Compartir

Mansplaining es el hábito masculino de explicar cosas a las mujeres sin que se les haya pedido su opinión e, incluso, cuando ellas saben más

Regeneración, 11 de agosto de 2018.- A las palabras que se van agregando en nuestra práctica cotidiana se añade una que ya no tiene nada de nuevo: mansplaining.

La palabra mansplaining es un neologismo anglófono basado en la composición de las palabras man (hombre) y explaining (explicar), que se define como «explicar algo a alguien, generalmente un hombre a una mujer, de una manera considerada como condescendiente o paternalista».

Las mujeres conocen muy bien lo que esto significa, aunque no conozcan el término.

Sucede generalmente cuando un hombre asume que su interlocutora está menos informada o preparada en algún tema por ser mujer, y procede a dar explicaciones vagas de manera condescendiente en áreas en que ella suele ser experta. Esto va muy de la mano con las llamadas micro-agresiones que se viven en la cultura machista.

En general, el mansplaining es cuando un hombre da una explicación que no se le pidió.

Por ejemplo, cuando ella le platica que tiene experiencia en el tema X, el mansplainer simplemente la ignora y procede a “iluminarla”.

Sabrina Díaz, articulista de El Clarín afirma que “las relaciones y demostraciones de poder se dan también en terrenos invisibles, como en el discurso y la palabra. O en ese hábito masculino de explicarles cosas a las mujeres, con un tono paternalista y condescendiente, sin que se les haya pedido su opinión e, incluso, cuando ellas saben más que los varones sobre el tema en cuestión.”

Las anécdotas se cuentan por montones. Usuarias de redes sociales, amigas y compañeras de trabajo narran que los temas en los que se les intenta ilustrar van desde altos niveles académicos, pasando por explicaciones de sexualidad femenina hasta cómo abrir una puerta.

En algunas ocasiones, el mansplaining es bastante evidente e, incluso, llega a rayar el absurdo, pero en otras la línea es mucho más delgada y nos hace dudar si nosotras hemos tenido experiencias parecidas y si nos hubieran tratado distinto de haber sido hombres.

LEER MÁS:  ¿Usted discrimina a migrantes centroamericanos? Conapred responde

El término mansplaining fue creado por la escritora Rebecca Solnit, autora del libro Men who explain things (Hombres que explican cosas).

En 2008, Solnit publicó un artículo multicitado en el que narra cómo un señor le dijo insistentemente que debía leer el libro… ¡que ella misma había escrito!, y del que él sólo conocía la reseña en el periódico.

Desde entonces, la palabra ha sido usada para referirse a lo que pasa cuando un hombre intenta dar lecciones a una mujer sobre algo que ella conoce mejor que él.

De acuerdo con Eugenia Andino, hay algunas pistas sobre lo que puede resultar discriminatorio del mansplaining:

  • Rebatir o poner en duda experiencias personales. “Si digo que el mansplaining existe porque lo he vivido, no me digas que no existe porque a ti no te pasa, porque otra mujer dice que no pasa, o porque has leído un libro que dice que no pasa.”
  • Rebatir o poner en duda conocimientos y experiencias profesionales o académicas. “A menos que seas un colega de profesión, no discutas lo que una mujer dice que es su trabajo.”
  • “Asumir que como-es-una-mujer no tiene conocimientos de un tema concreto.”
  • Antes de intentar corregir algo que hace una mujer, piensa si no se lo habrán dicho mil veces y ya lo sabe. Por ejemplo “a los hombres también nos dicen que no tenemos ni idea de cocina”. Ya lo sé, muchacho.
  • “¿Es posible probar el motivo por el que estás en desacuerdo conmigo? A lo mejor no te interrumpió porque eres una mujer. A lo mejor interrumpe así a todo el mundo. Puedes hablar de cosas que no puedes demostrar, sí. Hacerlo para corregir no es constructivo.”

A continuación, ofrecemos el artículo que al respecto escribió Rebecca Solnit en Los Ángeles Times:

Hombres que explican cosas

Cada mujer sabe lo que es ser patrocinada por un tipo que no permite que los hechos se interpongan en el camino.

