Si Trump deporta trabajadores, granjeros perderán miles de millones en cultivos

Granjeros de California que apoyaron a Trump con su voto, ahora temen que aplique sus planes de deportación migratoria. Podrían perder miles de millones en cultivos sin quién los coseche.

Bacon_Portfolio_6

Regeneración, 14 de febrero de 2017.- Cuando Trump prometía durante su campaña deportar a inmigrantes mexicanos, los granjeros de California que lo apoyaron para ganar la presidencia pensaban que eran sólo “habladurías”. Sin embargo, con las últimas operaciones de deportación del Servicio de Naturalización e Inmigración, en las que hasta ahora ya se han arrestado a al menos 700 inmigrantes, los agricultores del estado de California se encuentran profundamente preocupados con estas nuevas leyes de migración.

Muchos de los trabajadores de estos campos de cultivo no cuentan con papeles, una de las razones detrás de los bajos salarios que perciben por cosechar los alimentos que representan una de las mayores provisiones alimentarias para los Estados Unidos.

“Todo está sucediendo demasiado rápido”, dijo Jeff Marchini, quien tiene cultivos de col morada en el Valle Central “Aún no estamos subiendo a la gente a autobuses para deportarlos, eso no está pasando todavía”, y agregó que el presidente Trump debería saber que los granjeros han invertido millones de dólares en una producción que ahora se encuentra creciendo, y que de no ser capaces de cosecharla, la comunidad perdería cientos de millones de dólares.

Las políticas de migración de Trump podrían transformar el Valle Central de California, un tramo de tierras bajas que se extiende desde Redding hasta Bakersfield. Aproximadamente el 70% de todos los trabajadores agrícolas que viven aquí, lo hacen ilegalmente, según investigadores de la Universidad David, de California. El impacto de las deportaciones masivas podría tener su efecto en la precaria economía del Valle, donde la agricultura es por mucho, la industria más importante.

Con los 6.5 millones de personas que viven en el valle, los campos del estado aportan 35 mil millones de dólares al año y proporcionan más comida a la nación que cualquier otra zona.

Las consecuencias de disminuir la fuerza de trabajo no sólo recaerían en huertos o lecherías, sino también en empresas locales más pequeñas, como restaurantes, escuelas, e incluso industrias como el mercado de seguros.

Muchos en el Valle Central se sienten contentos con los resultados de la elección, y los letreros que declaran “Haz América grande de nuevo”, todavía aparecen en ventanas y comercios.  Pero en conversaciones con casi una docena de agricultores casi todos votantes de Trump, todos expresaron confianza en los trabajadores que no tenían papeles o que proporcionaban documentos falsos.

Si la Casa Blanca elimina a los trabajadores ilegales, los agricultores reportan que estarían en la quiebra. Incluso legisladores republicanos de la región han apoyado planes para darle a los trabajadores agrícolas maneras de obtener la ciudadanía.

Harold McClarty, agricultor de cuarta generación de Kingsburg, cuya granja cultiva, empaca y produce duraznos, ciruelas y uvas para todo el país, dijo: “Si sólo tuviéramos mano de obra legal, no existirían ciertas partes de esta industria y de esta región. Si enviamos a toda esa gente de vuelta a México sería un desastre total”.

El Sr. McClarty no sólo está preocupado por su negocio, sino también por su fuerza de trabajo, dijo. Muchos de sus trabajadores han estado con él todo el año durante más de una década, ganando al menos 11 dls por hora. Luego de que funcionaron revisaran sus registros de empleados hace unos años tuvo que despedir a decenas de sus empleados.

Ahora le preocupa que un gobierno de Trump pueda aplicar un programa del Departamento de Seguridad Nacional llamado E-verify, cuyo objetivo era detener el uso de documentos fraudulentos. En casi todos los estados, el programa es voluntario y sólo una pequeña fracción de las empresas lo utilizan.

Los agricultores aquí han enfrentado una persistente escasez de mano de obra durante años, en parte debido al aumento de la policía en la frontera y al aumento de los precios cobrados por los contrabandistas que ayudan a las personas a escabullirse. El flujo de gente que viene de las ciudades rurales del sur de México casi se ha detenido por completo. Los trabajadores de campo existentes están envejeciendo, y muchos de sus hijos encuentran puestos de trabajo mejor pagados fuera de la agricultura.

Muchos productores aquí y en todo el país esperan que la nueva administración amplíe y simplifique las visas H-2A, que les permitirían traer trabajadores temporales de otros países para trabajos agrícolas.

