La falsa etiqueta de la literatura indígena

Por Itzuri Flores Bustos

Regeneración Mx, 12 de diciembre de 2021.- Hablar sobre el ‘indigenismo’ resulta un poco complicado. Así que vayamos por partes.

Saltándonos la revisión histórica, que sin duda encontrarán en cualquier otro lado, en esta ocasión comencemos con algunas preguntas, porque, si bien, la literatura de culturas periféricas ha alcanzado en los últimos años lugares más «comerciales», por así decirlo, resulta cuestionable el tipo de difusión que se le da a la literatura en lenguas indígenas.

A principios del siglo XX las exigencias de los pueblos indígenas llegaron a oídos del Estado y éste comenzó a interesarse en ellos por mera cuestión política y económica. Ahora, el foco, quizás, también se encuentra en lo que nos gusta llamar arte y entonces resulta imprescindible pensar en qué de todo lo creado cumple con el canon occidental para poder entrar en concursos, premios o becas, que además son específicamente creados sólo para ‘literatura indígena’, cómo gustan llamarla, en lugar de incluir estás creaciones en cualquier otro premio, concurso o beca existente.

Fotos: FIL Guadalajara

Esta etiqueta pesa, puesto que configura el alcance de las posibilidades que puedan llegar a tener las creadoras o creadores de estas narrativas. Y es que ni siquiera la visión de la vida y su significado es igual en ninguna cultura, por lo que estas etiquetas logran quitar o dar valor desde una jerarquización privilegiada, occidentalista y colonizadora.

Sin duda, las literaturas en lenguas indígenas sobrepasan metodologías y reglas de La literatura, es por ello que me arriesgo a decir que no se puede crear un premio específico para literatura indígena y no tomarse en cuenta a una escritora o escritor indígena para el Nobel de Literatura, porque entonces no le están dando un valor real sino uno ficticio, uno que sólo cumple con lo políticamente correcto. Porque lo único que estamos haciendo es romantizar la periferia, a lo olvidado y silenciado, a lo que siempre ha existido, pero preferimos no ver porque no es lo que Hollywood, Disney, Televisa, Netflix, Instagram o Tik Tok, dependiendo tu edad, es lo que nos cuenta o lo que la ‘alta sociedad letrada’ nos dice que es.

Por otro lado, resulta también cuestionable desde qué lugar se está «promoviendo» la literatura en lengua indígena, nos encanta decir que les damos la voz, como si antes no hubiesen tenido, como si antes no hubiesen creado o escrito nada. Nos encanta llamarnos folclóricos o decir que le compramos a un artesano, ¿por qué nos encanta? ¿Por qué sentimos que estamos «salvando» algo? No salvamos nada, seguimos relegando creaciones a espacios específicos y seguimos diciéndoles en dónde deben estar y que no pueden salirse de ese lugar.

Entonces,  preguntémonos si seguimos creando premios específicos para literatura en lengua indígena o comenzamos a incluir a estas literaturas en los premios que ya existen y mejor empezamos a crear una visión universal y no un canon que nos dicte qué es Literatura y qué es literatura indigenista.

El mercado voraz de Christie´s se expande con la venta de reliquias arqueológicas y Francia hace oídos sordos a reclamo de México