El ejército en las calles realizando funciones de seguridad pública, es inconstitucional

sedena_militares_tlatlaya_int

Sin embargo, el titular de la Sedena, Salvador Cienfuegos, informó que los militares vienen realizando funciones de «policia militar» en los estados y la Federación.

Regeneración, 10 de octubre de 2016.- Es conveniente recordar que hace cuatro años, el Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, José Ramón Cossío, realizó una exposición del porque los militares no deberían realizar funciones de seguridad pública en la discusión sobre la competencia de los juzgados militares y civiles: «en tiempos de guerra existe esta posibilidad de movilización de las fuerzas armadas, pero a mi parecer, en tiempos de paz, conforme al artículo 129, los militares no pueden realizar más funciones que las que tengan exacta conexión con la disciplina militar, número uno; y dos, dentro de los espacios a que se refiere la segunda parte del artículo 129: Fuertes, cuarteles, comandancias y demás establecimientos que les permitan este asentamiento», por lo que concluyó que, «como no estamos en tiempos de guerra, la presencia del Ejército en las calles es anticonstitucional».

Sin embargo, el titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), general secretario, Salvador Cienfuegos Zepeda, informó que los militares vienen realizando funciones de «policia militar» en los estados de Nuevo León, Tamaulipas, Coahuila, Durango y Michoacán, por lo que puso en marcha un proyecto para que la Policía Militar (PM) asuma un papel predominante en el apoyo a los estados y a la Federación.

LEER MÁS:  VIDEO Así se vivieron las protestas de normalistas en el Campo Militar No. 1

Indicó que en ese contexto, dio la orden para que en el término del presente sexenio cada una de las 12 regiones militares cuente con un batallón de este agrupamiento capaz de responder a cualquier emergencia en materia de seguridad interior.

En respuesta a una solicitud de información, la Sedena indicó que actualmente existen mil 824 policías militares desplegados en los estados de Durango, Nuevo León y Michoacán, en ‘‘apoyo a la estructura de la seguridad pública’’. Lo que representa casi el 10 por ciento de los elementos que conforman dicha agrupación.

Además, señaló, el Heroico Colegio Militar impartirá, por vez primera, la especialización de Policía Militar a sus cadetes, con lo que prácticamente el mando la ubicó como un ‘‘arma’’ más.

De acuerdo a lo que establece el Ejército Mexicano en cuanto a ‘‘armas’’, la especialización de los futuros oficiales se presenta en: infantería, caballería, artillería, arma blindada e ingenieros militares.

También se informó que construiran, en los estados de Nuevo León, Tamaulipas y Cohuila, cuarteles para los elementos de la Policia Militar, con la participación de la iniciativa pública y privada. El general Cienfuegos encabezó la firma del convenio para la construcción de un cuartel destinado a una brigada de Policía Militar en San Pedro de las Colonias, Coahuila, el cual tendrá un costo de más de 500 millones de pesos.

LEER MÁS:  Gobernadores del Mar de Cortés se pronuncian por ejército en Seguridad

También en febrero pasado fueron inauguradas instalaciones para la Policía Militar en el municipio de Escobedo, Nuevo León, con un esquema de inversión similar.

Para el personal militar que ocupará estas instalaciones la Sedena inició en la presente administración un proyecto de profesionalización, adiestramiento y equipamiento de los policías militares, los cuales recibieron capacitación especializada en materia policiaca y respeto a los derechos humanos.

Dicha instrucción fue impartida en el Campo Militar 37-C, de San Miguel de los Jagüeyes, en Huehuetoca, estado de México, para afrontar estas nuevas responsabilidades de las fuerzas armadas.

Esta formación tiene como finalidad, explicaron mandos castrenses, sacar de los operativos de seguridad pública a elementos de élite (paracaidistas y fuerzas especiales) y a otros agrupamientos (personal de artillería, blindados, caballería e ingenieros zapadores).

De acuerdo a fuentes militares, reconocen que era necesario replantear la participación del ejército en funciones de seguridad pública y, en menor medida, en contra del crimen organizado.

 

Nota informativa: Animal Político y La Jornada