Las remesas ya duplican los ingresos petroleros en México

mexicanos_eu-movil

Regeneración, 2 de agosto de 2016. Las cifras oficiales respecto a la economía mexicana difundidas por el Banco de México reflejan cambios relevantes.

En los primeros seis meses de 2016, los migrantes mexicanos enviaron más dinero que nunca a México. Los connacionales residentes en el exterior enviaron 13 mil 156 millones de dólares entre enero y junio (incremento de 8.9 por ciento comparado con el mismo periodo de 2015).

Las remesas son la segunda fuente más importante de divisas para el país, sólo por detrás de las exportaciones de productos automotrices.

El cambio más significativo es que las remesas superen los ingresos por la exportación de petróleo crudo y gas. Eso representa el declive del sector petrolero y la dependencia mayor de la economía por los recursos enviados por nuestros paisanos.

La derrama de divisas de los turistas extranjeros, superaron los 8 mil 379 millones de dólares en los primeros cinco meses del año.

Esto implica que la base de la economía productiva está en ruinas (importamos más de la mitad de los alimentos que necesitamos y de las gasolinas que consumimos) por una política económica que ha desmantelado el sector productivo y apostó por la dependencia del exterior.

El hecho de que los migrantes sean sostén de la economía mexicana y, por tanto, un freno a la descomposición y violencia social, debe servir para acabar con el oprobioso maltrato que reciben los migrantes mexicanos en Estados Unidos y en México, que van desde la discriminación, la precariedad laboral o la abierta persecución racista, incluyendo deportaciones masivas que separan familias y destruyen proyectos de vida.

Con el dinero que envían los migrantes alivian la situación de la economía nacional. Los mexicanos debemos revalorar el esfuerzo de los millones de compatriotas que trabajan allá y sostienen a sus familias acá y con ello mantienen la economía de regiones enteras del país. La defensa de los derechos de los migrantes en Estados Unidos es más que nunca también una defensa de nuestro bienestar y de la estabilidad económica y social.

Por estados, en el primer semestre de 2016, Michoacán fue el que más remesas recibió (con mil 344.6 millones de dólares), seguido de Jalisco (mil 238.1 millones), Guanajuato (mil 177.8 millones), estado de México (795.7 millones), Puebla (716.5 millones), Guerrero (692.5 millones), Oaxaca (685.8 millones) y la Ciudad de México (672.4 millones).

Tijuana, Puebla, Guadalajara, Morelia, Miguel Hidalgo y Oaxaca de Juárez fueron los principales municipios o delegaciones que mayor monto de remesas captaron en el primer semestre.

Comentar con facebook