Por Daniel Hernández Ortega

Regeneración, 12 abril 2017.- En comparecencia ante el senado de los Estados Unidos del secretario de seguridad interior, John Kelly, general retirado y excomandante del Comando Sur, coincidió con la opinión del senador republicano John McCain, exoficial naval y candidato a la presidencia en el 2008, en que actualmente hay un “problema con México” y esto debido a que “no puede ser bueno para los EE.UU” (ni para México añadiría el secretario Kelly) que de ser hoy las elecciones en México, tendríamos a un presidente de izquierda y antiestadounidense , debido a la “la gran cantidad de sentimiento antiestadounidense  que hay actualmente”.

Este hecho, por sí mismo, causa mucho revuelo, debido al tono injerencista en asuntos de soberanía nacional. Pero al mismo tiempo evidencia nociones que especialistas han venido afirmando desde hace mucho tiempo, que EE.UU. juega un papel más relevante del que se le suele dar a la hora de las elecciones en México.

Evidentemente a quien hacía referencia el senador McCain era a Andrés Manuel Lopez Obrador y su preferencia en la totalidad de las encuestas referentes a la elección presidencial del 2018. El presidente de Morena, de gira por Veracruz, contestó “No somos antiestadounidenses, ese pueblo merece  nuestro respeto (…) Nuestra relación  con Estados Unidos será de amistad y cooperación, pero no de sometimiento, somos un país libre y soberano”. Y en efecto, si se pretende tener una relación exitosa entre ambos países, se debe de exigir el respeto mutuo y el cumplimiento de los principios de política internacional.

LEER MÁS:  Posponer negociación del TLC porque Peña es débil y Trump lo tiene ‘amenazado’: AMLO

Pero para ir más allá en la relación bilateral se debe de buscar que realmente sea una relación que sea benéfica y de carácter estratégico para México, que no se limite solamente a la renegociación de un tratado de libre comercio o a la defensa de la construcción de un muro, sino que es necesario que la gente que esté a cargo de la política exterior entienda y comprenda en su totalidad a los EE.UU en su complejidad, como Estado corporativo,  su establishment, su pragmatismo, y sus diseños geopolíticos. Es decir, el análisis que se hace del país del norte tiene que ir más allá de analizar la figura del presidente y no caer en simplismos como que tiene un carácter impredecible o que es irracional, que es un demagogo por contradecirse continuamente, o que actúa visceralmente, etc.

Específicamente habría que entender a los Estados Unidos en su pragmatismo como un Estado empresarial-militar y analizarlo desde esta perspectiva contribuye de mejor manera a comprender la importancia del aparato empresario-militar a la hora de la toma de decisiones de gobierno, particularmente si ponemos atención a tres noticias recientes. Primero, la propuesta del presidente Trump de aumentar el gasto militar para el 2018 en 54 mil millones de dólares más que lo destinado el año pasados, que de concretarse sería el mayor aumento al prepuesto  de defensa más alto en los últimos años. En segundo, la destitución del asesor de Steve Bannon como miembro del Consejo de Seguridad Nacional por presiones del teniente general H.R McMaster, nuevo asesor de Seguridad Nacional ; así como la reincorporación de Dan Coats, Director de Seguridad Nacional, y al general Joseph Dunford, jefe del Estado Mayor Conjunto. Por último el ataque de misiles 59 misiles Tomahawk a la base aérea de Shayrat en Homs, Siria, y que pareciese que es un viraje en el discurso político referente al problema sirio, pero que si se hace memoria, es la misma línea que siempre ha impulsado la línea más dura de la élite militar desde antes de que iniciara el conflicto.

LEER MÁS:  Colocan pollo gigante con rostro de Trump frente a la Casa Blanca

Si bien para muchos el bombardeo en Siria sorprende por la contradicción en los discursos, otros se quedan en el análisis simple de que lo hizo para fortalecerse políticamente  ante los embates del involucramiento de su gabinete con el gobierno ruso, incluso se quedan aún cortos quienes creen que fue un mensaje del poderío militar estadounidense ante la visita del presidente de China, Xi, Jinping. Lo importante y esencial es entender que a la hora de tomar decisiones en el gobierno de EE.UU. el complejo empresarial-militar juega un papel toral, y que no tomarlo en cuenta es caer en una simplicidad en el análisis.

LEER MÁS:  Corea del Norte amenaza base Guam de Estados Unidos

Es por ello que no podemos dejar de lado que a la hora de tener un gobierno que busque tener una relación de amistad y respeto con los EE.UU., pero sobre todo que busque que sea una relación estratégica, es imprescindible que la gente que este encargada de la relación bilateral, más allá de ser un experto en materia diplomática, entienda que el país del norte ha formulado un diseño geopolítico nacional en el que México juega un papel importante, y que a la hora de la toma de decisiones, no sólo juega las intenciones y  propósitos del algún gobernante en particular, sino que existe todo un establishment corporativo y  militar que están detrás de la toma de decisiones.

Daniel Hernández Ortega (Licenciado en Relaciones Internacionales por la UNAM, presidente del Instituto de Política Internacional)

Comentar con facebook