“No están solos”: Calle 13 comparte escenario con padres de normalistas

    Miles de personas en el Palacio de los Deportes y el unánime sonido de “No están solos” es que Residente subió con él al escenario a familiares de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa, reporta El Universal

    calle13

    “Obviamente no soy de acá y por más que quiera decir cosas los apoyo de todo corazón y esto es completamente genuino a diferencia de dos o tres que no les gustan. Siempre vamos a defender las causas sociales porque así nos criamos desde chiquitos. Yo quiero traer a gente de Ayotzinapa que hable porque ellos son de aquí”, dijo René Pérez para pasar al escenario a siete personas.

    "Con los padres de César Manuel desaparecido en Ayotzinapa y junto a Sofía viuda de Arturo Hernández. Hay una ley que me prohíbe hablar por no ser mexicano pero ellos si lo son y esta noche van a hablar",- Residentecalle13
    «Con los padres de César Manuel desaparecido en Ayotzinapa y junto a Sofía viuda de Arturo Hernández. Hay una ley que me prohíbe hablar por no ser mexicano pero ellos si lo son y esta noche van a hablar»,- Residentecalle13

    Tras generar el apoyo de los presentes y toda la atención es que pidió para que la prensa y todos los que lo escuchen en otros lugares del país y el mundo sepan lo que está pasando y que consideró muy duro.

    “Me llamo Sofía Lorena Mendoza y soy de Iguala, a mi esposo Arturo Hernández Carmona lo desaparecieron, torturaron y asesinaron y el único culpable fue el gobierno corrupto. A mi esposo lo mato José Luis Abarca por buscar justicia en los pueblos de Guerrero”, dijo Sofía ante los gritos de “no están solos”.

    “De este atentado hay un testigo sobreviviente que se llama Nicolás Mendoza, el cual está siendo perseguido por el gobierno para matarlo porque señaló al ex presidente municipal como el actor intelectual y material del asesinato de Arturo”, continuó.

    Es por ello que decidió, al ver poco avance en sus reclamos por justicia y al negársele el acceso al expediente, pedir ayuda en organismos de derechos humanos del extranjero. “Hoy estoy aquí pidiendo justicia para mi esposo y compañero y para todo México y pedir que todos nos unamos en la búsqueda de justicia porque es verdad lo que dice Calle 13, no hay justicia pero hay muchas balas”, expresó mientas leía una hoja.

    A su pedido de sumó el papá de uno de los 43 normalistas desparecidos de Ayotzinapa, quien tras agradecer el espacio recordó cuando el 26 y 27 de septiembre se enteró de los hechos. “No sabemos por qué motivo fueron violentados y agredidos por policías y patrullas nuestros hijos. Hasta el momento ni el gobierno de Guerrero niel federal nos han dado ninguna respuesta favorable; siempre nos traen con puras mentiras que están en fosas, basureros o
    como ahorita calcinados.

    “Queremos respuestas contundentes y con vida a nuestros hijos porque así de los llevaron. “Lamentablemente nos venimos a enterar de muchas cosas de nuestros gobernantes por medio denuestros hijos y no vamos a descansar hasta encontrarlos con vida porque sabemos que están vivos y seguiremos hasta la lucha porque no queremos que alguno de ustedes jóvenes sean el número 44″, argumentó.

    Así llegó el turno del padre de César Manuel González, de Tlaxcala, quien se dijo no ser ningún líder, pero sí un padre al que le quieren arrebatar lo más hermoso que le dio la vida: al hijo que ama y quiere de regreso como a sus 42 compañeros. “Le digo al procurador que si ya está cansado que deje el puesto; nosotros no estamos cansados, hemos caminado y no se imaginan cuánto, pero nos fortalece y le regresamos lo que dice porque si siguen rascando en ese estado van a encontrar miles de muertes por que no sólo fueron 43 sino 30 mil”, indicó.

    “Gracias y nunca cambies”, le dedicó después al líder de Calle 13 con quien se fundió en un abrazo. Algunos retratos en las playeras y cuadros de esos siete denunciantes generó aplausos y empatía del público en el Domo de Cobre, para dar voz a un inconforme más mientras el conteo del 1 al 43 y el grito de “justicia” se escuchó una vez más.

    “Nosotros no venimos a denunciar lo que va a pasar, ni hablar de revolución o ideologías ni formas de pensar, venimos a pedirles que cada uno de nosotros y de los que nos escuchen se toquen su corazón y se pregunten si vamos a seguir permitiendo el tipo de atropellos con estos padres de familia y miles de personas que han sufrido. Hemos percibido una voluntad de cambio, pero no queremos un cambio de gabinete sino que sean profundos por nosotros
    y los hijos de ustedes. “Tenemos que llegar hasta las últimas consecuencias, es lo único que vamos a decir porque no queremos dar amenazas que no se van a concretar. No vamos a parar porque fue todo Ayotzinapa y la cuna de la conciencia social”, dijo.

    También el invitado de la agrupación puertorriqueña, Tom Morello, dedicó un solo de guitarra a Ayotzinapa, pues mostró en su guitarra una hoja blanca con el número 43 pegado.