Compartir

Los pingüinos adultos deben caminar cada vez más para encontrar comida, mientras sus crías los esperan, húmedos y sin poder mantener la temperatura corporal.

Regeneración, 14 de octubre de 2017.- Greenpeace reportó sobre la muerte masiva de unos 40 mil pingüinos en la Antártida, fenómeno que se produce por segunda vez en los últimos 50 años.

“En un evento de crianza catastrófico, de una colonia de 40 mil pingüinos Adelaida apenas dos crías lograron sobrevivir este año. Es la segunda devastación de este tipo en los últimos 50 años”, señaló la organización en un comunicado.

Además, informó que el descubrimiento fue hecho por científicos franceses en la isla Petrels, donde encontraron “miles de crías muertas y no nacidas en una zona conocida como ‘La tierra de Adelaida’”.

“Es la segunda vez que se comprueba una mortandad de este tipo en los últimos 50 años y por eso es que diversas organizaciones medioambientales estamos reclamado una acción urgente para declarar la zona como un área marina protegida”, dijo la coordinadora de Océanos de Greenpeace, Estefanía González.

Asimismo, dijo que este fenómeno correspondería a “evidentes impactos que está causando el cambio climático y el accionar del hombre, especialmente a través de la pesca y el aumento del turismo”.

Por su parte, Yan Ropert-Coudert, investigador superior en la Estación Dumont D’Urville, dijo que la zona se deterioró por cambios ambientales vinculados a la ruptura del glaciar Mertz hace siete años, que “cambió la configuración de la franja de mar frente a la colonia”.

Así, el desprendimiento de una superficie de 40×80 kilómetros tuvo mucho impacto en la isla, pues cambió las corrientes oceánicas.

Los expertos explicaron que, al haber más hielo en el agua debido a la ruptura, los pingüinos adultos deben caminar cada vez más (este año hasta 100 kilómetros)  para encontrar camarones antárticos y llevarlos a sus crías para que puedan comer, por lo que, en esta ocasión, los bebés murieron de hambre mientras los esperaban, húmedos y sin poder mantener la temperatura corporal.

Debido a la situación preocupante y amenazadora para los pingüinos, los científicos solicitaron que se establezca un Área Marina Protegida en la parte oriental del continente, solicitud que se discutirá en los próximos días durante la reunión de 24 países y la Unión Europea en la Convención sobre la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos (CCAMLR) en Hobart, Tasmania.

 

 

Con información de Agencias

Si quieres informarte más, visita: Regeneración

loading...

Comentar con facebook