Por Ricardo Sevilla

El pasado 11 de mayo, desde el portal de Associated Press (en la sección AP Verifica), Rafael Cabrera aseveró que en mi artículo de investigación “INE abre sus puertas a Claudio X. González”, publicado el 11 de mayo aquí, en Regeneración, yo afirmé que “El Instituto Nacional Electoral (INE) de México, presidido por el consejero Lorenzo Córdova, designó a seis especialistas para que puedan alterar el Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP) y así se pueda cometer fraude en las elecciones del 6 de junio”.

Acto seguido, Cabrera lanzó una sentencia que él mismo, siguiendo sus propios raseros, llamó “Verificación”. “Falso”, decretó. Y agregó: “Los seis integrantes del Consejo Técnico Asesor (COTAPREP) sólo analizarán los datos del PREP y entregarán un informe final, pero la operación y control del mismo son exclusivos del INE. El PREP no son los resultados oficiales de la elección. El conteo de votos en las casillas cuenta con diversos mecanismos de protección de los que participan todos los partidos políticos”.

En seguida, Cabrera hizo una glosa larga sobre el comunicado que el Instituto Nacional Electoral (INE) publicó, cerca de las 23:00 del pasado lunes 10 de mayo, y que tuvo a bien (y quizá con un poco de urgencia) “etiquetarme” en mi cuenta de Twitter, ya cerca de la medianoche.

De entrada, en mi artículo de investigación jamás afirmé que los colaboradores de Claudio X. González o los colaboradores de Krauze o Aguilar Camín entrarían al COTAPREP “para que puedan alterar el Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP) y así se pueda cometer fraude en las elecciones del 6 de junio”.

INE abre sus puertas a Claudio X. González

Ahora bien, si Cabrera hubiera firmado aquella nota a título personal y la hubiese publicado como lo que asegura ser: “periodista independiente”, lo cierto es que su “verificación” (o su sentencia) ya estaría hundida en el mar de lo anecdótico. Pero Cabrera no esgrimió su dictamen a cuenta propia, sino pertrechado tras las siglas de Associated Press (AP), donde, sin desdoro de su “periodismo independiente”, trabaja desempeñando el puesto de verificador.

LEER MÁS:  Secretaría del Trabajo retoma el bloqueo a jitomate por trabajo forzado

Y eso precisamente es lo que alarma porque hay que recordar que, en marzo de 2018, esta agencia estadounidense de noticias celebró un convenio, “como parte de sus esfuerzos integrales de verificación de hechos”, con Facebook “para identificar y desacreditar las noticias falsas y engañosas… que estén circulando en la plataforma”.

Dicho de manera más categórica: AP influye directamente en los contenidos que circulan y se comparten en Facebook. Es decir: si a un verificador como Cabrera le parece que en la red social propiedad de Mark Zuckerberg transita una noticia que, desde su punto de vista, sea “falsa y engañosa”, en ese mismo instante, envía una alerta a la red social Facebook y, en un santiamén, la suprimen de la plataforma.

Y aquí va una pregunta retórica: ¿Por qué preocupa que AP tenga a verificadores como Cabrera? Ante lo que me gustaría responder con una verificación al verificador.

Los Hechos: 1. Rafael Cabrera trabajó en el portal Animal Político, “aliado estratégico” de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad. 2. El verificador de AP trabajó (y continúa publicando) investigaciones y reportajes (que él insiste en llamar “independientes”) en la organización fundada por Claudio X. González Guajardo. 3. Sofía Ramírez Aguilar, exdirectora General Adjunta de Investigación Aplicada en MCCI e integrante (cuestionada) del COTAPREP, fue compañera del verificador Cabrera en esa misma organización.

LEER MÁS:  Evo, agradecido con Mexico; me salvaron la vida, asegura

Sentados estos hechos (que invito a ser objetados o “verificados” por Rafael Cabrera), procede con una:

Denuncia ante AP: el señor Rafael Cabrera no es ningún “periodista independiente”, como se vanagloria. El personaje que presenta cartas credenciales de “Reportero de fact-checking en @AP_Noticias” (frase tomada de su cuenta de Twitter, verificada, claro), no sólo ha firmado desplegados contra López Obrador, sino que, además, suele impartir talleres en el CIDE, bajo el auspicio de MCCI y la USAID. Sí, aquella agencia que, una y otra vez, ha sido señalada por una legión de periodistas (ellos sí independientes) y varios gobiernos internacionales de golpista e intervencionista.

Y si Rafael Cabrera ha tenido como compañeros a Valeria Moy (directora del IMCO) o a Sebastián Garrido de Sierra (el otro miembro cuestionado del COTAPREP) es porque, como dice la frase hecha, “el mundo es muy pequeño”.

Pero, fuera de toda ironía, lo cierto es que preocupa (y aterra) que los “periodistas independientes” (pagados por Claudio X. González y colaboradores de Enrique Krauze y Héctor Aguilar Camín) no sólo vayan a “vigilar” las elecciones del próximo 6 de junio, sino que, por si fuera poco, también estén “verificando” y suprimiendo los contenidos en las redes sociales. ¿Hacemos un fact-checking, Rafa Cabrera?

https://www.periodismocide.org/diplomado-en-periodismo-de-investigacion/