Arrancan las asambleas informativas para construcción de Tren Maya

El Gobierno de México llevó a cabo las primeras siete asambleas regionales informativas para la puesta en marcha del Proyecto de Desarrollo Tren Maya

Regeneración, 30 de noviembre de 2019. El Gobierno de México llevó a cabo las primeras siete asambleas regionales informativas para la puesta en marcha del Proyecto de Desarrollo Tren Maya.

En estas participaron más de 2 mil autoridades y representantes de los pueblos maya ch’ol y tseltal, asentados en los cinco estados del sureste que abarca dicho proyecto.

Lograr el desarrollo del sureste y la Península de Yucatán

El objetivo principal de estas consultas es lograr el desarrollo integral del sureste de México y la Península de Yucatán.

Los ejes son: ordenamiento territorial, preservación del medio ambiente, desarrollo económico inclusivo, bienestar social y la protección del patrimonio tangible, intangible e identidad histórica de los pueblos de la región.

Las asambleas informativas se llevaron a cabo en Dzitás, Chichimilá, Tunkás, Tixpéhual, Maxcanú, en Yucatán; Tenabo, Campeche, y Palenque, Chiapas, en las que participaron el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), como instancia responsable; la Secretaría de Gobernación (Segob) como órgano garante y el Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI) como órgano técnico.

También asistieron representantes de las secretarías de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat); Agricultura y Desarrollo Rural (Sader); Cultura; Desarrollo Territorial y Urbano (Sedatu); Educación Pública (SEP); Bienestar; Energía (Sener); Economía (SE); Salud (SS); y Turismo (Sectur).

LEER MÁS:  El 40% del Tren Maya será eléctrico: FONATUR

Igualmente, la Comisión Nacional del Agua (Conagua); la Comisión Federal de Electricidad (CFE); la Procuraduría Agraria (PA); el Registro Agrario Nacional (RAN); la Procuraduría Federal de Protección Ambiental (Profepa); Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI); la Comisión Federal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios (Cofepris).

El Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt); Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH); la Agencia Federal Ferroviaria Multimodal de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT); y la Coordinación General de Impulso Productivo de la Mujer y Grupos Vulnerables del Instituto Nacional de Economía Social (INAES).

Con esa representación interinstitucional, se busca garantizar la mayor información y cercanía, así como el contacto directo con las personas y comunidades, para alcanzar los mejores acuerdos y esquemas colaborativos en un marco de corresponsabilidad, inclusión y compromiso.

Al concluir las Asambleas Regionales Informativas, se declara abierta la fase deliberativa, en esta etapa los representantes de las comunidades indígenas podrán llevar a cabo asambleas o reuniones con sus integrantes a fin de reflexionar la información recibida y construir propuestas, sugerencias o planteamientos sobre el Proyecto de Desarrollo Tren Maya.

Durante la fase deliberativa, los pueblos indígenas ejercen su derecho colectivo a la libre determinación, al ser ellos mismos quienes deciden acerca de la manera de implementar su desarrollo bajo sus propias formas de organización; por ello, cada representante indígena discutirá y deliberará en colectivo, junto con su comunidad, de manera libre, previa e informada.

LEER MÁS:  ONU: de cada 100 empleos que se generarán por el Tren Maya, 46% serán para indígenas
Incorporar visión y especificidad cultural de pueblos indígenas

Este proceso de diálogo y consulta con los pueblos y comunidades indígenas logrará que se incorpore su visión y especificidad cultural, esto permitirá diseñar los mecanismos para la participación económica, social y cultural en la distribución justa y equitativa de los beneficios de este proyecto.

Para este sábado 30 de noviembre se llevarán a cabo ocho asambleas regionales más de las 30 programadas, todas de forma previa al desarrollo de la planeación y de los trabajos definitivos.

A esta primera etapa de la consulta fueron invitados como observadores, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH); la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco); la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos, (UNOPS); y el Programa de Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos (ONU-Hábitat).