(Des) montajes: “ROMERO. Después, otra vez, la noche”.  Lo mejor de la escena Latinoamericana en México

Por Alexandro Guerrero

“Este es el pensamiento fundamental de
mi predicación: nada me importa tanto
como la vida humana”.

Óscar Arnulfo Romero

RegeneraciónMx.- Abrir la dimensión histórica y un nexo con lo autobiográfico partiendo del simbolismo para situar tanto la esfera religiosa como  la política como rastreo es un primer gran acierto de esta pieza que se estrenó este miércoles 6 de septiembre de 2023 en el Foro La Gruta del Centro Cultural Helénico en la Ciudad de México.

 A condición de temporalidades duales simultáneas y en cuanto a lo que manifiesto plantean los distintos espacios, subespacios de memoria  en ramificaciones colectivas, mecánicas, radiales y sonoras. Siempre con la condición espacial de transubstanciación agua, fuego, el sacramento de la sangre.  Tanto infierno, purgatorio y rescoldo de guerrilla nos muestran en “ROMERO. Después, otra vez, la noche.”; el presente y devenir de un contrañaque de teatro latinoamericano, valioso por condiciones múltiples, con un riesgo logrado y sólido de lo contemporáneo y como documento, herramienta sin duda militante y poderosa. Hay un infinito en el potencial metonímico de sus hallazgos.

En los comentarios posteriores a su función de estreno, los actores agradecieron públicamente al Maestro Antonio Zúñiga, anterior director del Centro Cultural Helénico, la posibilidad de concretar su presencia con esta temporada en el  Foro La Gruta. 

Sin duda es esta dimensión de la teatralidad, una apuesta por la creación de públicos críticos en espacios emblema de la escena nacional.

Un giro decolonial sensible a la realidad social respecto a nuestras luchas y próceres paradigma donde van primero quienes menos tienen. Un enorme acierto que evoluciona el diálogo en lo estético entre propuestas de nuestra región.

Dos actores de extrema profundidad, son los que transtransitan en un dilatado disparo. (Metáfora antonomástica del pensamiento de izquierda poético más crítico y crudo). Viviremos esa “otra vez”, la noche de todas las “otras noches” desde aquella, cargada de delirio, impotencia y condición fragilísima como sino trágico de las versiones históricas.

Cuerpos segmentados en la barbarie y la masacre, escripturalidades en su fe y en los laberintos incansables de la historia contemporánea de la República de El Salvador a inicios de los años ochenta tinta en sangre. Una creación más que lograda que analiza también la  transgresión de lo ritual.

LEER MÁS:  AMLO inaugura tramo Cancún-Playa del Carmen del Tren Maya

Un proyecto de La Galera Teatro y Pasionaria Laboratorio Escénico, con el apoyo de IBERESCENA. Con la dramaturgia y la dirección de Diego Fernando Montoya, espléndido, sorprendente y sin artificios.

 Las actuaciones de René Lovo y Omar Renderos, notables, radicales, imposibles de olvidar.

René Lovo formó parte de la guerrilla de su país, el viaje al interior a ojos vendados, a descargas de una eléctrica fragmentación, potente.

 Omar Renderos se autoconfiesa sin cortapisas, delicioso en lo musical, entrañable y agónico. 

Un trabajo equilibrado en el tono de  su particular contención como  desde lo espacial escénico literal y hasta lo que buscan compartirnos subliminalmente desde las aristas más precarias. Teatro hecho con redes y solidaridad en cuanto a producción: Congruencia. Lo pongo con mayúsculas: CONGRUENCIA.

“No me consideren un juez, ni un enemigo” -decía en un sermón a los ricos del país, Monseñor Óscar Arnulfo Romero. “Soy simplemente el pastor, el hermano, el amigo de este pueblo, un amigo que sabe de sus sufrimientos, de sus hambres, de sus angustias y, en nombre de esas voces, yo levanto mi voz para decir: no idolatren sus riquezas, no las salven de manera que dejen morir de hambre a los demás. Compartan, para que ustedes y todos sean felices.”

 ROMERO. Después, otra vez, la noche es el resultado de un proceso de laboratorio teatral en torno a la figura de Monseñor Romero (1917-1980), un arzobispo salvadoreño reconocido por su trabajo humanitario y su lucha contra la pobreza, la represión y la crueldad en su país. Ya el propio texto de la obra deja entrever su espíritu combatiente: “El 24 de marzo de 1980 todos estábamos en algún lugar y en un instante, sin saber que todos los lugares y todos los instantes son los mismos, sin pensar que nuestros cuerpos caían exhalando un último amén, sin pensar que eran nuestras propias manos las que apretaban el gatillo, sin darnos cuenta de que nosotros mismos éramos esa bala calibre 22 que cruzaba por centésimas de segundo hacia nuestro propio pecho”. Así, en la poética de estas palabras y en una serie de diálogos provenientes de la entraña, el drama indaga en los acontecimientos políticos, sociales y culturales relacionados con el asesinato de Monseñor Romero.

LEER MÁS:  AMLO lamenta fallecimiento de 4 soldados en Aguililla

 Este proyecto de investigación y creación se desarrolló entre Cali, Colombia y San Salvador

 Sobre el proceso teatral, Diego Fernando Montoya, apunta: “Se trata de una indagación sobre el mal, pero también sobre el sacrificio. Partimos de los breves minutos de un acontecimiento: un asesinato. Y desde allí, como si se tratara de una alteración paradigmática del tiempo, fuimos hacia adelante, hacia atrás: entre lo documental y lo ficticio, entre la historia social, política y personal, escudriñando la trayectoria de ese hecho, como si siguiéramos la trayectoria de la bala que lo originó”.

Sobre la construcción dramatúrgica, el director precisa que “el punto de partida son los dos personajes que lo protagonizan: Monseñor Romero y uno de los mercenarios que perpetró su crimen. Fuimos ellos, y también nosotros, para cuestionar la acción misma de representarlos, para interrogarnos sobre cómo la historia nos configura y cómo la ineludible fuerza de los acontecimientos nos empuja a la acción”. El equipo creativo se completa con el talento de Raquel Cañas en la asistencia de producción; Diego Fernando Montoya Serna en el concepto sonoro; Javier Río en la escenografía; David Osegueda en el diseño gráfico; Armando Rodríguez en la memoria audiovisual; Alejandro Cañas en las fotografías; Omar Renderos en la difusión; René Lovo en la producción ejecutiva y La Galera Teatro en la producción general. Esta coproducción ganadora de IBERESCENA.

Funciones miércoles y jueves a las 20:00 horas, del 6 al 28 de septiembre, en el Foro La Gruta. Centro Cultural Helénico.  El costo del boleto es de $310. Las entradas se pueden adquirir en la taquilla. 

https://www.helenico.gob.mx/