La cancillería compartió el expediente de Cienfuegos acusado por la DEA de tener vínculos con el crimen organizado

Cienfuegos

Regeneración, 15 de enero del 2021.  De acuerdo con el expediente que difundió la Secretaría de Relaciones Exteriores, Salvador Cienfuegos no era el objetivo principal de la DEA hasta que descubrió presuntamente el envío de mensajes entre el H2 y El H9.

La cancillería compartió el expediente de Cienfuegos a quien se le acusó de tener vínculos con el crimen organizado tras una investigación que se originó desde 2013.

Cabe señalar que el expediente se compartió luego de que el presidente Andrés Manuel López Obrador pidiera al canciller Marcelo Ebrard hacer público el documento del caso.

LEER MÁS:  ¡Otra fake news! Es mentira que Morena quiera nacionalizar Afores, revela diputado
Investigación

En una carta, el administrador interino de la DEA, Timothy J. Shea señaló que a Cienfuegos se le acusó en Estados Unidos por delitos relacionados con narcotráfico, pero no fue el objetivo central de la investigación.

«La DEA descubrió información que reflejaba su actividad delictiva durante el curso de unas investigaciones independientes de gran relevancia y, al final, se obtuvieron las pruebas que condujeron a la acusación que se presentó en su contra”, dice el texto.

También agregó que la DEA nunca tuvo como objetivo directo a ningún funcionario de México. Tampoco investigó las actividades de Cienfuegos ni influyó en la decisión de viajar a Estados Unidos para su detención.

LEER MÁS:  Nexos y Mexicanos contra la Corrupción "controlarán" el PREP del INE

La DEA no investigó a Cienfuegos como objetivo principal y tampoco interceptó directamente sus comunicaciones.

“Él fue acusado como un coconspirador después de su identificación en las pruebas interceptadas que se desarrollaron en contra de Silva Garate y Patrón Sánchez”, se indica.

Narcotráfico

En 2013, la DEA inició una investigación para dar con los narcotraficantes encargados de la distribución de heroína en Las Vegas, Nevada.

Se creía que  Juan Francisco Patrón Sánchez, el H2, líder del cártel de los Beltrán Leyva los abastecía.

Su objetivo principal era Daniel Isaac Silva Gárate, el H9 por lo que se interceptaron “dispositivos de comunicaciones y aplicaciones”.

Según la carta, la DEA no realizó intercepciones electrónicas en territorio nacional mexicano.