Encuentran los restos óseos que pertenecen a 30 víctimas aproximadamente y la Fiscalía dijo que realizará excavaciones en los predios aledaños para buscar más.

Encuentran más de 4 mil restos óseos en la casa del feminicida de Atizapán

Regeneración, 18 de julio del 2021. Andrés “N”, el feminicida de Atizapán, enterró en su casa más de 4 mil 300 restos humanos y, hasta ahora, se identificaron 19 víctimas.

Las excavaciones en la casa del feminicida iniciaron luego de que se descubrió el feminicidio de Reyna González, el último crimen que cometió Andrés de 30 aproximadamente. Todas las víctimas del feminicida fueron enterradas en la casa ubicada en la colonia en Lomas de San Miguel, en el municipio de Atizapán de Zaragoza, Estado de México.

Los vecinos del municipio le decían a Andrés “El Chino”, el victimario elaboró una lista con nombres en cinco libretas de distintos tamaños; las cuales se encontraron en el sótano en el que Andrés asesinó a sus víctimas. También se encontraron 38 casetes de 8 milímetros y 25 de VHS.

La Fiscalía General del Estado de México concluyó las excavaciones en el predio de más de 68 metros cuadrados; sin embargo, la fiscal para Delitos de Género, Dilcya García, indicó que las excavaciones podrían ampliarse a otros predios para desenterrar todos los restos e informó que se realizarán excavaciones en las habitaciones que rentaba y en el consultorio médico.

Los vecinos nunca le conocieron esposa, ni hijos, pero a dos predios de su casa vivía su hermana Malena y su sobrina. Aunque ambas se regresaron a Oaxaca, de donde son originarios, porque su consanguínea se enfermó.

Las autoridades mexiquenses empezaron a colaborar con las autoridades de Oaxaca para indagar en el pasado de Andrés “N”.

Uno de los vecinos contó a La Jornada que el feminicida de Atizapán llegó a pedir firmas de apoyo para ser presidente de la colonia y otros vecinos contaron que siempre buscaba apoyo de partidos políticos o de la presidencia municipal para pavimentar y alumbrar calles. 

Las autoridades de la Fiscalía no tienen evidencia de que recibiera algún pago por  realizar gestiones vecinales. Por lo que creen que el feminicida de Atizapán vivía de las rentas de los cuartos de su casa y del consultorio médico.

Dilcya García dijo que se han acercado familiares de 10 mujeres desaparecidas y ella se comprometió a realizar una investigación científica a fondo.

LEER MÁS:  Calderón pide que no haya más víctimas de violencia, ¿y las de su sexenio?