Persisten prejuicios de género discriminatorios (Caso Hilda, SLP)

Fue vejada y acusada de asesinato por personal de salud mientras era atendida en un hospital público local en San Luis Potosí
 
* El caso de Hilda es ilustrativo de los prejuicios de género discriminatorios que persisten en las autoridades judiciales en torno al tema del aborto

 

En 2009, Hilda de 18 años y escasos recursos, fue acusada por personal de salud mientras era atendida en un hospital público local en San Luis Potosí. La denuncia se fundamentó en una confesión arrancada bajo presión por la médica del hospital, condicionándole la atención médica y sin la presencia de un abogado. Esta acusación carece de validez porque se basa en una confesión violatoria de los derechos humanos de Hilda a la no autoincriminación, al respeto a su vida privada y a no ser sometida a tratos crueles, inhumanos y degradantes. 
 
Prejuicios de género persisten en la atención médica por abortosEl caso de Hilda es ilustrativo de los prejuicios de género discriminatorios que persisten en las autoridades judiciales en torno al tema del aborto, así como de la criminalización del personal médico hacia las mujeres que solicitan atención sobre salud reproductiva en los hospitales públicos, lo cual constituye un patrón de conducta dentro de los servicios de salud que pone en riesgo la integridad y la vida de las mujeres. 
 
Asesorada por GIRE (Grupo de Información sobre Reproducción Elegida), Hilda apeló la sentencia condenatoria del Juez y tendrá audiencia el 2 de agosto.
 
 
{jcomments on}
 

Comentar con facebook