Corrupción disfrazada de Seguro Popular justifica su desaparición

La ASF registró, durante 2016, irregularidades de los gobiernos estatales, que administraban el presupuesto del Seguro Popular, por más de 19 mil millones

Regeneración, 15 de enero de 2020. El Seguro Popular fue creado en el sexenio de Vicente Fox e implementado durante los gobiernos de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, a diferencia de lo que la oposición argumenta, este sistema de salud no garantizaba salud universal a sus beneficiarios, resultado del mal manejo de los recursos destinados a este programa.

Tras la llegada Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), distintas han sido las voces que señalan el cobro de cuotas de recuperación y la incertidumbre que gira en torno a la estructura de este modelo de salud planteado por el presidente López Obrador en beneficio de las personas que no cuentan con IMSS o ISSSTE.

Sin embargo, no hablan de las irregularidades registradas durante el periodo en el que se implementó este sistema, que como ha reiterado el presidente de México, «no era seguro ni era popular».

LEER MÁS:  225 mil millones ahorrados de Texcoco colchón ante crisis: AMLO
ATENCIÓN 

De acuerdo con

Atendía 294 intervenciones divididas en 1807 diagnósticos, 618 procedimientos, 633 medicamentos y 37 insumos específicos que podían localizar en el Catálogo Universal de Servicios de Salud (CAUSES)

El Seguro popular «no atendía sin cobro infartos después de los sesenta años, tampoco protegía de accidentes cardiovasculares, no ofrecía diálisis a quienes padecían insuficiencia renal, ni tampoco ayudaba a los enfermos con esclerosis múltiple, o con cáncer pulmonar».

DESVÍO DE RECURSOS

El financiamiento de este ente era cubierto al 89 por ciento por el Gobierno Federal a los estados para la atención de servicios de consulta de primer nivel y la hospitalización general de segundo nivel.

Pero, como fue característico en el periodo neoliberal, estos recursos no llegaban a la población y se perdía en la arcas de los gobiernos locales.

Tal es el caso de las administraciones de Javier Duarte de Ochoa, actualmente preso, que no utilizo dicho presupuesto en medicinas ni equipo médico.

LEER MÁS:  AMLO relata 'la podrida' de medios conservadores, caso Reforma

En el Estado de México, Eruviel Ávila no pudo explicar qué se hizo en el 2016 con más de 900 millones de pesos del Seguro Popular.

DESVÍOS MILLONARIOS

De acuerdo con datos de la Auditoria Superior de la Federación (ASF) , durante 2015 y 2016  se registraron irregularidades por parte de los estados por 19 mil 500 millones de pesos, destinados para fortalecer la atención de millones de ciudadanos.

En 2018, la ASF auditó a las 32 entidades federativas, se revisó una muestra de 36 mil 506.4 mdp, de los cuales se observaron 928.7.

De este monto, 892.3 millones de pesos están pendientes de aclarar por diversas irregularidades.

Chiapas (218.2 millones de pesos), Tabasco (185.7 millones de pesos), Chihuahua (127.5 millones de pesos), Jalisco (118 millones de pesos) y San Luis Potosí (68.9 millones de pesos), fueron las entidades con mayor cantidad de recursos por aclarar.

LEER MÁS:  SEP adelantará vacaciones serán del 20 de marzo al 20 de abril

Pero los estados no fueron los únicos beneficiarios de este desvío millonario, pues dependencias como la Secretaría de Hacienda.

En 2015, sustrajo dinero de su fideicomiso, manejado por Banobras, por un monto de 13 mil millones de pesos .

A FALTA DE TRANSPARENCIA…

Debido a esta falta de transparencia, la Auditoria sigue sigue sin contar con información, ni indicadores y metas para evaluar el cumplimiento del mandato del Seguro Popular, tal como aseguró su titular David Colmenares.

«Lo relativo a garantizar el acceso efectivo, oportuno, de calidad, sin desembolso al momento de utilización y sin discriminación a los servicios médico-quirúrgicos, farmacéuticos y hospitalarios que satisfagan de manera integral las necesidades de salud y, con ello, valorar la atención del problema público».

La desaparición del Seguro Popular forma parte del combate a la corrupción de la Cuarta Transformación para que, por medio de Insabi, se garantice que el presupuesto destinado a esta institución pueda cubrir las necesidades de todos los mexicanos.