Mikel Ayestaran narra las heridas de Oriente Medio

En Oriente Medio. Oriente roto el periodista de guerra Mikel Ayestaran se adentra en la verdad de las personas que viven en una de las regiones más «calientes» del planeta, en cómo es su vida cuando la guerra estalla enfrente de su casa; personajes de Líbano, Irán, Siria y las experiencias de aquellos que viven bajo el Califato islámico pueblan las páginas de este libro


 

 

Por Martha Rojas

 

RegeneracioMx, 7 de diciembre.- Mikel Ayestaran es un periodista nacido en el País Vasco, España. En 2005 dejó los horarios fijos de las redacciones para sumergirse en una de las zonas más calientes del planeta, Oriente Medio, una región compleja, inhóspita y llena de encuentros con la muerte de la que cada cierto tiempo escuchamos noticias catastróficas sin saber las repercusiones políticas o sociales que tienen para los locales y el mundo.

Desde hace más de 15 años para Mikel Ayestaran Oriente Medio se ha convertido en su obsesión periodística y quizá su mayor escuela sobre el terreno. Al respecto, escribió un libro de crónicas titulado Oriente Medio, Oriente roto. Tras las huellas de una herida abierta (Ediciones Península, 2017) que tras el reciente reacomodo de fuerzas políticas en Afganistán se vuelve una lectura indispensable y necesaria para entender un conflicto construido de muchos conflictos, cuyas secuelas para Occidente están reflejadas en la migración descontrolada, la fluctuación de los precios del petróleo y la creciente preocupación por el mal llamado terrorismo islámico.

Son justamente las potencias occidentales — reza la descripción del tomo — y los poderes locales quienes dirimen en esta región sus diferencias a través de terceros países marcados por profundas divisiones étnicas, políticas y religiosas. Y es en esas mismas zonas de exclusión y desastre en las que florecen grupos radicales como Al Qaeda o el Estado Islámico, organizaciones radicales propicias a expandir el terror y la brutalidad en forma de videos que circulan por las redes sociales.

Pero Oriente Medio. Oriente roto nos recuerda que la zona del sudeste asiático, que delimita con África y Europa, es un mosaico de complejas perspectivas humanas y religiosas. En esa zona nacieron las tres religiones que predominan en el mundo; el judaísmo, el islam y el cristianismo y desde entonces su historia, también, ha sido la historia de la guerra por la guerra.

La primera vez que este periodista todo terreno se embarcó en la difícil experiencia de la guerra fue en 2006 cuando por circunstancias azarosas y novelescas se vio atrapado en la invasión de Israel al Líbano. Una conflicto que se saldó con la destrucción del sur del pequeño país del cedro en manos de los israelíes. Par Mikel este fue una prueba de fuego y no sólo porque su vida estuviera en riesgo sino porque estando dentro se puede comprender, desde la primera línea, que en la guerra las cosas manqueas son el resultado de varios y desatinados desacuerdos.

Líbano, narra Mikel, es un pequeño país, que delimita con Siria y con Jerusalén, en el que coexisten al menos 15 movimientos religiosos, aunque predomina el islam chiita, un rasgo que comparte con Irán y que los aísla del resto del mundo musulmán que practica el sunismo.

Mikel Ayestaran se define como periodista freelance y viajero empedernido que ha recorrido Líbano, Siria, Afganistán, Irak, Irán, Israel, Palestina, Egipto, Túnez, Pakistán en busca de las historias que hacen que la noticia no se traduzca en cifran y números sino en personas, cuya humanidad ha sido transgredida por el poder y la ambición de unos contra otros. Transcurrieron 10 años desde su primera experiencia bélica en Líbano para que asentara su residencia en Jerusalén desde donde reporta a medios internacionales y forma parte de la Revista 5W. 

La guerra, la muerte, la vida, el sufrimiento y la existencia pueblan los relatos no ficticios de una tierra que se desangra cada cierto tiempo. Una tierra susceptible a recibir en medio del desastre el inicio de la vida. Oriente Medio. Oriente roto es pues el relato de la vida que inicia y termina en medio del conflicto y las circunstancias más adversas.