La NED que financia organizaciones contra el Tren Maya influyó en la Revolución Naranja de Ucrania

Entre los involucrados de estas misiones desestabilizadoras se halló una docena de agencias extranjeras que financiaron propaganda y protestas entre la población.
Joe Biden en Ucrania en 2015 después de las protestas.

Regeneración, 3 de septiembre de 2020. Entre 2000 a 2015, Ucrania vivió uno de sus momentos más álgidos de su historia reciente: una “Revolución Naranja”. Protestas, polarización de la sociedad e influencia de occidente –estadounidense y europea—fueron los eventos que tuvieron como desenlace la anexión de Crimea por parte de Rusia.

Entre los involucrados de estas misiones desestabilizadoras se halló una docena de agencias extranjeras que financiaron propaganda y protestas entre la población.

Una de estas agencias ha financiado organizaciones en México las cuales han buscado detener la construcción del Tren Maya, así lo reveló el presidente Andrés Manuel López Obrador en su conferencia matutina.

La Fundación Nacional para Democracia (NED por sus siglas en inglés) está financiado por un presupuesto votado por el Congreso estadounidense y sus fondos los administra un consejo de administración en el que está representados el Partido Republicano, el Partido Demócrata, la Cámara de Comercio de Estados Unidos y el sindicato American Federation of Labor-Congress of Industrial Organization (AFL-CIO).

La NED ha sido acusada de ser un brazo de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), ésta fundación apoyó, entre 2000 a 2005, el Laboratorio de Iniciativas Legislativas en Ucrania y su publicación de referencia académica, “Parlament”. También financió el sitio web www.pravda.com.ua, en mancuerna con la Embajada de Estados Unidos con un apoyo de 24 mil dólares en octubre de 2000. La NED y la Sección de Asuntos Públicos de la Embajada de EE. UU. también ayudaron a financiar www.telekritika.kiev.ua., un sitio dedicado al análisis de los medios y al monitoreo de tendencias en los medios, que en realidad era más popular dentro de Ucrania que en el extranjero, rápidamente se estableció como un sitio de visita obligada para los periodistas ucranianos en el 2004.

LEER MÁS:  Detienen a exfuncionario de la embajada de EU por abuso sexual en CDMX y Washington

La mayoría de estos apoyos económicos ayudaron a las organizaciones ucranianas para mejorar el historial de trabajo independiente. A finales de diciembre 2004, el Ministerio de Economía de Ucrania dio a conocer detalles de dos contratos resultantes firmados por la Comisión Electoral Central y USAID en marzo de 2004. Estos fueron el «Papel de los Ciudadanos en las Elecciones en Ucrania» (presupuesto de 3.674 millones de dólares) y «Promoción de la organización electoral en Ucrania» (presupuesto de 4,481 millones de dólares EE.UU.).

Varios analistas internacionales y geopolitólogos han señalado que las ONGs ucranianas y sus patrocinadores occidentales tuvieron un papel fundamental de respaldo en las encuestas de salida –exit poll-, que calcularon que Yushchenko (pro occidente) había sido el verdadero ganador de la votación de la segunda ronda el 21 de noviembre en un 53% contra un 44%.

En contraste con el resultado oficial, Yanukovych fue rápidamente declarado como el ganador por 49,5% a 46,6%. Ocho embajadas occidentales (EE.UU., Reino Unido, Canadá, Países Bajos, Suiza, Noruega, Suecia y Dinamarca) y cuatro ONGs, entre las que se encuentra la NED, Charles Stewart Mott Foundation, Eurasia and George Soros’s Renaissance Foundation, ayudaron a financiar las encuestas en las urnas en cada una de las rondas de votación. Las fundaciones fueron ampliamente acusadas de ayudar a alterar los resultados después de la primera ronda.

Dick Morris, ex asesor de Bill Clinton, admitió en una reunión en una capital de Europa del Este con miembros del equipo de Yushchenko que una gran encuesta a pie de urna no solo sería útil para ayudar a minimizar el fraude, sino que también podría ayudar a sacar manifestantes a las calles en el caso de ver una tendencia desfavorable para el candidato pro estadounidense.

LEER MÁS:  AstraZeneca reanuda ensayos clínicos de vacuna contra Covid-19

La NED, Open Society y El Papel de los Ciudadanos en las Elecciones de Ucrania (PCEU), dirigido por Freedom House, proporcionó algunos apoyos a la organización juvenil “It´s Time”. A pesar de que este grupo fue foco de acusaciones, las donaciones fueron principalmente a sesiones de formación política general sin involucrarse de lleno en la organización.

En otras latitudes, hubo apoyos directos a otras organizaciones juveniles por parte de este tipo de fundaciones, como Otpor de Serbia en el 2000, donde supuestamente las organizaciones estadounidenses gastaron 41 millones de dólares en operaciones de respaldo, en menor grado, se apoyó “Bison» en Bielorrusia en el 2001; también hubo desaparición de recursos con la organización «Suficiente» en Georgia en 2003.

Según Natalia Antelava, EE. UU. gastó 2,4 millones de dólares en apoyo a la democracia en Georgia por conducto de la organización “Fundación Renacimiento”. En Ucrania, la NED proporcionó más de 240,000 dólares para movilizar a los jóvenes ucranianos en la participación política de 2001 a 2004, según los registros de la propia NED.

En 2014, la NED volvió a influir en las protestas de ucrania con un movimiento pro europeo. En esta ocasión los informes anuales de la NED mostraron que, precisamente en 2012, los montos concedidos a unos 60 organismos ucranianos se elevaron a casi 3,4 millones de dólares.

Estas protestas y revueltas se caracterizaron por el uso de banderas europeas y estadunidenses, manuales para salir a las calles y tácticas subversivas que venían panfletos publicados en páginas de internet. Incluso se llegó a saber que jóvenes usaban nuevas técnicas aprendidas en la internet para poder esconderse de drones.

En gran medida, se quería que Ucrania pudiese pertenecer a la Unión Europea y alejarse de la órbita de influencia rusa.