Registro de desaparecidos en México tiene errores hasta en datos básicos de víctimas

El Registro tienen errores incluso en los nombres o apellidos de las víctimas, así como el lugar donde desaparecieron, su edad y hasta el género.

Regeneración, 16 de diciembre de 2017.- De acuerdo con un diagnóstico elaborado por el Centro Diocesano para los Derechos Humanos Fray Juan de Larios, el Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas y Desaparecidas (RNPED) presenta muchas fallas que impiden conocer la magnitud real de las desapariciones en México.

La falta de coordinación con las bases de información de otros organismos gubernamentales y civiles es un de las principales falles del Registro que, además, no distingue entre quienes fueron desaparecidos forzadamente por funcionarios o particulares y quieres se perdieron por accidente.

Al presentar el diagnóstico, el subdirector del centro Fray Juan de Larios, Michael Chamberlin, dijo que los autores de la investigación estudiaron 332 mil 771 registros, tanto del RNPED como de los documentados por dicha organización civil y que uno de los hallazgos principales es que el registro nacional sólo consigna datos existentes en averiguaciones previas iniciadas de enero de 2014 en adelante y que éstas no necesariamente reflejan todos los casos individuales de desaparecidos, pues pueden incluir las historias de más de una víctima en un solo expediente.

LEER MÁS:  #Opinión: Dos Bocas o Mil, Nunca Será Suficiente

Además, el estudio arrojó que el RNPED divide caso en delitos del fuero federal y otros del fuero común. En los primeros se incluyen los nombres de las personas, pero en los segundos no, hecho que da una idea de la falta de pericia en las investigaciones.

Asimismo, encontró que las fichas del RNPED tienen errores incluso en los datos básicos de las víctimas, tales como sus nombres o apellidos, el lugar donde desaparecieron, su edad y hasta el género.

También, se halló que varias víctimas son dadas de baja del registro cuando se considera que son víctimas de hechos diferentes a la desaparición, como el secuestro o la trata de personas o que se les borra sin tener siquiera razón alguna.

LEER MÁS:  Secretario de Haciendo da positivo a COVID-19

De acuerdo con los académicos y especialistas, el error más grave del Registro es no diferenciar a las personas desaparecidas de las extraviadas pues podría tener como propósito confundir a quienes estudian el tema para ocultar la dimensión del problema en México.

“Este informe seco y árido nos provoca ganas de llorar. Dar de baja de la lista a personas que siguen desaparecidas no sólo produce distorsión, sino que es un acto cruel, despiadado y maligno, cuyo objetivo es matizar la crisis que vive México en este terreno”, dijo Santiago Corcuera, ex integrante del Comité de Naciones Unidas contra la Desaparición Forzada.

 

 

Con información de La Jornada