#Opinión: Acorralado

Por Manuel Pedrero

“Les importa lo aritmético, no lo ético”, esas fueron las palabras del todavía gobernador panista del estado de Chihuahua, Javier Corral.

Sus palabras, que si lo analizamos a primera vista, con profunda pereza pensaríamos que son las palabras de un político frustrado que está a escasos días de abandonar del que posiblemente sea su último cargo importante que ostente en su trayectoria política. En una entrevista dio declaraciones que no son las que mandan los políticos cuando gobiernan , sino cuando buscan gobernar, algo paradójico al considerar que Corral prácticamente ya abandonará el poder para cedérselo a un perfil trasvesti panista ideológico como el de Maru Campos, una priista del clan del hoy detenido en Estados Unidos y exgobernador de Chihuahua, César Duarte. Hasta Corral sabía de la pestilencia que ambicionaba gobernar Chihuahua dentro de su partido.

Los científicos toman elementos a través de la observación y la experimentación para sacar conclusiones, en cambio los científicos políticos toman esos elementos a través de observaciones y experimentaciones no solo para sacar conclusiones sino también para tomar decisiones. Me da la impresión de que Javier Corral ya tomó la suya, declaraciones de esta índole ya ni siquiera son las críticas que necesitaba el PAN en su momento, es un manifiesto de constancia para que cuando llegue la hecatombe panista, Corral con orgullo pueda decir: “Se los dije”.

No es gratuito que en la última gira del presidente López Obrador al estado de Chihuahua, tanto AMLO como el gobernador se elogiaran uno al otro, reconociéndose el esfuerzo que han hecho para hacer que las cosas cambien. Corral dice que se va contento; dudo mucho que los chihuahuenses también lo estén en este ocaso de su administración, sin embargo, quien sí parece estarlo es el presidente López Obrador. ¿Por qué lo digo? Porque si hay un político que manda mensajes a través de líneas y que cuando muestra reconocimiento no lo hace de a gratis, ese es AMLO. Los reconocimientos por parte del presidente, las fuertes críticas hacia el PAN por parte de Corral en el proceso postelectoral, la ruptura con Marko Cortés, el decir que acabando su gubernatura analizará su futuro político, un Mario Delgado diciendo que no descarta que Corral se integre a Morena, todo suma.

LEER MÁS:  Balean el Ayuntamiento de San Miguel Tolopan y asesinan al presidente municipal

Desconozco si alguien que merece el respeto y hasta cierto punto el reconocimiento del presidente López Obrador como Javier Corral haga este chapulineo por convicción o porque sabe que la alianza del PRIAN no tiene ningún futuro (conociendo a nuestros políticos, diría que es la segunda), pero lo que es un hecho irrefutable, es que en lo discursivo ese coqueteo está presente, puede ser en Morena o puede ser en Movimiento Ciudadano, al final tenemos a un hombre con traje que en algún punto de su administración pensó que una banda tricolor rodearía su pecho, pero que en este punto, ya hasta se ve utópico.

LEER MÁS:  En fuga, Cabeza de Vaca salió de México desde el 28 de septiembre

He de confesar que me satisface la congruencia de Corral al decir públicamente (sabiendo todo lo que conlleva decirlo) que el PAN está en un estado de putrefacción y de deterioro, pero por otro, me decepciona el saber que el discurso ANTIPRIAN de Mario Delgado ya desde hace mucho tiempo es un chiste de humor negro: pagar anuncios en radio, televisión y redes sociales para decir que no son como el PRIAN, mientras se siguen integrando a tres años del poder más integrantes de ese PRIAN. Bueno, ya saben lo que pienso. Me quedo con algo que sirve de lección para todo los políticos y ciudadanos politizados de este país, dicho por el mismo Corral: “A México no le sirve una 4T que todo lo califica bien, ni una oposición que todo lo descalifica”.

Cada vez más se acercan eventos que definirán la contundencia de la 4T, se vendrán movimientos muy interesantes dentro del gabinete con vistas, por supuesto a 2024. En un régimen presidencialista las cosas son así, solo que cuando el barco se vuelve más pesado por llevar a más gente, también te vuelves más lento; la humilde opinión de un joven de 18 años para la 4T es que liberemos la carga de personajes que afectan al capitán del barco y solo le dan problemas es la solución, de lo contrario y si se siguen metiendo más marineros, corre riesgo el barco de quedar acorralado.