Senadora panista que acusa a López-Gatell votó contra etiquetado frontal

El posicionamiento de la senadora panista Alejandra Reynoso en el tema del etiquetado frontal pone en duda su «interés» por la salud de los mexicanos

Regeneración, 29 de mayo del 2020. La senadora panista Alejandra Reynoso que acusó al subsecretario Hugo López-Gatell de haber ejercido «violencia política de género» en su contra durante la comparecencia del funcionario ante el Congreso, habría votado en contra del etiquetado de productos chatarra.

Así la evidenció la Diputada Federal por el Distrito 14 de Veracruz, Carmen Medel Palma, quién cuestionó la supuesta preocupación de la legisladora sobre temas de salud.

«NO ES LA SOLUCIÓN»

En su participación ante el pleno, Reynoso aseguró que el etiquetado frontal de los alimentos no es la solución para terminar con la obesidad en México, defendiendo los intereses de las grandes compañías.

LEER MÁS:  Desentierran carta de Castillo Peraza que confirma alcoholismo de Calderón

«Y perdón que lo diga, es una reforma de etiquetado, pero que no atiende el tema de obesidad y de sobrepeso. ¿Y por qué lo digo? Porque la solución no es la solución como se está planteando; la solución para poder atender el problema de obesidad y de sobrepeso va mucho más allá de una etiqueta…»

Sobre la violencia política de género, la morenista aclaró que sucede cuando un funcionario impide que una mujer realice su trabajo político por motivo de género, situación que no ocurrió cuando López Gatell respondió los cuestionamientos de Reynoso.

Aseguró que la integrante del PAN sólo busca, «espectáculos políticos» sin conocer las definiciones de los términos que utilizan para atacar al epidemiólogo.

Ante la supuesta agresión del vocero de la Secretaría de Salud, distintas voces opositoras al Gobierno de México se unieron para señalar al funcionario. Incluso piden que López-Gatell se disculpe públicamente.

LEER MÁS:  En ningún momento pandemia de covid-19 ha superado capacidad hospitalaria: Gatell
ETIQUETADO FRONTAL

En octubre, el Senado de la República aprobó las reformas para establecer un etiquetado frontal en alimentos y bebidas no alcohólicas.

Esto con una votación del dictamen en lo general de 114 a favor, cero en contra y dos abstenciones.

Mientras que en lo particular, después de presentar reservas que no fueron aceptadas, se avaló con 80 a favor, 28 en contra y cuatro abstenciones.

Esta reforma servirá para advertir sobre los productos que excedan los límites máximos de contenido energético, azúcares añadidos, grasas saturadas, sodio y demás nutrimentos críticos.

El dictamen, que modificó diversos artículos de la Ley General de Salud, establece que las etiquetas de los alimentos deberán incluir información nutrimental de fácil comprensión, veraz, directa, sencilla y visible.

Dispone que el etiquetado frontal de advertencia deberá hacerse en forma separada e independiente a la declaración de ingredientes e información nutrimental, para indicar los productos que excedan los límites máximos de dichos contenidos.