La ex primera dama, Marta Sahagún, anhelaba ser presidenta de México y trabajó sin descanso para conseguirlo; sin embargo, Fox le puso los pies en la tierra, contó Olga Wornat.

Marta Sahagún quería ser presidenta y trabajaba 24 hrs para conseguirlo

Regeneración, 9 de mayo del 2021. El mayor anhelo de la ex primera dama, Marta Sahagún, era ser presidenta de México y adquirió un gran poder cuando Vicente Fox se convirtió en el jefe del Ejecutivo en el año 2000, afirmó la periodista Olga Warnot en entrevista para la revista Escenarios.

La autora del libro La jefa, contó que en Los Pinos así llamaban a Marta Sahagún porque trabajaba las 24 horas. «Era una obsesiva del trabajo, del orden, de su aspecto físico, no se permitía un gramo de más», describió. Asimismo, dijo que ni siquiera a Margarita Zavala le decían así, ella era La señora. En nuestro país la jefa es la que manda.

LEER MÁS:  ¡Cada vez más loco! Fox pide que AMLO sea crucificado

Fox le quitó su sueño a la ex primera dama y al final de su sexenio, durante una entrevista para Univisión con Jorge Ramos, le puso los pies en la tierra. «Marta no va a ser presidenta», respondió y ella «se dio cuenta que en realidad Fox jugaba con la idea de que iba a ser presidenta».

Las raíces de Marta

Marta es originaria de Zamora, Guanajuato, y después se mudó a Celaya. Era una mujer de clase media, su papá era médico, su mamá ama de casa. Estudió en un colegio de monjas teresianas por lo que era sumamente católica.

La comunicadora mencionó que era una mujer poco cultivada, aunque Fox lo era menos. Aunque «tuvo un poder inconmensurable en México, y eso era el contraste que a mí me shockeaba. No hubo otra primera dama que tuviera ese altísimo perfil escandaloso, provocador, de total impunidad. Incluso ya no tenía empacho en mostrar un traje Chanel que se había comprado en la tienda de más exclusiva», opinó.

LEER MÁS:  ¡Cada vez más loco! Fox pide que AMLO sea crucificado

La guanajuatense fue clave en el sexenio «de un cambio que nunca ocurrió» porque se desvió en estafas, mentiras, difamación y corrupción. Fox y Sahagún fueron cómplices en  la «devastación» del país.

Los inseparables, Fox y Sahagún

El matrimonio se la pasó de viaje, Warnot expresa que «eran los golondrinos del nuevo mundo, los golondrinos mexicanos que andaban todo el tiempo montados en un avión con toda la corte».

Al final del sexenio de Fox inició la guerra contra el narcoptráfico y la continuó Felipe Calderón; puesto que el PRIAN surgió en 2006. Esto sucedió porque se consolidó «la alianza con el Cártel de Sinaloa del que Marta no fue ajena, [sus] hijos eran los que tenían contacto con ellos y por eso es que están escondidos».