Compartir

El feminicida de Ecatepec, tras una posible valoración psicológica, declaró que él y su pareja comían partes de sus víctimas

 

Presunto feminicida serial de Ecatepec declaró haber asesinado a 20 mujeres

Regeneración, 10 de octubre de 2018. El fiscal general de Justicia del Estado de México, Alejandro Gómez Gutiérrez, informó que continúan las investigaciones por el asesinato de al menos 20 mujeres en la colonia Jardines de Morelos, en el municipio de Ecatepec, Estado de México.

Alejandro Gómez confirmó que el feminicida practicó canibalismo y comió carne de las mujeres que asesinó con su esposa Patricia “N”.

“Sí hay declaraciones de esos sujetos en ese sentido (que comían parte de sus víctimas), lo dijeron ante el Ministerio Público, declaración que ya fue vertida ante la autoridad judicial, en la audiencia pública correspondiente”, detalló el fiscal.

También habló sobre el video que se filtró en redes sociales, el cual revela una entrevista al feminicida, el fiscal dijo que desconocía su existencia, por lo que esperará a que este sea analizado, así como que el mismo no entorpezca la investigación.

“Se trata de una filtración, es un traidor, de alguna persona que con todo cinismo está filtrando información que no tiene por qué (…) por las razones que tenga. Es una evidencia que salió a la luz pública, eso no quiere decir que de manera inmediata la vuelva ilícita o inválida, tenemos que analizar cómo está y en función de eso, actuar”, opinó.

En el video se escucha que el probable psicólogo lo cuestiona sobre su vida y sus víctimas, Juan Carlos “N” se refiere a sus víctimas y dice: “”Prefiero a mis perritos a que ellas sigan respirando mi oxígeno”.

LEER MÁS:  Pareja cometió al menos 10 feminicidios en Ecatepec, trasladaban restos en una carriola

“El señor (Juan Carlos “N”) ante el Ministerio Público declaró sin arrepentimiento alguno, sin culpa, el haber intervenido en 20 eventos delictivos; pero sólo dio nombres, lugares, vestimenta y fechas de 10 casos, donde hemos concentrado todas nuestras capacidades”, indicó el fiscal.


Un fenómeno social que nos involucra a todos:

Elisa Godínez Pérez

El caso del asesino de Ecatepec genera, además del morbo, una reacción de perplejidad como si fuera una anomalía, una excepción descontextualizada, deshistorizada e individualizada y no un fenómeno social que nos involucra a todos.

La violencia nunca está aislada, sino que es un continuo de violencias encadenadas en todos niveles.

Socialmente nos atañe a todos.

O debería.

Y más valdría que este caso “excepcional” no sirva para que las inútiles autoridades se laven las manos y den carpetazo al resto de casos.

(Guardada toda proporción, es como con los linchamientos: un día se “descubren” y no atinan a decir más que “es barbarie, son salvajes”. Horrorizados, se quedan en “lo irracional”, incapaces de hacer una lectura profunda de sus causas sociales.)

De cualquier modo, la cantidad y modo de operación de los asesinatos de mujeres en Ecatepec sobrepasa por mucho a un asesino serial y “solitario”.

Estamos ante una industria de la crueldad ligada al crimen organizado.

Un estado generalizado de corrupción en el que matar mujeres es normal

Témoris Grecko

La atención pública está en la brutalidad de las declaraciones de Juan Carlos, el homicida de Ecatepec.

Pero la enfermedad de un psicópata no puede preocuparnos más que una enfermedad sistémica:

¿Cómo es que pudo matar y desaparecer los cuerpos de 20 mujeres a lo largo de seis años, sin ser detectado?

LEER MÁS:  Temen que Arlet sea una de las víctimas de pareja feminicida de Ecatepec

No posee un inmenso rancho dónde asesinar, destazar y destruir: vivía en un cuarto de servicio.

Tiene todo el sentido lo que afirma la periodista Lydiette Carrión, autora de “La fosa de agua”, una investigación sobre feminicidios en el Estado de México: el problema no es un individuo, es estructural.

Los gobernantes priístas de esa entidad, con sus diputados, alcaldes, procuradores, agentes y jueces, han creado un estado generalizado de corrupción en el que matar mujeres es normal.

Y el silencio duele

Aarón Alvarez Vargas

Un fenómeno global quizá, pero que en México ha tenido todas las facilidades para proliferar en la impunidad más escalofriante.

Basta con ver Ecatepec.

Es tiempo de romper esta visión podrida:

Las mujeres no son mercancía, incubadoras, abasto de órganos, provocadoras de hombres por su forma de vestir.

No son unas “perras” por usar shorts cortos en el verano.

Y el silencio duele.

Digamos algo, a alguien, lo que sea.

Pero dejemos de fingir que las chicas desaparecidas son un vago rumor que se llevará el viento tarde o temprano.

Son hermanas, amigas, hijas, madres.

Son MUJERES.

#NoLesCreas

Posted by Nicolas Nichea on Monday, August 13, 2018

Carrion, autora de un libro titulado “La fosa de agua” sobre algunos de los tantos casos de desaparición y asesinatos de mujeres en esa zona del Estado de México, dijo en #AristeguiEnVivo, que lo ideal es que las autoridades realmente sigan cada una de las líneas de investigación de las desapariciones pues en caso de atribuirle todos los casos confesado por Juan Carlos “N”, podrían dar carpetazo como lo hicieron con “El Mili” hace unos años.

LEER MÁS:  Narcotráfico, redes de trata de personas y tráfico de órganos operan en Ecatepec

El tema del descuartizamiento no es nuevo en esta zona pero jamás le dieron seguimiento, hay líneas de investigación que dejaron morir”, aseguró la periodista que durante casi seis años ha seguido de cerca este tipo de casos en el Estado de México por lo que ha podido comprobar que ahí es “zona muy violenta en donde está documentada la presencia del crimen organizado y en específico de bandas de tratantes muy sádicos, muy violentos, una cosa espeluznante“.

Carrion explicó que ante este panorama el tema no es solo esperar sino realmente presionar para que las autoridades investiguen lo que pasa ahí:

“A cada rato aparecen descuartizados, no sólo mujeres también hombres, hubo al menos dos casos en la zona, esta niña de 13, que nadie sabe qué le pasó durante este año y otro caso en Héroes Tecamac de otra jovencita de 14 años que estuvo viva 5 meses después de su desaparición.Las dos fueron encontradas desmembradas“.

 

Si quieres informarte más, visita: Regeneración

loading...

Comentar con facebook