Alto a “criminalización” de migrantes y refugiados; protestan en frontera

Más de tres mil inmigrantes indocumentados han muerto tan solo en la frontera de Arizona con México

 

Alto a “criminalización” de migrantes y refugiados; protestan en ambos territorios de la frontera

 

Regeneración, 9 de octubre de 2016.- En ambos países y de manera alternada, los oradores, unos en territorio mexicano y otros en el estadunidense, demandaron la desmilitarización de las fronteras, el alto a la construcción de muros, y el fin a las intervenciones de índole económica, militar y política de Estados Unidos en Latinoamérica.

Como una respuesta a Trump, a su propuesta de crear un muro entre México y Estados Unidos, cientos de manifestantes se congregaron en ambos lados de la frontera, en una protesta binacional conjunta, para demandar el cese de la militarización en la zona y frenar la construcción de muros.

De las participaciones de los manifestantes, sobresale la de Isabel García, activista de la Coalición de Derechos Humanos de Arizona, la cual destacó que el grupo School of Américas Watch (SOA Watch) se enfocó ahora en protestar contra la militarización de la frontera, luego de 25 años de demandar que Estados Unidos deje de dar entrenamiento a militares latinoamericanos.

“Y es que es el mismo problema”, dijo García. “El problema está en estas políticas de intervención que obligan a la gente a emigrar, separan a las familias y causan muerte”.

LEER MÁS:  Cárteles se ponen 'creativos', esconden droga en fruta falsa

La protesta se realizó ayer sobre la Calle Internacional en Nogales, Arizona, y la vialidad del mismo nombre en Nogales, Sonora, separadas por el muro fronterizo, donde se colocaron estrados en ambos territorios.

Otra de las oradoras que también llegó a protestar y tomo la palabra fue Nestora Salgado, activista mexicana quien fuera comandante de la policía comunitaria en la comunidad de Olinalá, en el estado de Guerrero, y encarcelada durante casi tres años acusada de secuestro.

La activista mexicana manifestó que se requiere de la organización ciudadana para “diseñar el camino” y poner fin a las políticas de avaricia de gobiernos y empresas transnacionales que provocan pobreza en las comunidades de Latinoamérica y generan la migración.

La participación de los oradores fue acompañada por diferentes grupos musicales en uno y otro lado, quienes entretuvieron a los asistentes a la manifestación, estimados por los organizadores en unos 500 en el lado estadunidense y unos 300 en el mexicano.

De los grupos musicales que más destacaron son el rapero Olmeca, el cantante folclórico Pablo Peregrina y el grupo Poetas de Paz, quienes entretuvieron a los manifestantes con canciones relacionadas a los temas que los congregaron aquí este sábado.

“Este día vamos a romper la frontera. La frontera no existe”, dijo el rapero Olmeca al cantar desde el lado mexicano para los asistentes en ambos lados de la frontera, y exigir también el cese de las deportaciones.

LEER MÁS:  Trump amenaza con intervención militar ahora en Venezuela

“Oye mi gente (…) traemos la fuerza (…) la libertad es mi única bandera”, señalo la letra de una de las canciones del grupo Poetas de Paz.

Este descontento formó parte de las actividades realizadas en el marco del Encuentro en la Frontera, una convergencia de tres días para manifestarse en contra de la “militarización” de la región fronteriza y la “criminalización” de los migrantes y refugiados.

Esta manifestación fue organizada por el grupo interreligioso de derechos humanos, SOA Watch.

Isabel García, activista de dicho grupo dijo que desde 1994 más de tres mil inmigrantes indocumentados han muerto tan solo en la frontera de Arizona con México. “Estas han sido muertes por políticas”, señaló.

Por otro lado Shena Gutiérrez, integrante de la Red de Víctimas de la Patrulla Fronteriza, denunció el frecuente uso de fuerza excesiva contra indocumentados de parte de los agentes fronterizos.

Su participación fue vitoreada con la consigna de “Abajo, la Migra Asesina” de parte de algunos de los manifestantes.

De lado del territorio mexicano hablo Héctor Barajas, fundador de la Casa de Apoyo al Veterano Deportado, que ayuda en Tijuana, Baja California, a los inmigrantes que han servido en las fuerzas armadas estadunidenses, pero que han sido deportados por cometer alguna infracción o delito y, en su participación denunció las intervenciones militares de Estados Unidos en Latinoamérica y la forma en que los inmigrantes son usados por el ejército de este país para lograr sus fines en la región.

LEER MÁS:  Sanciones de Trump a Venezuela afectarán a Estados Unidos

La manifestación fue vigilada en forma discreta por agentes de la policía de Nogales, Arizona y Nogales, Sonora, y fue notable la ausencia de agentes de la Patrulla Fronteriza en el lado estadunidense, que no pasaron por el lugar durante las casi tres horas que se prolongó el evento.

 

Con información de La Jornada

Comentar con facebook