México, consumo de bebidas azucaradas provoca 24 mil muertes al año

azucar

Las bebidas azucaradas representa el 70.3% de la ingesta diaria de azúcares añadidos en la población mexicana.

Regeneración, 25 de julio del 2015 (El poder del Consumidor) El consumo de bebidas azucaradas está provocando en México la muerte de 24 mil personas al año,1 y es una de las principales causas de obesidad, diabetes, enfermedades cardiovasculares y severos daños en la salud bucal.

El alto consumo de estas bebidas representa el 70.3% de la ingesta diaria de azúcares añadidos en la población mexicana.2

La atención médica de 14 complicaciones derivadas de cuatro grupos de enfermedades vinculadas con la obesidad, diabetes mellitus tipo 2, enfermedades cardiovasculares, cáncer de mama y osteoartritis, se estima que en 2017 generará un gasto total en salud para el sistema público, a partir de las contribuciones de los ciudadanos mexicanos, de entre $78 mil y $101 mil millones de pesos.2

Este costo representa el 60-78% del presupuesto asignado al sector salud en 2014, el cual es de $130 mil 264 millones de pesos.3, 4

Recientemente, la Secretaria de Salud (SSa) informó que más del 50% de los recursos del presupuesto en salud se están destinando a atender la obesidad y sus comorbilidades.

Por su parte, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) reporta que en el presupuesto de egresos de la Federación 2015 la inversión en programas de gastos asociados al problema de prevención del sobrepeso y obesidad ascendió a $18 mil millones de pesos, considerando desde programas como PrevenIMSS y PrevenISSSTE hasta programas de Conagua.

Aunque varios de estos programas no están enfocados directamente en la prevención, la suma total entre atención y prevención da entre $96 mil y $119 mil millones de pesos.

Además, los costos económicos de la obesidad y enfermedades crónicas van más allá del sector salud e impactan en la economía y las finanzas familiares.

Se estima que la pérdida de la productividad por muerte prematura por estas complicaciones asociadas con la obesidad en población productiva cuesta al año entre $73 mil y $101 mil millones de pesos.5

En el 2004 los hogares mexicanos se gastaron un total de $5 mil 136 millones de pesos para atención dental, generando gastos catastróficos en los hogares más pobres.

Los impactos generados por el consumo de bebidas azucaradas y de alimentos con alta densidad calórica amenazan con colapsar al sistema de salud mexicano.

Los impuestos especiales (IEPS) constituyen una medida utilizada para enfrentar los costos de las externalidades negativas, entendidas como el resultado de acciones privadas (individuales) que imponen costos a la sociedad en su conjunto.

En 2014 la SHCP recaudó $18 mil 255 millones de pesos por concepto del IEPS a bebidas azucaradas sumado a $13 mil 285 millones del IEPS a alimentos no básicos con alta densidad calórica, sumando una cifra de $31 mil 540 millones de pesos, la cual se encuentra muy por debajo (26.5% y 33%) de lo que se gasta hoy en día en prevenir y atender los problemas que genera el consumo de estas bebidas y alimentos.

LEER MÁS:  En México más que un Estado fallido, hay un gobierno mafioso

“Se debe considerar que no están incluidos los costos de tratamiento de las enfermedades generadas por las bebidas azucaradas que no pasan por la obesidad y que el gasto público es raquítico frente a la dimensión del problema, por ejemplo, la atención no cubre la diálisis en el Seguro Popular, no existe un tratamiento adecuado del pie diabético, no existe atención preventiva suficiente a la retinopatía diabética, es decir, el presupuesto ejercido está muy por debajo del requerido. De igual manera, los gastos en prevención son insuficientes, están mal aplicados y se encuentran pulverizados en programas desarticulados”, declaró Fiorella Espinosa, investigadora de Salud Alimentaria de El Poder del Consumidor.

