¿Qué somos las mujeres si no luchadoras?

En el Día Internacional de la Mujer presentamos la historia de tres mujeres que con cada golpe dado y recibido, defienden su espacio y conquistan más.

 

luchadoras1
Dalys (anaranjado) se secretea con Zeuxis durante una pelea. Foto: José Luis Marín


Por Fabiola Rocha

Fotos: José Luis Marín

Regeneración, 08 de marzo de 2016.- En las entrañas de la Ciudad de México, hay un espacio en el que un grupo de mujeres luchan por defender su lugar literalmente a madrazos; ellas son las amazonas modernas, las gladiadoras del siglo XXI, las profesionales de la Lucha Libre mexicana.

Fue en el templo de este popular deporte, la gran Arena México, donde me encontré con tres poderosas féminas: Dalys, Zeuxis y Skadi, quienes con sus atuendos, entrenamiento y técnica, desarrollan una manera explícita de luchar contra los estereotipos de género desde su más grande pasión.

Con ellas no hace falta mediar palabras para definirlas: son fuertes, no le temen al enfrentamiento y buscan reconocimiento; pero aunque sean lo que son, profesionales de los chingadazos, no han podido escapar de la violencia machista, del escarnio público, la discriminación y las críticas.

“A algunas personas no les gusta el trabajo físico de Dalys, porque pues no dicen que es de un hombre, pero es ignorancia, todavía en mucha ignorancia sobre la mujer, sobre el tema de criticarnos, de hacernos”, dijo la luchadora, hablando sobre sí misma en tercera persona; es ella quien actualmente se ostenta como la gladiadora más fuerte del Consejo Mundial de Lucha Libre y quizá la más poderosa de todo México.

No es, por supuesto, la primera mujer de la que la sociedad hace burla por ser fuerte; quizá para ilustrar podría recordar el trabajo físico de Ana Gabriela Guevara y muchas otras atletas que han sido humilladas por su aspecto, calificado de masculino, y les ha traído no sólo agresiones verbales sino también físicas, como en diciembre pasado, cuando la propia senadora fue golpeada por varios hombres mientras manejaba su motocicleta.

LEER MÁS:  Quiere Princesa Sugehit disputar pelea estelar de aniversario

Pero Dalys, quien se autodefine como “contestona”, no tiene miedo de plantarle la cara a todo aquel que se atreva a criticarla por su cuerpo.

“Al que veo en el ring gritándome, ahí mismo le contesto y al que se atreve a escribirme en las redes sociales, pues peor le va, porque yo no me meto con nadie”, sentenció orgullosa.

“Obviamente todas las mujeres somos diferentes, todas tenemos diferente genética, diferente cuerpo, yo mido 1.70, pero tengo compañeras muy chiquitas, muy diferentes es muy bonito ser mujer y disfrutar, y también querer tu cuerpo y quererte es muy bonito”.

La diferencia no nos hace diferentes: altas, bajas, delgadas, gordas, cabello corto o largo, de dientes grandes o pequeños, nariz, ojos bocas, todas estamos constituidas de diferente manera, pero en este mundo, una pequeña diferencia, incluso externa como la manera de vestir, podría ser interpretado como un acto de resistencia.

O al menos eso pienso de Skadi, la luchadora más joven de las tres que entrevisté, quien con apenas 19 años, está comprometida con su propia forma de ser.

“Soy luchadora, me gusta ser natural, que la gente me vea tal como soy”, indicó.

“Skadi significa La Reina de los Lobos, y mis presentaciones son de lobos, me gusta estar siempre tapada porque todas las luchadoras están destapadas, todas tienen mangas o se abren más, no está mal, pero me gusta más, me siento cómoda, bien, puedo trabajar, hay compañeras que no pueden trabajar porque se están subiendo el este (tirante) algo, no sé”.

 

luchadoras2

Para ella, lo importante es dar lucha y está comprometida con ello; es por eso que entrena con mujeres, quienes, dice, se exigen más.

LEER MÁS:  Rescatan a mujer de vecinos que intentaban lincharla por robo en Tlalpan

“Creo que entre compañeras nos exigimos demasiado porque sabemos que tenemos un nivel más allá del que mostramos y entonces nos exigimos más de lo que la vez pasada ya dimos, más y más y más”, compartió.

Con sólo dos años en los circuitos luchísticos, Skadi sabe que aún le falta experiencia; ella, igual que otras jóvenes, está disfrutando la brecha que abrieron otras representantes del deporte como Natalia Vázquez, la primera luchadora de la que se tiene memoria; o Irma González, la primera mujer mexicana en ganar un campeonato mundial en 1980 y 82, título que se disputó en una arena externa pues en la Ciudad de México existía un veto para impedir combatir a las féminas, algo que no terminó hasta 1986.

Es deber nombrar también a las emblemáticas Toña la Tapatía, La Pantera Sureña, Martha “La diva” Villalobos, Lady Apache; o a las más recientes como Marcela, entrenadora de Skadi, Princesa Sugey y Amapola; quienes además de luchar contra las críticas se han enfrentado con sus empresas en la búsqueda de reducir las diferencias salariales entre hombres y mujeres, replantear contratos y conseguir más derechos.

De esta situación es muy consciente Zeuxis quien se dice a veces frustrada por buscar una lucha estelar que aún no llega.

“Todavía existe mucha misoginia, desgraciadamente sigue existiendo, pero creo que nosotras hemos demostrado a cada momento que estamos mejor preparadas, a veces que los mismos hombres, hemos dado mejor espectáculo, a veces, que los estrellas, pero es un punto que yo creo que por más que uno como mujer luche y trabaje y se esfuerce y haga lo imposible, no se va a terminar, creo que no nos van a pasar de una tercera, una cuarta lucha”, contó.

LEER MÁS:  En descarnada lucha, Zeuxis se corona como Campeona Internacional CMLL-REINA

 

luchadoras3

La gladiadora reconoce que este asunto que más allá de los promotores o de la empresa que les representa, que involucra a los espectadores y la cultura misma.

“Desgraciadamente llegamos en un punto en el que ahora se ve más el físico que la lucha, vi en un periódico donde subieron a unas chicas en un ring sin brassiere, solamente tapándose los senos, con máscara, ¿qué puedes decir ante eso?”, indicó. “Nosotras hemos tratado de demostrar a base de trabajo, de físico, de partirnos la madre allá arriba para que otras personas lleguen y hagan ese tipo de cosas. Y desgraciadamente el aficionado por ver, por tener ese morbo, les dé proyección a ellas, pero bueno, es triste”.

Si bien en sus carreras hay retos, Dalys, Zeuxis y Skadi están listas para afrontarlos e ir por más, buscar mucho más reconocimiento y, quizá, sin plena consciencia, al retomar espacios y escalar por ellas, minar el camino para que otras mujeres, después no tengan que pelear por las mismas chingaderas.

VIDEO: Guionista: Fabiola Rocha/ Cámara y Edición: José Luis Marín/ Agradecimientos especiales a Dalys, Zeuxis y Skadi, al Consejo Mundial de la Lucha Libre y Hugo Monroy.

Comentar con facebook