Compartir

Con dinero público, el sindicato de Pemex, dirigido por Carlos Romero Deschamps, mantiene una bolsa millonaria para beneficio de un selecto grupo de personas

 

Corrupción y presión del sindicato en debate de la aprobación de leyes de Pemex y CFE

Regeneración, 6 de agosto de 2018. Bebidas alcohólicas y tratamientos de belleza son algunos de los gastos superfluos que se pagan con dinero de los mexicanos a través de la cláusula 251 del contrato colectivo del sindicato de Pemex, que establece sueldos millonarios y prestaciones igualmente generosas para un selecto grupo de agremiados.

Según una investigación de Ana Lilia Pérez, el Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM), dirigido por Carlos Romero Deschamps, cuenta con la cláusula 251, que refiere:

“El patrón pagará los salarios y prestaciones, viáticos y ayuda para transporte y gastos conexos foráneos de 73 funcionarios del Comité Ejecutivo General que incluye asesores sindicales y Consejo de Vigilancia, 90 integrantes de las comisiones nacionales mixtas; 158 comisionados nacionales y 12 comisionados adscritos directamente a las órdenes del secretario general”.

Por esta cláusula, Pemex pasa al sindicato mensualmente 7 millones 865 mil pesos, dinero que en parte se utiliza para gasto corriente: recibos de luz y agua, y pagos de asesores, “pero también para pagar cremas antiarrugas, arreglos florales, botellas de alcohol y pastillas para adelgazar entre varios productos”, indica el texto publicado en Newsweek.

LEER MÁS:  Rosario Robles comparece ante la Cámara de Diputados (VIDEO)

Pese a que Pemex arrastra una deuda enorme de 1,949.9 mil millones que la mantienen al borde del colapso, el sindicato sigue absorbiendo recursos que serían de gran ayuda para la empresa, y los junta en dos cuentas. Hasta junio, las dos cuentas de Banorte destinadas para los gastos de la cláusula 251, tenían un total de mil 150 millones de pesos.

Por increíble que parezca, el sindicato de Pemex podría ser el único en el mundo que tiene una partida tan opaca como esta, indicó Antonio Rodríguez Fritz, secretario para las Américas de la Federación Internacional de los Trabajadores de Transportes (ITF, por sus siglas en inglés), que aglutina a 147 sindicatos de todo el mundo.

“El hecho de que una empresa, muy probablemente la única en el mundo, acepte cubrir salarios y costos ‘no cuantificados’ para 333 ‘representantes sindicales’, muestra el desprecio que los funcionarios hacen de los recursos del pueblo mexicano. Esta cláusula desmedida tiene un alto costo anual de millones de pesos cuyos recursos deberían de ser utilizados para mejorar las condiciones de los trabajadores de la industria, porque muchos laboran sin los recursos e insumos necesarios”, dijo.

LEER MÁS:  Aprueban diputados federales aumento de apoyo para gasolina y transporte aéreo

Además de dudosos gastos en asesorías legales y administrativas, mantenimiento e investigaciones legales, el Sindicato gastó parte de esa Cláusula en whiskies Johny Walker Blue Tiffanny, Chivas Regal 18 años, Buchanans 18 años y Buchanans 12 años. Y botellas de vodka Grey Goose, Beluga Noble Gold y Absolut.

Detalladamente, en el edificio del STPRM, se gastan los siguientes montos, reportó Pérez: “entre 2 mil 800 y 3 mil pesos para que en las zonas donde oficialmente despacha el comité directivo y sus asesores haya música ambiental. Además, para que sus pantallas tengan televisión por cable se pagan tres servicios distintos por casi 2 mil pesos mensuales. De telefonía se erogan 99 mil pesos mensuales; la luz se factura entre 48 mil y 50 mil pesos bimestrales, en promedio; por agua 40 mil; por el servicio de limpieza 25 mil; por la limpieza de los vidrios exteriores, un promedio de 10 mil pesos mensuales. El predial se eleva a más de 4 millones 129 mil pesos anuales por dos inmuebles del sindicato petrolero ubicados en las calles de Zaragoza 15 y Vicente Guerrero número 10. Y como en las oficinas hay macetones con plantas naturales de helechos y cunas de Moisés, para su particular cuidado, a cargo de un vivero particular, se erogan 11 mil pesos mensuales.

LEER MÁS:  Perfilan democratización del Sindicato de Pemex con votación libre y secreta

“En gastos de papelería se incluye insumos para teléfonos de los dirigentes sindicales —hasta fundas para iPhone—, por lo que se erogan 150 mil pesos mensuales, En equipo de cómputo, el gasto es de más de 100 mil pesos en promedio al mes.

Bajo el amparo de la Cláusula 251, Pemex también compra al STPRM papel higiénico y toallas de papel para las manos por poco más de 28 mil pesos mensuales.

Productos de cuidado estético, dulces, botellas de alcohol, medicinas, gasolina, restaurantes, cantinas, y hasta el festejo del Sindicato que costó 2 millones 500 mil pesos en el 2017, se sacaron de la caja chica de la Cláusula 251; todo con cargo al erario.

Si quieres informarte más, visita: Regeneración

loading...

Comentar con facebook