En 2014, Lía Limón fue abucheada a las afueras de la CIDH por su papel en la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa. En ese momento era subsecretaria de Asuntos Jurídicos y Derechos Humanos.

El día que abuchearon a Lía Limón por la desaparición de los 43

Regeneración, 31 de agosto del 2021. El 30 de octubre del 2014, un mes y medio después de que los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecieron, una delegación del gobierno mexicano acudió a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en Washington, Estados Unidos, para explicar su Programa Nacional de Derechos Humanos.

La delegación mexicana fue recibida a las afueras de la CIDH con abucheos y pancartas de manifestantes que pedían justicia por la desaparición de los estudiantes. Entre los funcionarios del gobierno se encontraba la actual alcaldesa electa de Álvaro Obregón, Lía Limón, que en ese momento era subsecretaria de Asuntos Jurídicos y Derechos Humanos (2012-2015) en la Secretaría de Gobernación.

Los manifestantes se unieron en una sola voz para gritar diferentes consignas, como: «¡Justicia!» y «¡vivos se los llevaron, vivos los queremos!». Además, llamaron a los funcionarios asesinos.

LEER MÁS:  Caen los primeros dos experitos por alterar pruebas del caso Ayotzinapa

Como subsecretaria de Derechos Humanos, Limón estaba a cargo del diseño de dicho Programa; el cual se elaboraba junto con organizaciones de la sociedad civil, instituciones académicas y con las dependencias de la Administración Pública Federal.

Limón se comprometió a encontrar la verdad y castigar a los responsables

Durante la primera audiencia, la funcionaria afirmó que se realizaría una investigación imparcial para encontrar a los estudiantes y castigar a los responsables. Sin embargo, a casi siete años de la desaparición de los 43 aún no se sabe qué pasó, ni se ha localizado a 40 normalistas.

Asimismo, sostuvo que el gobierno de Enrique Peña Nieto no pretendía minimizar la gravedad de lo ocurrido y que su administración no descansaría hasta aclarar los hechos. Limón también dijo que las autoridades garantizarían el derecho a la verdad y justicia, pero unos meses después, a principios de 2015, la entonces Procuraduría General de la República presentó la famosa «verdad histórica».

LEER MÁS:  #Opinión: A siete años, Ayotzinapa vive

En diciembre de ese año, Proceso reveló que la subsecretaria intentó indemnizar a las familias de los 43 normalistas. Por lo que en la segunda quincena de noviembre organizó una reunión con el Comité Técnico del Fideicomiso para el Cumplimiento de Obligaciones en Materia de Derechos Humanos para proceder.

El objetivo de Limón era «abrir la chequera» para resarcir a los familiares de los
estudiantes desaparecidos y así presentar ante instancias internacionales “avances” en el caso Ayotzinapa.