Las bebidas azucaradas son particularmente dañinas por dos motivos principales: primero, porque promueven el consumo excesivo de calorías, al no generar saciedad ni compensación energética (como lo hacen los alimentos sólidos); y segundo, porque generan cambios metabólicos que derivan en altos niveles de colesterol y triglicéridos en la sangre. Además, la mayoría de las bebidas azucaradas no son un vehículo de nutrimentos indispensables para el cuerpo, es decir, no nutren y desplazan el consumo de alimentos y bebidas más saludables.

Las medidas fiscales, en general, constituyen una de las políticas públicas recomendadas por organismos nacionales e internacionales para enfrentar la epidemia de obesidad y diabetes.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ya las mencionaba desde su Estrategia Mundial sobre Régimen Alimentario, Actividad Física y Salud en 2004. El relator por el Derecho a la alimentación de las Naciones Unidas tras su visita a México recomendó fuertemente esta medida ante la “cocalización” que vive el país, e incluso la propia Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) reiteró en diversos documentos la necesidad de implementar dicha medida.

México destaca en el mundo por su alto consumo de refrescos, gravar con impuestos a las bebidas azucaras se considera una medida efectiva debido al impacto de los daños a la salud y a la economía de los mexicanos.

El impuesto funciona

Los resultados preliminares del primer año de implementación de la medida mostraron efectos positivos al concluir que en promedio la población disminuyó en 6% la compra de estos productos y este fenómeno aumentó a final de año hasta llegar a 12%, sustituyéndolos en gran parte por agua simple.

Este estudio fue realizado por expertos del área de nutrición, economía y epidemiología del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) y del Centro de Población de la Universidad de Carolina del Norte, y contó con un Comité Asesor integrado por reconocidos miembros de la comunidad científica nacional e internacional, como Carlos Aguilar Salinas, del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, Walter Willet, de la Escuela de Salud Pública de Harvard, Frank Chaloupka, de la Universidad de Illinois, Corinna Hawkes, de la City University de Londres, entre otros, garantizando con ello el uso de una metodología robusta y la ausencia de conflicto de interés.6

LEER MÁS:  En 2019 México lanzará nanosatélite con apoyo de la NASA

Los resultados de este estudio contrastan con las declaraciones de la industria de bebidas que, como al principio, aseguran que el impuesto no ha funcionado, declaración que forma parte de su estrategia para impedir la implementación de estas medidas regulatorias en beneficio de la salud de la población.

La industria refresquera ha realizado campañas argumentando que no existe evidencia científica de que el consumo de bebidas con contenido calórico esté relacionado con la obesidad y la diabetes, pese a la evidencia contundente al respecto.7, 8

La industria de bebidas y alimentos ha cuestionado las propias recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud sobre el consumo máximo de azúcar para proteger la salud de la población.

“No sorprende que siga insistiendo, como lo hicieron desde un principio, que el impuesto no ha bajado el consumo de bebidas azucaradas. Continúan con las tácticas de la industria del tabaco”, señaló Alejandro Calvillo, director de El Poder del Consumidor.

El Poder del Consumidor reiteró las demandas presentadas por la Alianza por la Salud Alimentaria para enfrentar la epidemia que ha colapsado el sistema de salud pública del país:

Aumento del impuesto a las bebidas azucaradas del 10% al 20% con lo cual se podría tener un mayor impacto positivo en la salud de la población mexicana.

Se elimine el IVA al agua embotellada en envases menores de 10 litros, con el fin de hacer económicamente más accesible el agua que las bebidas azucaradas.

Se aplique el recurso recaudado a la instalación de los bebederos de agua en las escuelas con sus sistemas de purificación, a la vez que se establece un programa integral de instalación de dispensarios de agua en espacios públicos y privados, y una política integral de prevención y atención.

