Un elefante salvó a su manada de un presunto cazador furtivo en el parque nacional Kruger en Sudáfrica, reportó el portavoz de la reserva, Isaac Phaahla.

Regeneración, 22 de octubre del 2021. Un presunto cazador furtivo murió debido a los pisotones de un elefante en el parque nacional Kruger, en Sudáfrica.

A través de un comunicado la institución informó que el cuerpo del hombre fue hallado durante un operativo para prevenir la caza furtiva.

El portavoz de la reserva, Isaac Phaahla, indicó a la agencia de noticias AFP que el cuerpo del presunto cazador tenía muestra de pisotones; situación que permitió a la manada del Elefante escapar.

“Las primeras investigaciones apuntan a que el fallecido fue asesinado por un elefante y abandonado por sus cómplices”, indicó.

Esta reserva ha sido afectada por la caza furtiva de elefantes, pero principalmente de rinocerontes, cuya población se redujo en un 70% en una década.

De acuerdo con las estadísticas del parque Kruger, la población de rinocerontes que tienen actualmente es de menos de 4 mil ejemplares.

Se reforzaron las medidas para combatir la caza furtiva

Durante los últimos años se reforzaron las medidas de protección en esta reserva para contrarrestar la caza furtiva.

Y es que, debido a las nuevas tecnologías y al aumentó en los patrullajes se previene y contrarresta este crimen.

Por lo que, el parque Kruger tuvo una reducción del 37% de los animales cazados furtivamente en comparación con el año pasado.

Los cazadores furtivos cazan a los rinocerontes por sus cuernos, que se venden principalmente en el mercado asiático donde se le atribuyen propiedades curativas y afrodisiacas.

Algunos medios indican que en el mercado negro un cuerno de rinoceronte puede alcanzar un precio de entre 60 mil y 80 mil dólares por kilo.

Mientras que el marfil de los colmillos de los elefantes puede rondar a 500 dólares por kilo.