Transportistas de Acapulco advierten aumento de 30% y paro el viernes

 

Transportistas-Acapulco-funcionamiento-Acabus-Advierten_MILIMA20160411_0260_8

También anunciaron que no van a pagar la tenencia vehicular y la renovación anual de unidades, luego de que el gobernador Astudillo y diputados locales, exentaron impuestos a la empresa Acabus.

Regeneración, 10 enero 2017.- Transportistas de Acapulco anunciaron que no van a pagar la tenencia vehicular y la renovación anual de unidades, luego de que el gobernador Héctor Astudillo Flores, en complicidad con diputados locales, exentaron del pago de impuestos a socios de la empresa Acabus.

Advirtieron que van a incrementar la tarifa del transporte público en un 30%, argumentando que de esta forma van a enfrentar el aumento del precio de los combustibles que están repercutiendo en el costo de servicios y productos básicos a nivel nacional.

En conferencia realizada en el puerto, los transportistas amagaron con paralizar el servicio en Acapulco y diversas regiones de la entidad para el próximo viernes.

Exigen una reunión urgente con el gobernador Astudillo para pactar acuerdos, entre ellos que los concesionarios reciban los mismos beneficios fiscales otorgados de manera ilegal a los socios de la empresa denominada Coordinadora del Acabus SA de CV, que recibe subsidios del gobierno estatal para ofrecer el servicio de transporte público en Acapulco.

Además, Astudillo en complicidad con diputados locales del PRI, PRD, PT, MC, PAN y Verde, decidieron exentar del pago del impuesto por el ejercicio de la profesión a los médicos y para arrendadores de casas habitación en la entidad, sin justificación alguna.

Ayer, decenas de transportistas de Zihuatanejo suspendieron el servicio en este balneario y cerca de las 21:00 horas protagonizaron un zafarrancho con policías estatales que desalojaron vialidades que estaban obstruidas por los manifestantes que protestan contra el gasolinazo.

Transportistas del puerto de Acapulco exigieron desde ayer al gobernador Astudillo beneficios fiscales como los que otorgó a la empresa denominada Acabus, entre ellos el no pago de la tenencia y un subsidio de nueve mil pesos mensuales por cada unidad para operar sin incrementar el pasaje ante el alza del precio de la gasolina y diésel.

Algunas rutas aumentaron de manera unilateral el pasaje de 10 a 13 pesos en la franja de la costera y de 14 hasta 18 pesos de la zona conurbada al centro del puerto.

La administración de Astudillo se ha mostrado indiferente ante el aumento de precios en la tarifa del transporte público que se ha registrado en Acapulco y las regiones de Costa Grande y Costa Chica, así como productos y servicios básicos en la entidad a partir del gasolinazo.

 

Con información de Proceso y La Jornada

Comentar con facebook