Siembran milpa de resistencia contra megaproyecto en Cuetzalan

5450-pue-11

 

Regeneración, 13 diciembre 2016.- El sábado pasado se llevó a cabo la siembra de una milpa de resistencia en el campamento donde los habitantes del municipio de Cuetzalan del Progreso, han estado haciendo guardia diariamente, desde el 19 de noviembre, para no permitir que se construyan la Subestación Eléctrica ni la “Línea de Alta Tensión Cuetzalan Entronque Teziutlán II–Tajín”.

Para el pueblo maseual (náhuat de Cuetzalan) la milpa es la forma de producción milenaria heredada de sus abuelos, generación tras generación. La concepción que tienen sobre la siebra de maíz se puede percibir en el siguiente párrafo:

“La siembra del maíz es como una pequeña fiesta. Los hombres se juntan para trabajar, las mujeres se juntan para ayudarse a hacer la comida y las tortillas. Los señores acostumbran dar la mano vuelta, que no se paga con dinero, sino con trabajo. Las semillas son sahumadas antes de llevarse al campo y pues se le habla a la tierra, se le pide permiso.

En el momento de la siembra los señores deben colocar el maíz rojo en cada esquina de la parcela, porque es el fuerte, es el que cuida para que no le lleguen las malas energías al resto de la parcela. El maíz amarillo representa al hombre por la fortaleza, y el maiz blanco representa a la mujer por la suavidad”.

Los campesinos de Cuetzalan recuerdan siempre que hace siglo y medio, sus abuelos hicieron una acción directa sembrando milpa en un terreno que pretendía ser invadido por una persona que era de otra región. Inspirados en esa historia, el pueblo maseual piensa que sembrar milpa es el mejor mensaje de resistencia ante cualquier invasor, sea persona, institución o empresa.

Con una milpa de resistencia sembrada en el campamento donde las guardias comunitarias mantienen cancelados los trabajos del proyecto de la subestación eléctrica en Cuetzalan, Sierra Norte de Puebla, campesinos del pueblo masehual se manifestaron en favor de la vida y contra megaproyectos.

Desde hace más de 20 días, una asamblea de comunidades aledañas a Cuetzalan, decidió cerrar los trabajos de la subestación eléctrica de la Comisión Federal de Electricidad, porque afirman, su construcción perjudicará la salud de los habitantes y biodiversidad en la zona, pero además, sólo beneficiará a los megaproyectos de minería y fracking de la región del totonacapan, donde se han otorgado numerosas concesiones.

Los demandantes han señalado que la subestación no cuenta con la autorización técnica ni ejecutiva, además no se presentaron estudios que demuestren que el proyecto obedezca a necesidades de la población local.

 

 Con información de La Coperacha y La Jornada de Oriente

Comentar con facebook