Glifosato y transgénicos: un problema para la salud

El glifosato y los transgénicos representan un problema para la salud de los humanos, por lo cual debe de prevalecer el consumo de los productos nativos y naturales.

 

Regeneración, 7 de agosto del 2020.El glifosato es un herbicida no selectivo que se utiliza para controlar las malezas que llegan a competir por elementos básicos para las plantas, como el agua, la luz o los nutrientes.

Este producto fue introducido en el mercado en 1974 por la empresa Monsanto Co. Sin embargo, su uso se incrementó exponencialmente en 1996, después de que se introdujeran cultivos transgénicos como la soya, el maíz o el algodón.

En la actualidad el glifosato se utiliza en un 50% para los cultivos transgénicos en más de 20 países en el mundo. Muchos alimentos transgénicos son tolerantes al glifosato, lo que significa que no mueren por su uso.

LEER MÁS:  Países de América Latina podrían recibir hasta 100 millones de dosis de la vacuna Sputnik V

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), este producto puede generar cáncer en los humanos.

Glisofato en México

En México hay 651 permisos otorgados desde 2005 para la el uso de Organismos Genéticamente Modificados (OGM). El 77.6% de estos permisos son otorgados para los cultivos que son tolerantes al herbicida.

Mientras tanto en Estados Unidos se ha utilizado un 19% del volumen global de glifosato y cerca de un 90% de su superficie agrícola de maíz, soya y algodón transgénico.

En México se ha detectado la presencia de este herbicida en la orina de infantes, adolescentes y adultos de comunidades de Campeche, Yucatán y Jalisco.

LEER MÁS:  México registra un total de 69 mil 095 defunciones por la Covid-19

Debido a los problemas que causa en la salud de los humanos el uso de glifosato, el gobierno mexicano se ha planteado la regulación de este producto. Y es que, debido a las políticas neoliberales, nuestro país no ha podido ser autosuficiente en el maíz.

Es por ello que es necesario basar nuestra alimentación en los maíces blancos que son nutricionalmente superiores, además de contener proteínas, fibras y antioxidantes.

México debe de recuperar las variedades nativas del maíz que son de alta calidad y que además son una dieta elemental para las familias mexicanas.