13 de abril de 2008 | Rebecca Solnit

Todavía no sé por qué Sallie y yo nos molestamos en ir a esa fiesta en la ladera del bosque sobre Aspen. La gente era más vieja que nosotros y aburrida de una manera distinguida, lo suficientemente mayor como para que nosotros, a los 40, pasáramos como jóvenes de la ocasión. La casa en Colorado fue genial, si te gustan los chalets de estilo Ralph Lauren: una cabaña de lujo resistente a 9 mil pies, con cornamentas de alces, muchos kilims [alfombras tejidas] y una estufa de leña. Nos estábamos preparando para irnos cuando nuestro anfitrión dijo: “No, quédense un poco más para poder hablar con usted”. Era un hombre imponente que había ganado mucho dinero en publicidad o algo así.

Nos mantuvo esperando mientras los otros invitados salían a la noche de verano, y luego nos sentó en su mesa de madera granulada y me dijo: “¿Entonces? He oído que has escrito un par de libros”.

Respondí: “Varios, en realidad”.

Él dijo, en la forma en que alientas al hijo -de 7 años- de tu amigo a describir la práctica de la flauta, “¿Y de qué se trata?”

En realidad, se trataba de bastantes cosas diferentes, eran las seis o siete para entonces, pero comencé a hablar sólo de la más reciente en ese día de verano de 2003, mi libro sobre Eadweard Muybridge, la aniquilación del tiempo y el espacio y la industrialización de la vida cotidiana.

Él me cortó pronto después de que mencioné a Muybridge. “¿Y escuchaste sobre el muy importante libro de Muybridge que salió este año?”

Tan atrapada estaba yo en mi papel asignado como ingenua que estaba perfectamente dispuesta a considerar la posibilidad de que otro libro sobre el mismo tema hubiera aparecido simultáneamente y de alguna manera me lo hubiera perdido. Ya me estaba contando sobre el libro muy importante, con esa mirada petulante que conozco tan bien en un hombre que sostiene con los ojos fijos en el borroso horizonte de su propia autoridad.

Aquí, permítanme decir que mi vida está salpicada de hombres amables, incluida una larga sucesión de editores que, desde que era joven, me escucharon, alentaron y publicaron; con mi hermano menor infinitamente generoso; con espléndidos amigos varones. Aun así, hay estos otros hombres también.

Entonces, el Sr. Muy Importante estaba hablando con suficiencia sobre este libro que yo debería haber conocido, cuando Sallie lo interrumpió para decir: “Ese es su libro”. O trató de interrumpirlo.

Pero él simplemente continuó su camino. Ella tuvo que decir: “Ese es su libro” tres o cuatro veces antes de que finalmente lo asimilara. Y luego, como en una novela del siglo XIX, se volvió ceniciento. Que de hecho fui la autora del muy importante libro que resultó que no había leído, que acaba de leer en el New York Times Book Review unos meses antes, confundió las buenas categorías en las que su mundo estaba ordenado y estaba aturdido, sin palabras por un momento, antes de que él comenzara a hablar nuevamente. Siendo mujeres, cortésmente estábamos fuera del alcance del oído antes de comenzar a reír.

Me gustan los incidentes de ese tipo, cuando las fuerzas que suelen ser tan furtivas y difíciles de señalar se deslizan fuera de la hierba y son tan obvias como, por ejemplo, una anaconda que se ha comido una vaca o un elefante en la alfombra.

Sí, es cierto que los tipos como este eligen otros libros para hombres, y personas de ambos sexos aparecen en eventos para hablar sobre cosas irrelevantes y teorías de conspiración, pero la absoluta confianza confrontacional del totalmente ignorante es, en mi experiencia, cuestión de género.

Los hombres me explican cosas, y a otras mujeres, ya sea que sepan o no de qué están hablando. Algunos hombres. Toda mujer sabe a qué me refiero. Es la presunción que lo hace difícil, a veces, para cualquier mujer en cualquier campo; que evita que las mujeres hablen y sean escuchadas cuando se atreven; que aplasta a las mujeres jóvenes en el silencio al indicar, como lo hace el acoso en la calle, que este no es su mundo. Nos entrena en la duda y la autolimitación del mismo modo que ejerce el exceso de confianza sin apoyo de los hombres.

Si quieres informarte más, visita: Regeneración

loading...

Comentar con facebook