Compartir

Ante el inicio del nuevo gobierno, el columnista resalta algunas de las propuestas de conexión y creación de energía.

 

 

Por Antonio Gershenson| La Jornada

Regeneración, 02 de diciembre de 2018.- Ayer sábado dio inicio el nuevo periodo del gobierno federal. Aquí menciono casos que hemos expuesto como deseables.

Ferrocarriles: se ha hablado de nuevos ferrocarriles en el sureste de México. La absoluta mayoría que va, o quiere ir, desde el resto del país a esa región, viaja en avión, y llega a costa de mucho dinero. Se ha hablado de posibles ferrocarriles con ayuda de Francia. Sin embargo, para llegar allá se tendría que pensar en el avión, por lo menos hasta el borde de la península de Yucatán. No obstante, cuando mucho, podría llegarse en avión al istmo de Tehuantepec y de ahí tendría que contemplarse continuar el viaje en tren.

Por otra parte, las complicaciones que se han dado por el uso y la construcción de un nuevo aeropuerto para atender a Ciudad de México, podrían haberse evitado con la opción de los ferrocarriles. La verdadera solución de transporte es con trenes modernos y rápidos, que no se ven en Europa o Estados Unidos, pero sí en China, con ferrocarriles que en el primer caso operan a una velocidad de alrededor de 200 kilómetros por hora y que resultan muy caros, pero que en el caso de la nación asiática pueden circular a 300 o 400 kilómetros por hora y cuya operación es más barata que la de los europeos.

Se habla de que cuesta mucho echarlos a andar, pero China ha prestado los recursos para obras y materiales en diversas naciones y los créditos se pagan con la venta de los boletos de pasajeros y de las cargas a transportar.

Geotermia: es una forma de aprovechar la energía térmica para generación de electricidad. El calor muy alto sirve para producir este importante recurso, tanto para consumo casero como para el servicio público.

En Baja California hubo, entre otros lugares del país, una unidad importante, ubicada en Cerro Prieto, desafortunadamente, ésta fue destruida por algunos gobiernos reaccionarios. Ahora se plantea recuperar, en mayor escala, esa producción y para ello se podrían aprovechar las investigaciones especializadas realizadas por diversas universidades.

En Poza Rica, Veracruz, en tanto, se destruyó el Centro Petroquímico denominado Escolín, durante la administración del presidente Carlos Salinas de Gortari. Cada unidad fue derruida en su construcción exterior, sin embargo, se conservó la infraestructura del subsuelo. Esto hace que las bases sean excelentes para la creación de una nueva refinería ahí. Este aprovechamiento, permitiría un gran ahorro en tiempo y dinero para el Estado.

Se hizo una investigación de cotización y funcionamiento para una nueva refinería modular. El resultado fue uno: es posible tener funcionando una instalación de este tipo en un tiempo de 14 meses y con un costo de apenas 88 millones de dólares, muy por debajo de las anteriores estimaciones.

La producción, por su tamaño, es menor que la de otras mayores, pero se puede pensar en construir posteriormente otras sobre lo que fue esa petroquímica destruida sin una razón de peso.

En tanto, la obtención de gasolina y otros productos de la refinación modular empezaría a aumentar en poco más de un año, y continuaría haciéndolo, incluso, antes de que se haya terminado la refinería nueva, proyectada para que empiece a producir en un periodo de tres años.

Hacemos algunas comparaciones entre el anterior periodo de mayor crecimiento económico, alrededor de 6 ciento anual, 1940-1982, y el que empieza ahora.El anterior lapso tuvo un crecimiento muy importante con base en el petróleo y sus derivados, y también un aumento importante del sector público. La etapa que termina tuvo una decadencia del petróleo y del sector público.

El primer periodo, especialmente, tuvo una relación económica importante con diversas naciones. El que está concluyendo, ha vuelto a una mayor vinculación económica, con un sólo país, Estados Unidos. con un comercio que ya alcanza un total de 85 por ciento.

La administración que empieza implica nuevamente un incremento importante del sector público, se ha puesto especial atención al petróleo y al sector eléctrico, sobre todo por parte de Petróleos Mexicanos y de la Comisión Federal de Electricidad.

Hay otra diferencia, que debemos tener en cuenta: la organización sindical y su relación con el Estado.

Durante décadas, hemos vivido el llamado charrismo, con Fidel Velázquez como su mayor símbolo.

Actualmente hay diferencias entre un sector y otro y debemos poner atención para que nuevas organizaciones del sindicalismo no sean apéndices del Estado o de los gobiernos.

[email protected]

LEER MÁS:  AMLO acaparó titulares en la prensa internacional

Si quieres informarte más, visita: Regeneración

loading...

Comentar con facebook