Los narcocorridos nacieron en los 30, pero no fue hasta épocas de crisis y violencia en los años 70, 80 y durante el sexenio de Calderón que terminaron de establecerse en el gusto del público.

narcocorrido

Regeneración, 17 de octubre 2016.-  Aunque los narcocorridos nacieron en la década de los 30, no fue sino hasta las épocas de mayor crisis y violencia que tuvieron su auge, en los años 70 tuvo su primer auge con los Tigres del Norte, siguió en los 80 cuando Rafael Caro Quintero era la figura más importante del narcotráfico y se terminó de establecer en el sexenio de Felipe Calderón cuando la guerra contra el narco con miles de ejecuciones y enfrentamientos.

En diciembre de 2006, cuando una crisis de legitimidad hizo que Felipe Calderón le declarara la guerra al narcotráfico, lejos de obtener mayor seguridad, la estrategia ocasionó un sinfín de ejecuciones, enfrentamientos, descabezamientos y desapariciones, dejando miles de víctimas a lo largo del país.

LEER MÁS:  Cae el M1, sucesor de el Marro en el Cártel Santa Rosa de Lima

Ante esto, el narcocorrido, rápidamente reflejó la nueva realidad y nació el Movimiento alterado, que consta de letras hiperviolentas, explícitas y reales sobre descabezados, colgados y pozoleados.

“Los cárteles están en guerra entre sí y con el Estado y la música lo refleja”, aseguró el académico de la Universidad Estatal de San Diego Imperial-Valley, Carlos Ramírez Pimienta.

Incluso, canciones como Pacas de a kilo y Jefe de Jefes, hacen alusión disimuladamente a la complicidad existente entre autoridades y criminales:

“Los pinos me dan la sobra/ mi rancho, pacas de a kilo”, que en palabras del propio vocalista de Los Tigres del norte, Jorge Hernández, la letra se refiere a un arreglo económico con el Presidente o sus colaboradores, por lo que goza de impunidad.

LEER MÁS:  Viralizan foto de Claudio X. con diputado de MC en restaurante

Para Lenin Ramírez, cantante y compositor de narcocorridos, el gobierno quiere responsabilizar y culpar a los narcocorridos de la violencia, pese a que es su responsabilidad.

“Es un asunto cultural, arraigado en la gente no sólo de Sinaloa, sino de todo el país y el gobierno pretende culpar a los músicos que interpretan o componen los narcocorridos y los prohíbe. Los criminaliza porque a alguien tiene que culpar, aunque la responsabilidad de que no haya empleo y buenos salarios, y gente armada en las calles sea de la autoridad”.

Con información de La Jornada.