En la casa de Raymundo Collins en Tequesquitengo se aseguraron 41 autos clásico, tres acuamotos, una cuatrimoto, una motocicleta y una lancha

Regeneración 30 de octubre de 2020.  La Fiscalía Capitalina y la del Estado de Morelos ejecutaron una orden de cateo en un domicilio de Raymundo Collins, exsecretario de Seguridad Pública.

El inmueble se encuentra ubicado en la colonia playa Coqueta en Tequesquitengo.

Ahí se aseguran 41 autos clásico, tres acuamotos, una cuatrimoto, una motocicleta, una lancha y obras de arte.

La orden de cateo se llevó a cabo tras una denuncia ciudadana, por lo que la Fiscalía de Investigación de Delitos Cometidos por Servidores Públicos abrió una carpeta de investigación.

Se presentaron los datos como prueba ante un juez y este giro la orden de cateo y una de aprehensión contra Collins.

LEER MÁS:  Video: Balcón colapsa y personas caen al vacío en playa de Malibú

Los 50 vehículos y el inmueble quedaron asegurados por la Fiscalía Capitalina y las obras de arte están bajo resguardo del Ministerio Público.

En el cateo participó personal ministerial de la Fiscalía para la Investigación de Delitos Cometidos por Servidores Públicos de la FGJ CDMX y de la FGE de Morelos, así como elementos Policía de Investigación (PDI) capitalina y de la Policía de Investigación Criminal del estado, además de peritos de ambas fiscalías, quienes dieron fe de los objetos asegurados”, informó la fiscalía.

Los vehículos y el inmueble se agregarán como datos de prueba para la carpeta de investigación en contra del exfuncionario.

¿Quién es Raymundo Collins?

Raymundo Collins fue director general del Instituto de Vivienda (INVI) desde 2012, tras la renuncia del entonces jefe de gobierno fue titular de la Secretaria de Seguridad Pública durante cinco meses.

LEER MÁS:  Video: Balcón colapsa y personas caen al vacío en playa de Malibú

Collins es investigado por el supuesto uso irregular de recursos para la reconstrucción del sismo del 19 de septiembre de 2017.

En diciembre de 2019, un juez autorizó la solicitud de la Fiscalía capitalina para emitir una orden de aprehensión en su contra, incluso se giró una ficha roja ante la Interpol.

Otro juez descartó la primer orden de aprehensión argumentando que el delito ya había prescrito.

En septiembre se consiguió una segunda orden por los mismos delitos.