Setenta y Pico, una nueva visión documental a la dictadura argentina

El filme donde un nieto cuestiona frente a frente a su abuelo sobre su participación como parte de la represión durante la última dictadura en Argentina.

 

corbacho2

Por Fabiola Rocha

Regeneración, 02 de agosto de 2016.- Muchas películas se han hecho de la dictadura argentina; las víctimas de la terrible campaña de exterminio, frente a la cámara, han presentado las consecuencias y vivencias desgarradoras del periodo; se habló mucho del qué, pero pocas veces se han preguntado el por qué y para qué, interrogantes a las que trata de dar respuesta el filme Setenta y Pico, de Mariano Corbacho.

Vestido con pantalones de mezclilla, una playera de manga larga y botas de constructor, el joven director contó sobre el proceso para hacer la película de la que es protagonista su abuelo, Héctor Corbacho, quien fue decano de la Facultad de Arquitectura durante ese periodo y contribuyó con la masacre.

“(La película parte) desde un lugar distinto a los relatos convencionales, en el sentido de que la historia particular de mi abuelo es la disparadora para hacerla; es decir la actuación de mi abuelo como decano de la facultad durante la última dictadura militar es el disparador y su actuación es la que a mí me genera las preguntas para después empezar a hacer el documental”, contó.

LEER MÁS:  Alfonso Cuarón, es el mejor director de cine del siglo XXI, según Metacritic
Mariano Corbacho, director de Setenta y Pico
Mariano Corbacho, director de Setenta y Pico

La narrativa integra los testimonios del ex decano, estudiantes y profesores de la época; observados desde el microuniverso de la facultad de arquitectura, el filme trata de indagar en las razones para instaurar una dictadura militar a mediados de los años 70 en la Argentina.

“Trata de hacer un análisis y trata de tener un entendimiento sobre cómo funcionó la represión argentina en periodo 76-83, porque si nosotros logramos avanzar en el entendimiento de por qué y para qué la dictadura militar se implantó en la Argentina, vamos a entender mucho más qué es lo que venían a reprimir y cuál era el proyecto político que tenía la dictadura”, dijo Corbacho.

“Muchas veces se cae en la situación general de que los represores eran brutos y que hacían las cosas por maldad y se los demoniza y se termina irracionalizando un proyecto político que tenía una estructura a nivel internacional que estaba organizado desde centros del poder con una función muy determinada. El que asesina parecerá bruto, pero ese asesino tenía un sostén sobre un proyecto muy complejo y muy aceptado que tenía sus expresiones en amplias esferas de la sociedad”.

LEER MÁS:  Murió Eugenio Polgovsky, documentalista mexicano

Durante la película, el director trasciende su papel entrevistando frente a frente y a cuadro a su abuelo, su familia y a todos los estudiantes y maestros que tienen algo qué decir sobre él.

“¿Qué posición tomas tu frente a un familiar que comete actos que para ti son reprochables, qué rol cubro yo y qué posición tomo yo ante un familiar directo?”, se preguntó.

Su táctica para acercarse a la historia fue sacudirse los prejuicios, y no confrontar directamente porque ahí había una vinculación afectiva.

“Yo con mi abuelo no estaba enojado, sólo quería entender qué es lo que él pensaba de ese periodo, yo no quería pelearme con mi abuelo para hacer el material. Entonces esa confrontación fue progresiva y en ella uno puede entender mejor al sujeto, fueron unas diez doce entrevistas con mi abuelo, para llegar hasta ese punto final que va diciendo sobre su vinculación con el espacio del ex centro clandestino de detención de la Esma (Escuela Mecánica de la Armada), donde él era docente”, contó.

“Mi abuelo tenía respuestas esquivas sobre su compromiso y su participación, y las finalidades de esa participación, los objetivos últimos de esa vinculación que él tuvo con el proyecto represivo, los últimos que sabemos son la muerte, la desaparición de personas, un proyecto económico regional, un proyecto económico y político articulado a nivel mundial”.

LEER MÁS:  Usuarias de Cinépolis se agarran a golpes en plena sala (VIDEO)

El documental, llamado Setenta y Pico, que dura 103 minutos, está dirigido por Mariano Corbacho y producido por el mismo Mariano, Juan Pablo Díaz y Martín de Dios, y aunque por el momento está haciendo circuito de festivales y presentaciones especiales, esté a la espera de noticias en su página de internet disponible aquí.

Comentar con facebook