Universidad Ixil, carreras con base en el conocimiento ancestral heredado

Universidad Ixil, modelo más parecido al tequio, pero distinto: No se limita a intercambiar mano de obra. Lo que se intercambia es conocimiento adquirido

Su innovadora metodología fusiona la pedagogía crítica y cosmovisión ancestral

Regeneración, 11 de julio del 2019. La Universidad Ixil, en Guatemala ofrece licenciaturas vinculadas a la agricultura con una visión del conocimiento ancestral.

Esta cosmovisión, la tradición xula’, es combinada con el estímulo a un conocimiento teórico más profundo que ayude resolver problemas actuales.

Por ejemplo, introduce el trabajo del campo a la par que no pierde de vista el cuidado al medio ambiente desde la agricultura.

Esta metodología se aplica mediante un programa canalizado por la Fundación Maya y nombrado “Acceso a la tierra por una vida rural con dignidad”.

La Universidad prepara a sus estudiantes con la práctica misma de la agricultura, que es la principal fuente de ingresos de la comunidad.

De tal forma, se dan cuenta de que la agricultura no tiene por qué contradecir a la educación formal ni a sus paradigmas

Además, los introduce a un modelo en el que su trabajo estudiantil va a generar beneficios para su entorno.

LEER MÁS:  Cáscara de naranja remueve 95% del cromo en aguas residuales: IPN
Lo indígena en los nuevos tiempos

Dentro de su lucha por el reconocimiento de su estilo de vida, las comunidades originarias han liderado proyectos sociales muy importantes.

Estos proyectos no pierden de vista la importancia de trabajar en favor de una realidad más orgánica.

De esta forma, lo indígena ha trascendido múltiples esferas de la modernidad.

Este tipo de concepción prueba que los conocimientos de cultura pueden contribuir a los nuevos tiempos de manera muy relevante.

Pedagogía Ixil

Un rubro digno de destacar es la educación, o más bien, los métodos de aprendizaje que nos han compartido algunas culturas en América.

Estos métodos son muy diferentes al sistema de occidente que hoy conocemos.

En el caso de la Universidad Ixil, su modelo de institución educativa va más allá de las concepciones occidentales y supera nuestros paradigmas pedagógicos.

Su innovadora metodología fusiona la pedagogía crítica y cosmovisión ancestral.

Esta universidad está levantada en el altiplano norte guatemalteco. Fue fundada en el año 2011 y es administrada por una comunidad de jóvenes mayas ixiles.

LEER MÁS:  Nueva Orleáns respira: 'Barry' toca tierra y se degrada a tormenta tropical
El “método” Ixil
Los indígenas han generado un paradigma educativo basado en el acto de intercambiar mano de obra.

No han dejado a un lado las herramientas pedagógicas occidentales, ni el modelo institucional universitario que hasta hace poco les era inaccesible.

Pero el modelo Ixil es más parecido al tequio, pero adquiere una forma distinta, donde ya no se limitan a intercambiar mano de obra.

Lo que se intercambia es conocimiento adquirido.

Tradición oral

La Universidad antepone la tradición verbal sobre la escrita, esto es que su enciclopedia institucional es en realidad el conocimiento ancestral heredado.

Este conocimiento está reunido en los diferentes ancianos de la comunidad, quienes son un diccionario de valores imborrable.

En la Universidad Ixil se pueden estudiar distintas carreras vinculadas a la agricultura, que es la principal fuente de ingresos de la comunidad.

Así, abarcan grados técnicos en desarrollo rural y licenciaturas.

LEER MÁS:  La bailarina Elisa Carrillo obsequia sus zapatillas al Salón Los Ángeles

Pero más importante aún, dan cuenta de que la agricultura no tiene por qué contradecir a la educación formal ni a sus paradigmas.

Proyectos como la Universidad Ixil no dejan de recordarnos que la educación orgánica es una forma de resistencia ante el paradigma moderno.

Uno que, más allá de contribuir a una formación digna, como seres humanos, a veces resulta desfavorable para nuestro desarrollo.

Énfasis en tradición verbal

Los mayas ixiles encontraron la mejor forma de conjugar la pedagogía crítica y participativa de occidente.

Su metodología pone énfasis en la tradición verbal y el derecho a la palabra, y promueve una educación más horizontal que vertical, donde la participación comunitaria es figura clave.

No cabe duda que, en las prácticas y propuestas de estos pueblos originarios, hay un mundo al que debemos prestar atención.