Compartir

De acuerdo con la revista PNAS este comportamiento gatuno se debe a que la domesticación de los perros fue muy anterior a la de los gatos.

Regeneración, 5 de agosto de 2018.– No es ningún secreto que siempre se haya dicho que los gatitos son antipáticos. Son animales muy independientes y todo tiene un por qué. ¡Te lo contamos!

A la hora de elegir compañero de aventuras, muchas veces lo tenemos claro, los perritos son juguetones, simpáticos y siempre están deseando que vuelvas a casa para comerte a besos, jugar con ellos… Pero, ¡cuidado! porque los gatos también tienen su público, ¡y mucho! Y es que quien es fan de los gatos lo es a muerte, como se suele decir.

Pero, ¿cuál es la diferencia entre estos dos animales? Sobre todo, su carácter y es que los gatos siempre han sido distintos a los perros por tener características totalmente opuestas: son mucho más independientes, antisociales, ariscos, traicioneros y siempre tienen alrededor suya un halo de misterio. Dicho así parece que los pobres animalitos son los más antipáticos del universo, pero es que no solo se trata de la fama que les precede, sino que, además ahora se ha comprobado mediante unos estudios.

Según la revista PNAS, este comportamiento gatuno se debe a que la domesticación de los perros fue muy anterior a la de los gatos. En la antigua China, unos 5.300 años atrás, los agricultores domesticaban a los gatos para que éstos controlasen a los ratones y así cuidar de sus cultivos.

Sin embargo, se sabe que los perros ya convivían con los seres humanos desde hace más de 27.000 años, por lo que la diferencia es bastante amplia. Es por ello que los perros y los gatos según un estudio de la Universidad de Washington, podrían ser más ariscos e independientes porque todavía tienen características asilvestradas en su comportamiento. Asimismo, uno de los investigadores del primer gato domesticado, Wess Warren, conocido como Cinnamon, aseguraba que las diferencias entre perros y gatos, es que éstos no están domesticados por completo.

Diferencias entre gatitos domesticados y salvajes

En este estudio también se llevaron a cabo investigaciones sobre las diferencias genéticas entre un gato domesticado y uno salvaje y se llegó a la conclusión de que los que están domesticados tienen un mayor sentimiento del miedo, más memoria y buscan siempre una mayor recompensa por sus actos.

Warren afirma por tanto que los humanos ofrecían comida a los gatos como recompensa a cambio del control de los ratones por lo que para el estudio utilizaron a aquellos que seguían sus órdenes. De esta forma los mininos se hicieron más dóciles ante los humanos; aunque dicho estudio también afirma que los gatos tienen también con algunos rasgos de depredadores como son, por ejemplo: su gran capacidad auditiva, visibilidad nocturna, o la capacidad de comer en grandes cantidades.

Indagando un poco más a fondo de cómo suele ser el carácter de los gatitos, hemos encontrado que normalmente pueden tener 3 tipos de personalidad. Existen muchos rasgos comunes que son los que los identifican de cualquier otra especial, obviamente. Muchos de ellos se comunican con la cola y es que según su posición nos pueden estar diciendo muchas cosas sobre qué está pasando, siguen a los dueños por la casa por diversos motivos, los simpáticos, los reflexivos o súper tranquilos, así como los más movidos que son auténticos terremotos. Hay otros muchos sumisos, muy caprichosos…

Tipos de personalidades en los gatos

1Los simpáticos y sociales: que no suele ser lo más normal ni la fama que les precede como hemos visto en el texto anteriormente. Son gatos seguros que viven relajadamente, pasean por la casa con tranquilidad, les gusta jugar con otros gatos y también hacen muy buenas migas con los humanos.

El gato invisible o miedoso. Estos son los típicos que parece que no hay gato en casa. Son muy tímidos y por tanto siempre están escondidos dentro de las habitaciones, se cobijan debajo de un sofá… les gusta pasar desapercibidos, les encanta su rutina y hay que ayudarles a que sean un poquito más sociales y que generen más confianza en sí mismos.

3. El gato killer: o lo que es lo mismo, al que le gusta marcar su territorio, siempre parece de mal humor y su posición natural es estar a la defensiva. Suelen tener una personalidad muy insegura y se asustan con mucha facilidad. Suelen hacerse pis por la casa debido a esta inseguridad, debemos saber rebajar su ira y sobre todo ganarnos su confianza para que su carácter se calme.

Vía: Enfemenino

Si quieres informarte más, visita: Regeneración

loading...

Comentar con facebook