_____________________________________

Referencias:

  1. Singh et al. Estimated Global, Regional, and National Disease Burdens Related to Sugar-Sweetened Beverage Consumption in 2010. Circulation, 2015.
  2. 16° Congreso de Investigación en Salud Pública. Instituto Nacional de Salud Pública (INSP). 2015.
  3. Instituto Mexicano para la Competitividad, A.C. (IMCO). El costo de la obesidad en México: propuestas de política pública, IMCO. Cuidad de México, 2015.
  4. Centro de Estudios de las Finanzas Públicas. Nota Informativa. Medidas fiscales y extra fiscales para contrarrestar el consumo de bebidas saborizadas en México. Disponible en: www.cefp.gob.mx/publicaciones/nota/2015/abril/notacefp0142015.pdf (Fecha de consulta: 19/07/2015.)
  5. Álvarez F, Gutierrez Delgado C, Guajardo-Barrón V. “Costo de la obesidad: las fallas del mercado y las políticas públicas de prevención y control de la obesidad en México”. En: Rivera JA, Hernández M, Aguilar C, Vadillo F, Murayama C. Obesidad en México. Recomendaciones para una política de Estado. México: UNAM; 2012.
  6. Instituto Nacional de Salud Pública. Reducción en el consumo de bebidas con impuesto después de la implementación del impuesto en México. 2015. Disponible en: www.insp.mx/epppo/blog/3666-reduccion-consumo-bebidas.html 
    El equipo de trabajo para la realización de este estudio incluyó a la Dra. M. Arantxa Colchero y el Dr. Juan A. Rivera, del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), y a Barry M. Popkin y Shu Wen Ng, de la Universidad de Carolina del Norte.
    Los siguientes investigadores son miembros del Comité técnico de expertos para la evaluación del impuesto a bebidas azucaradas y alimentos no básicos de alta densidad calórica que revisaron este artículo: Carlos Aguilar Salinas, subdirector Departamento de Endocrinología y Metabolismo, Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán; Corinna Hawkes, Honorary Fellow City University London Centre for Food Policy School of Arts & Social Sciences City University London, Northampton Square London EC1V 0HB, UK; Frank Chaloupka, Distinguished Professor of Economics Institute for Health Research and Policy University of Illinois at Chicago; Gonzalo Hernández Licona, secretario ejecutivo Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval); Harold Alderman, Senior Research Staff Poverty, Health, and Nutrition Division International Food Policy Research Institute; Mary Story, Professor Community & Family Medicine and Global Health Duke Global Health Institute; Sinne Smed, Associate Professor Department of Food and Resource Economics, Section for Environment and Natural Resources, University of Copenhagen; Shiriki Kumanyika, Professor Emerita of Epidemiology Center for Clinical Epidemiology and Biostatistics, University of Pennsylvania, Perelman School of Medicine, Philadelphia, PA, USA; Walter Willett, The Fredrick John Stare Professor of Epidemiology and Nutrition Chair, Department of Nutrition at Harvard School of Public Health, Professor of Medicine at Harvard Medical School.
  7. Boletín de prensa. La industria refresquera Mexicana niega categóricamente las afirmaciones que algunas organizaciones sociales han realizado en contra del consumo de bebidas azucaradas y su supuesta relación con el incremento de casos de diabetes en México. Noviembre 2012.
  8. Hu FB. Resolved: there is sufficient scientific evidence that decreasing sugar-sweetened beverage consumption will reduce the prevalence of obesity and obesity-related diseases. Obes Rev. 2013 Aug;14(8):606-19.
LEER MÁS:  Adolescentes duplican uso de mariguana en México; ‘no logramos los objetivos’: Narro

Descarga de archivos

Las bebidas azucaradas dañan la salud y nos cuesta a todos (presentación) > descargar (PDF, 972 Kb)

– See more at: http://elpoderdelconsumidor.org/saludnutricional/cuestan-mucho-mas-al-pais-los-danos-por-el-consumo-de-bebidas-azucaradas-que-los-ingresos-obtenidos-por-el-impuesto/#sthash.uvvReGiN.dpuf

Comentar con facebook