China no tendrá meta anual del PIB, priorizará calidad de vida

China se enfocará en la estabilización del empleo, la seguridad alimentaria y la erradicación de la pobreza en zonas rurales.

Regeneración, 22 de mayo del 2020. El gobierno de China decidió no establecer un objetivo de crecimiento anual este año con respecto al Producto Interno Bruto, priorizará el nivel de vida de sus ciudadanos.

Durante la apertura del Congreso Nacional del Pueblo, el primer ministro, Li Keqiang, expresó que ante la emergencia sanitaria por el Covid-19, China enfrentará factores difíciles de predecir, por lo que estabilizará el trabajo y la calidad de vida.

«El principal motivo por el que no hemos planteado una meta concreta (…) es que el desarrollo de nuestro país puede verse afectado por factores difícilmente previsibles derivados de la gran incertidumbre sobre la situación mundial de la covid-19, de la economía y del comercio», apuntó.

Afirmó que se esperaba que el déficit fiscal de China superará el 3.6 por ciento del PIB este 2020, y un aumento del déficit de 1 billón de yuanes con relación al 2019.

LEER MÁS:  Recuento de trayectoria: AMLO globalizando el Bienestar

Antes de esta pandemia, China anunciaría un objetivo de crecimiento de al menos un 6 por ciento este año.

Esto permitiría cumplir con su compromiso político para duplicar el PIB de 2010 a 2020.

Pero la emergencia hizo que ese crecimiento económico se redujera un 6.8 por ciento en los primeros tres meses, lo cual ya ese objetivo no era realista.

EMPLEO Y CALIDAD DE VIDA

También apuntó que serán emitidos varios bonos por otro billón de yuanes.

«Los dos billones de yuanes se transferirán en su totalidad a los gobiernos locales, y los fondos se utilizarán principalmente para garantizar el empleo, satisfacer las necesidades básicas de vida y proteger las entidades del mercado».

LEER MÁS:  Pandemia plena y Trump da por terminada su relación con la OMS

El empleo ya era la primera de las «seis estabilidades» marcadas por los chinos en 2018 como líneas de actuación gubernamental.

A estas se le sumaron recientemente las «seis garantías», entre las que también figuran la seguridad alimentaria o la protección de las cadenas industriales y de suministro.

El otro de los planes marcados con anterioridad es «eliminar la pobreza» en las zonas rurales, allanando así el terreno para la consecución de una «sociedad moderadamente próspera en todos los aspectos».