Compartir

Aunque Peña Nieto anunció por todo lo alto un proyecto de Grupo Modelo en Hidalgo, las consecuencias ecológicas borrarán los beneficios.

Por Emmanuel Ameth

Regeneración, 16 de abril de 2018.- La nueva planta cervecera de Grupo Modelo que se instalará en Apan, Hidalgo, traerá consigo daños irreversibles al medio ambiente.

De acuerdo con datos de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), el consumo anual que acaparará la cervecera es suficiente para abastecer a más de 182 mil habitantes en el mismo periodo; además la sobreexplotación superará hasta por 12 veces los niveles de recarga de los mantos acuíferos, condición que se duplicará en una segunda etapa de producción.

La afectación dejará sin agua en un mediano plazo a los pobladores de los municipios de Apan,

Almoloya, Tepeapulco, Tlanalapa y Emiliano Zapata.

Y es que pese a ser anunciada por Peña Nieto, en la residencia oficial de Los Pinos, como un gran logro para la administración que encabeza Omar Fayad Meneses, tendría un efecto negativo para la región.

Si bien la cervecera hará una inversión de 14 mil millones de pesos, lo cierto es que el balance muestra que 5 mil empleos directos e indirectos, desde la construcción hasta la operación de la misma, son insuficientes para justificar el grave daño ambiental que provocará a mediano plazo al agotar mantos acuíferos y dejar sin agua a una población que ronda los 44 mil 500 habitantes, según cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

La sobreexplotación del agua

Grupo Modelo informó que la planta número ocho de la empresa en México tendrá una capacidad inicial para producir 12 millones de hectolitros al año, que se traduce en 3 mil 350 millones de botellas, y que posteriormente alcanzaría 24 millones de hectolitros.

LEER MÁS:  Inauguran ‘Diálogos de la Resistencia” desde Mexicali (video)

De acuerdo con datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), se requieren 75 litros de agua para la elaboración de un vaso de cerveza de 250 mililitros, lo que se traduce en 300 litros de agua por cada litro de la bebida alcohólica.

De esta forma, los mil 200 millones de litros de cerveza producidos anualmente, para los cuales se ocupan 300 litros de agua como huella hídrica, dejará un consumo de 360 millones de metros cúbicos de agua al año.

Datos de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) refieren que la huella hídrica por mexicano asciende a 1 mil 978 metros cúbicos; es decir, la producción de la cervecera es el equivalente a dotar de agua a 182 mil habitantes en una primera etapa y a 364 mil en la segunda.

La imposibilidad de ser ambientalmente sostenible

De acuerdo con la Actualización de la disponibilidad media anual de Agua en el acuífero Apan (1320), Estado de Hidalgo, elaborado también por la Conagua, sólo 30 millones de metros cúbicos se recargan los mantos acuíferos de la región anualmente, por lo que la cervecera traerá una sobreexplotación que la supera en 12 veces en una primera etapa y hasta 24 veces en la segunda.

LEER MÁS:  55% de agua superficial a privatización en México

Así, atendiendo que los empleos beneficiaran a mil 200 personas en su operación y a 3 mil 500 en su construcción, suponiendo que toda la mano de obra proviniera de Apan, sólo una por cada 9 personas saldría beneficiada de dicho impacto económico, en tanto que la afectación será para la totalidad de los habitantes e incluso de zonas aledañas.

La sombra de la corrupción en los permisos otorgados

De acuerdo con el documento anteriormente citado sobre la disponibilidad del vital líquido elaborado por la Conagua, la disponibilidad de esta asciende a 12.29 millones de metros cúbicos anuales, por lo que los permisos otorgados superan hasta en 29.3 veces la disponibilidad del recurso hídrico sólo para esta primera etapa, duplicándose para la segunda.

Cabe señalar que el acuífero Apan pertenece al Organismo de Cuenca Aguas del Valle de México y es jurisdicción territorial de la Dirección Local en Hidalgo. Su territorio completo se encuentra vedado y sujeto a las disposiciones de dos decretos de veda cuyos límites dividen su territorio aproximadamente por la mitad.

El primero de ellos rige en la porción occidental y es el “Decreto que establece veda por tiempo indefinido para el alumbramiento de aguas del subsuelo en la zona conocida por Cuenca o Valle de México”, publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el 19 de agosto de 1954. Esta veda es tipo I, en la que sólo se permite el alumbramiento de agua para uso doméstico y en la que no es posible aumentar las extracciones sin peligro de abatir peligrosamente o agotar los mantos acuíferos.

LEER MÁS:  Agua, guerra y mercancía

El segundo decreto rige en la porción oriental; es el “Decreto que establece veda para el alumbramiento de aguas del subsuelo en las cuencas de las lagunas de Tochac y Tecocomulco, en los estados de Hidalgo, Puebla y Tlaxcala”, publicado en el DOF el 17 de junio de 1957. Esta veda se clasifica como tipo II, en la que la capacidad de los mantos acuíferos sólo permite extracciones para usos domésticos.

De acuerdo con la Ley Federal de Derechos en Materia del Agua de 2013, los municipios Apan, Almoloya, Tepeapulco y Tlanalapa se clasifican como zona de disponibilidad 4 y Emiliano Zapata como zona de disponibilidad 5. El principal uso es el público-urbano. En la superficie del acuífero no se localiza ningún distrito o unidad de riego, ni se ha constituido a la fecha el Comité Técnico de Aguas Subterráneas (COTAS).

Si quieres informarte más, visita: Regeneración

loading...

Comentar con facebook