Decenas de familias aún buscan a sus hijos tras masacre en Texas

Se eleva a 21 el número de muertos, en su mayoría niños de menos de 10 años. Heridos en Texas trasladados a hospitales, familiares sin información

Masacre en Texas

Regeneración, 25 de mayo de 2022. Decenas de estudiantes fueron trasladados a hospitales luego de que tirador abriera fuego en escuela primaria de Texas. Esto luego de ser impactados por las balas y algunos, lamentablemente, continúan en estado crítico.

Texas

Y es que uno de estos casos es el de un hombre identificado como Federico Torres, quien durante una entrevista con la periodista Anayeli Ruiz, expresó su angustia al no tener noticias de su hijo.

Asimismo el padre detalló que el niño se encontraba en la primaria Robb Elementary School, donde ocurrió el tiroteo.

En ese sentido el padre de origen hispano revela que se enteró de la tragedia por los mismos amigos de la región de Uvalde, en Texas, por lo que corrió de inmediato hasta el lugar.

Sin embargo, las horas continúan pasando y no tiene noticia alguna del menor, a quien envió esta mañana a la primaria como de costumbre.

Al respecto se narra que Federico Torres revela que ha ido de un lado a otro entre la escuela y los hospitales, pero las autoridades no le han dado respuesta de si su hijo se encuentra o no con vida.

Al tiempo que reveló que su hijo se encontraba en la clase del Sr. Reyes, donde ocurrió parte de la matanza a manos de un joven identificado como Salvador Ramos.

LEER MÁS:  AMLO reconoce quinta ola de Covid, habrá vacuna a partir de los 5 años

Así, el padre pide a quien pueda tener alguna noticia sobre el pequeño Rogelio, que por favor lo informe.

Y es que el caso de Federico Torres se suma al de muchos otros padres abatidos y completamente desconsolados.

Familias

Asimismo los portales indican que decenas de personas se reunieron en un centro cívico y recurrieron a las redes sociales para recordar a los niños muertos.

Además de hacer desesperados llamados de ayuda para dar con sus hijos desaparecidos.

Con la caída de la noche, comenzaron a conocerse los nombres de los asesinados. En el centro cívico, un hombre se alejó sollozando por teléfono mientras decía “se ha ido”.

Al tiempo que se narra que en la parte trasera del edificio, una mujer lloraba y gritaba alternativamente a su celular, agitando el puño y pateando el piso.

En ese lugar, Manny Renfro recibió la noticia de que su nieto, Uziyah Garcia, de 8 años, estaba entre los fallecidos.

“Era el niño más dulce que he conocido”, afirmó. “No lo digo solo porque fuese mi nieto”.

Renfro contó que Uziyah lo visitó por última vez en San Angelo durante las vacaciones de primavera.

“Empezamos a jugar al fútbol americano juntos y le estaba enseñando patrones de pase. Era un niño muy rápido y podía atrapar la pelota muy bien”, añadió. “Había algunas jugadas que yo nombraba y él recordaba, y las hacía exactamente como las habíamos practicado”.

La maestra Eva Mireles fue recordada como una madre y esposa cariñosa.

LEER MÁS:  Misteriosa muerte masiva de estudiantes en Sudáfrica, 11 eran niños

-“Era aventurera. Definitivamente diría cosas maravillosas sobre ella. Se la va a extrañar mucho”, dijo una de sus familiares, Amber Ybarra, de San Antonio, Texas.

Lágrimas

Lisa Garza, de 54 años y de Arlington, Texas, lloró la muerte de su primo, Xavier Javier López, quien había estado esperando ansioso la llegada del verano para nadar.

“Era un niño de 10 años cariñoso que disfrutaba de la vida sin saber que hoy iba a ocurrir esta tragedia”, apuntó. “

Era muy jovial, le encantaba bailar con sus hermanos, con su madre. Esto nos ha afectado a todos”.

Además, lamentó lo que calificó como una regulación de armas poco estricta.

“Deberíamos tener más restricciones, especialmente si estos chicos no están en sus cabales y todo lo que quieren hacer es herir a la gente, especialmente a niños inocentes que van a las escuelas”, dijo Garza.

En las redes sociales, las familias publicaron imágenes de niños sonrientes mientras pedían información.

Las clases estaban en su recta final y cada día escolar tenía un tema. El del martes era “Footloose y Fancy”, y se suponía los alumnos debían llevar ropa bonita con zapatos divertidos o elegantes.

-“Nos mandaron al hospital, al centro cívico, al hospital y aquí de nuevo (y) nada”, señaló Torres un padre de Texas.

-“No nos dicen nada, solo una foto, esperar y desear que todo esté bien”.

Finalmente Torres dijo que rezaba para “que encuentren a mi hijo sano y salvo… Por favor, si saben algo, hágannoslo saber”.