Presidencia ‘no registra’ costo del envío de miles de cartas de EPN

Según una investigación de Sin Embargo, el INAI indicó que Presidencia jamás informó los costos y la forma en que se enviaron miles de cartas de parte de Peña Nieto en 2014.

 

carta-pena-nieto-01

Regeneración, 20 de marzo de 2017.– En 2014, miles de cartas con la cara de Peña Nieto y a nombre de él, fueron enviadas a domicilios particulares, personalizadas con los nombres de las personas que los habitaban, las cartas informaban sobre los cambios de su gobierno, sin que hasta la fecha, Presidencia haya informado de cuánto costó este envío o cómo se obtuvo la base de datos.

Según el medio de comunicación Sin Embargo, se presentó una solicitud de información para saber los detalles de la operación y el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), indicó que Presidencia informó que la información es “inexistente”.

Información “inexistente” es una de los tres criterios que utiliza el gobierno para lograr la información, mientras que las otras dos son: que la información está reservada o que es confidencial.

En el pasado, la administración de Peña ha negado otros datos como los costos de los gastos domésticos de la casa presidencial, el costo del armario de Peña Nieto, o los vestidos de su esposa e hijas para actos oficiales, todos ocultos.

Lea: Gastos domésticos de Presidencia ¿también seguridad nacional?

Lo mismo con las cartas, aunque es obvio que la creación de una carta se generan costos, a la presidencia no parece importarle la rendición de cuentas.

Y es que para mandar las miles de cartas que se enviaron se necesitan toneladas de papel, tinta, timbres postales, transportación de las cartas, las empresas que fueron contratadas para imprimirlas… los honorarios de quien redactó la carta a nombre de Peña Nieto y que decía:

“En 21 meses de gobierno, a partir del diálogo y el acuerdo, se concretó la agenda de reformas transformadoras. Ahora, vamos a poner esas reformas en acción, para que sus beneficios lleguen gradualmente a todas las entidades del país, a todos los sectores y hogares de México”.

También está la incógnita de dónde sacó presidencia los datos de miles de personas para enviar directamente a sus casas, con sus nombres, las cartas, que por si fuera poco, no ayudaron para nada en la aprobación del mandato de Peña Nieto, pues desde aquel entonces, su imagen ha ido en picada, al grado que en este momento tiene sólo un 6 por ciento de aprobación según diversas encuestadoras.

Mientras tanto, presidencia ha gastado más de 100 millones de pesos en asesoría para la construcción de la imagen presidencial, gasto inútil, pues a pesar de los comerciales sobre las reformas, estrategias de publicidad, comunicación y políticas, la imagen presidencial sigue en picada.

Vía Sin Embargo.

Comentar con facebook