Pero el Sr. McClarty y otros dicen que la legalización de la fuerza de trabajo existente debería ser la primera prioridad. Aunque apoyan la idea de deportar a inmigrantes que han sido condenados por crímenes graves, se oponen a obligar a la gente a abandonar el país por delitos menores, como conducir sin licencia. Desde la elección, han seguido llamando a sus representantes del Congreso y presionado con asociaciones comerciales, como la Western Growers Association, cuyo jefe ejecutivo forma parte del consejo de asesoramiento agrícola del Sr. Trump.

Los agricultores también están esperando que los planes de la administración para alterar acuerdos comerciales de largo plazo. Trump ha dicho que se retirará del Tratado de Libre Comercio de América del Norte si no puede negociar mejores condiciones para los Estados Unidos. Los productores se beneficiarían si Trump negocia términos más favorables. Pero retirarse del acuerdo por completo podría provocar represalias de México que perjudicarían a la industria agrícola de California, que ganó 21.000 millones de dólares del comercio con México el año pasado. Sin embargo, muchos de los partidarios Trump dicen que están contando con él para cumplir sus promesas.

Dan Stein, presidente de la Federación para la Reforma de Inmigración Americana, dijo que limitar el uso de mano de obra extranjera empujaría a más estadounidenses a empleos que habían sido realizados principalmente por inmigrantes. “No importa si se están programando computadoras o recolectando en los campos”, dijo, “Cada vez que están admitiendo sustitutos del trabajo estadounidense deprimen los salarios y las condiciones de trabajo y desplazan a los estadounidenses”.

La perspectiva tiene dueños de negocios en el valle en el borde. Patricia Pantoj dirige una agencia de viajes en Madera, al norte de Fresno, donde los aproximadamente 60,000 residentes de la ciudad son predominantemente latinos y trabajan en los campos. Este año, dijo, menos personas que nunca viajaron de regreso a sus ciudades natales en México.

“No querían arriesgarse”, dijo. “Todo el mundo está asustado, incluso si tienen papeles.”

A pocas puertas de la agencia de viajes, María Valero dijo que todos los clientes de su tienda de regalos eran indocumentados.

“Si se fueran, mi negocio se acabría mañana”, dijo.

Jhovani Segura, un agente de seguros en Firebaugh, cerca del extremo sur del valle, dijo que hasta el 80 por ciento de sus nuevas pólizas de seguro de automóvil vinieron de inmigrantes indocumentados que, en virtud de una nueva ley estatal, fueron elegibles para licencias de conducir en 2015.

“Si hubiera deportaciones masivas, tendríamos que cancelar la mitad de nuestras políticas”, dijo.

En Ceres, al norte de Merced, el distrito escolar público es el mayor empleador por mucho, y muchos de los puestos de trabajo fueron creados para apoyar a los hijos de los inmigrantes. Los administradores dicen que cualquier represión daría lugar a grandes pérdidas de empleo y reduciría la financiación, que es distribuida por el estado en función de la necesidad, para todos los niños del distrito.

La mayoría de los trabajadores de los viñedos y huertos del señor McClarty tienen una vida hecha en la zona.

Javier Soto, de 46 años, compró una casa para su familia en Reedley, una ciudad de 25.000 habitantes que se llama a sí misma “canasta de frutas del mundo”. Ha trabajado para la granja de McClarty durante los últimos seis años y su supervisor sabe que está aquí sin papeles.

“Es más aterrador ahora que él es realmente el presidente y vemos lo que está haciendo”, dijo Soto.

Tienen la esperanza de que el Trump cumpla la mayoría de sus amenazas. “Quien más habla, menos hace”, se dicen el uno al otro – cuanto más hablas, menos haces. Hay demasiados, razonan, para echarlos a todos.

“Sólo estamos esperando y rezando, esperando que alguien pueda convencerlos de que no estamos perjudicando a nadie al estar aquí”, dijo Isabel Ríos, de 49 años, quien ha estado recolectando uvas durante las últimas dos décadas. Como la mayoría de las mujeres en el campo, cubre su cara con un pañuelo para protegerse contra el sol, el polvo y los pesticidas. Sus dos hijos, 9 y 18, son ciudadanos nacidos en Estados Unidos y ella se preocupa de lo que les ocurra si es enviada de regreso a México. “¿Qué les dejamos si no estamos aquí?”

El señor Marchini, que cultiva coles, dijo que se sentía de forma similar después de ver a las generaciones de trabajadores de su granja de la familia enviar a sus hijos a la universidad y unirse a la clase media. La familia del Sr. Marchini ha cultivado en el valle durante cuatro generaciones y ha crecido trabajando lado a lado con los inmigrantes mexicanos.

Dijo que ningún aumento factible de los salarios o el cambio de condiciones sería suficiente para atraer a los estadounidenses nacidos en Estados Unidos de nuevo hacia el campo.

Con información de NY Times. 

Comentar con facebook