Non, je ne suis pas Charlie

 Por: María Santos

Regeneración, 12 de enero de 2015. No, yo no soy Charlie Hebdo. Y no me malentiendan, condeno y repudio enérgicamente el atentado contra la revista mencionada y lamento profundamente su trágico asesinato, como lamentaría el de cualquier ser humano. No apoyo a los jihadistas, ciertamente. Los extremistas musulmanes no entienden el Islam, no entienden a Mahoma e, indubitablemente, no entienden el Qu’ran.

charlie

 Yo lo he leído y he estudiado esa religión (al igual que otras), pues me llama mucho la atención ese tipo de temas. Y el Islam es la religión que profesa la más devoción y paz. Como han dicho varios musulmanes en los medios de comunicación: los jihadistas y sus ataques le hacen más daño al Islam que las burlas de Charlie Hebdo. ¿Por qué? Pues porque las alimentan y les dan sustento.

 Charlie Hebdo es o era una publicación insultante, degradante, grosera, funesta… ¡Me repugnan sus portadas! ¿Cómo puede resultar eso cómico? No me malentiendan, lo repito. El derecho humano a la libertad de expresión es mi segundo derecho humano favorito (después del de la vida, claro). Pero creo que precisamente en esta época contemporánea se ha confundido mucho la libertad con el libertinaje y la libertad de expresión con la libertad de insulto. Como dijo Raúl Páez, un amigo al que admiro mucho: “¿Por qué cuando se mofan de los judíos es antisemitismo, pero cuando se burlan de los cristianos y musulmanes es simple libertad de expresión?” Yo pregunto lo mismo, aunque ciertamente se la respuesta: porque la gente exige respeto y no lo da y predica tolerancia y no la practica.islam

LEER MÁS:  Misil de Corea del Norte estuvo a punto de impactar avión

 Me llama mucho la atención como millones de franceses y ciudadanos del mundo adoptaron la etiqueta de #YoSoyCharlie, cuando la mayoría ni siquiera comparten su insultante humor. No digo que no se deba hacer sátira de nada. Por supuesto que sé distinguir entre un chiste y una verdadera postura ofensiva sobre un tema. Por ejemplo, soy defensora de los derechos humanos de los LGBT; pero si me cuentan un chiste de gays, me da risa. Y todas esas veces que me han contado chistes vienen de personas que no son homofóbicas. También hay que tener sentido del humor. Otro ejemplo, soy mexicana, como la mayoría de ustedes, lectores; pero si me cuentan un chiste de mexicanos, me río como estoy segura que muchos lo harían. Pero esta es una diferencia abismal con el aceptar la propaganda de estereotipos de discriminación y de violencia visual como lo que hace o hacía la revista Charlie Hebdo. Sus publicaciones me parecen inauditas.

LEER MÁS:  Cantante francesa, Barbara Weldens muere durante concierto

 La revista de Charlie Hebdo ni siquiera es verdadera sátira: es pseudo-sátira, es un disfraz para la difusión de la intolerancia hacia los religiosos, de discriminación a los habitantes del Medio Oriente y de la fomentación de estereotipos dañinos. La sátira ayuda a que se practique la libertad de expresión y que se mantenga una democracia funcional (que yo no creo en la democracia, pero ese es otro tema). Charlie Hebdo no es o era una publicación satírica, sino una publicación constante de una muy grave violencia visual. Contribuyó enormemente a la discriminación en Europa y América de los musulmanes, que de por sí ya sufren bastante desde hace mucho tiempo. Se aprovechaba esta revista ofensiva para burlarse de los menos privilegiados y los más perseguidos (exceptuando dos que tres publicaciones).islam

 Por lo único que podría decir que #YoSoyCharlie, como al parecer ahora todos son Charlie, es porque repudio el ataque que causó las más de 10 muertes de los caricaturistas. Pero #YoNoSoyCharlie: porque yo no me burlo de las creencias de los demás aunque yo no sea religiosa, yo no ofendo ni insulto de gravedad a los sectores que suelen ser blancos de discriminación y yo no apruebo la violencia tan aberrante y horrenda que era el contenido de la revista Charlie Hebdo.

LEER MÁS:  Prohíben a ministros y diputados contratar a familiares en Francia

 Estoy en contra de todo tipo de violencia: tanto en la forma de ataques jihadistas, como en la forma de caricaturas racistas y discriminatorias. Donc, non. Je ne suis pas Charlie.

@marifersv94

 __________________________________________________

Aviso: Todo lo escrito es a título personal. Lo expresado en este espacio es exclusiva responsabilidad de la autora y no representa de forma alguna el criterio de ninguna institución a la que pertenezca.

Comentar con facebook