Ciudades santuario en Estados Unidos se mantienen

Alcaldes de Nueva York, Chicago y Los Angeles mantienen su posición de resguardo de los inmigrantes.

 

Se ilumina el Empire State con colores de la Bandera de México nueva york

Regeneración, 26 de enero de 2017.- Aunque Donald Trump indicó que cortaría los recursos federales a las ciudades que protegieran inmigrnates, los alcaldes de Los Angeles, Chicago y Nueva York, siguen mostrando su apoyo.

Pues si bien Trump firmó la órden ejecutiva, el proceso para llevarla a cabo podrían llevar meses, debido a la complejidad legislativa que existe en los estados, los tribunales federales y el gobierno en Washington DC, indicó Los Angeles Times.

En tanto, las declaraciones de los alcaldes ya fueron expresadas.

“Vamos a continuar siendo una ciudad santuario. No hay extraños entre nosotros. Le damos la bienvenida a la gente”, dijo este miércoles Rahm Emanuel, alcalde de Chicago.

LEER MÁS:  Corte Internacional de Justicia ordena a Israel detener ofensiva en Rafah

Y el alcalde neoyorquino Bill de Blasio escribió en Twitter: “Permanecemos unidos. Para la gente trabajadora, familias de inmigrantes, entre nosotros”.

La orden ejecutiva de Trump de bloquear subsidios federales podría costarles a estas ciudades millones de dólares.

Pero también, el Departamento de Justicia como el de Seguridad Interna deberán revisar qué tipos de fondos podrían retenerse o negarse.

Mientras tanto, habría varias cosas qué hacer al interior de las ciudades y estados, pues algunos tribunales federales han apoyado a ciudades que argumentan que no pueden retener en la cárcel a inmigrantes más allá de su tiempo de condena en función de lo que digan las autoridades federales.

LEER MÁS:  AMLO reitera compra de terrenos a Vulcan Materials, no expropiación

Y en octubre del año pasado, un tribunal federal en el estado de Illinois dictaminó que el gobierno necesitaba una orden judicial para tomar la custodia de los inmigrantes detenidos en las cárceles locales.

Así, la acción ejecutiva de Trump representa entonces “un conflicto y una división política” entre el gobierno federal y varios estados.

Vía BBC