El exdirector de Pemex, Emilio Lozoya, reiteró que el panista Ricardo Anaya sí recibió sobornos para votar a favor de la reforma energética y se reunió en varias ocasiones con él, durante 2013 y 2014.

Regeneración, 3 de octubre del 2021. El exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex), Emilio Lozoya Austin, reiteró en su tercera declaración ante la Fiscalía General de la República (FGR) que entregó 6 millones 800 mil pesos al excandidato a la Presidencia de la República, Ricardo Anaya Cortés, para que votara a favor de la reforma energética.

Asimismo, Lozoya indicó que de 84 millones de pesos que le entregó la empresa brasileña Odebrecht para que los repartiera entre autoridades mexicanas para que otorgaran contratos.

LEER MÁS:  Realizan un mitin a favor de la Reforma Eléctrica frente a la sede del PAN

Esa cantidad se dividió entre Anaya; el exdirector del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), José Antonio González Anaya; el exsecretario de Relaciones Exteriores, José Antonio Meade Kuribreña, y el exdirector de Pemex, Carlos Treviño Medina.

Los cuatro promovieron «la continuidad del contrato de Etileno XXI; parte se le distribuiría a los senadores del Partido Acción Nacional (PAN), del Partido Revolucionario Institucional (PRI) o a personas que el exsecretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, le indicara».

Lozoya se reunió varias veces con Anaya

El exdirector declaró que sostuvo varias reuniones con Anaya en el contexto de la aprobación de la reforma energética y mencionó que ocurrieron en octubre de 2013; así como en febrero y junio de 2014, de acuerdo con La Jornada.

Lozoya enfrenta acusaciones por ser responsable de operaciones con recursos de procedencia ilícita, cohecho y asociación delictuosa al recibir sobornos de Odebrecht y del accionista mayoritario de Altos Hornos de México, Alonso Ancira, para que Pemex comprara a sobreprecio Agronitrogenados.

LEER MÁS:  Exdiputado del PAN acusa a exlegislador de amenazas

Anaya creo una miniserie sobre Odebrecht, a la que las personas bautizaron como «Mercado de lágrimas». Su objetivo es demostrar que es inocente y jamás recibió tales cantidades de dinero.

En su tercera entrega argumentó que existen pruebas de que Lozoya se quedó con 6 millones que la empresa brasileña le dio para que los repartiera como sobornos.