“Ningún presidente hace esto de saludar a los pobres”: don Manuel sobre AMLO

Don Manuel García Hernández, de 124 años, ganó notoriedad tras el saludo que le envió AMLO hasta Ciudad Juárez donde vive con su familia

"Ningún presidente hace esto de saludar a los pobres": don Manuel sobre AMLO

Regeneración, domingo 24 de enero, 2021. “Ningún presidente hace esto de saludar a los pobres” celebró don Manuel García Hernández, el hombre más longevo del mundo, sobre Andrés Manuel López Obrador. Por Dante García Berlanga, @limpicatto.

El 18 de enero el presidente le envió un saludo hasta Ciudad Juárez, Chihuahua, y esto le hizo ganar más notoriedad de la que ya tenía por su edad: 124 años.

AMLO explicó que su tocayo vivió la Revolución Mexicana y «todavía tenemos la dicha de que está entre nosotros». “Cuando los villistas estaban convocando a que se sumaran al movimiento revolucionario los estadounidenses, en 1915; don Manuel ya tenía 19 años“, explicó.

AMLO envía saludo a su tocayo de 124 años que vive en Ciudad Juárez

Don Manuel recomienda trabajo duro y una vida sin vicios para vivir tanto, según la entrevista que le hizo la periodista Guadalupe Peñuelas, para Agencia EFE.

LEER MÁS:  AMLO y Claudia Sheinbaum refrendan su compromiso con la educación desde Tlaxcala

De hecho, don Manuel trabajó de los nueve años hasta los 100 y lo que más extraña es eso: “extraño mucho el campo, extraño trabajar”.

Nació el 24 de diciembre de 1896, en Tlapacoyan, Veracruz. Desde los nueve años se dedicó a la agricultura y a la ganadería. Cuando dejó de trabajar se fue a Ciudad Juárez para vivir con una de sus hijas.

Recordó la época en la que “no había luz en las calles” y “solamente los candiles iluminaban”. Dijo además que para él el mejor presidente fue Plutarco Elías Calles, pues “ayudaba a la gente del campo, se hacía una petición y él atendía las necesidades”.

LEER MÁS:  Mejoramiento urbano con arquitectura social, 13.5 millones beneficiados

Finalmente recomendó a los jóvenes “que no se pierdan en vicios, en aguardientes, que trabajen, coman bien”.

“Y no quieran cuidarse ya cuando estén enfermos”, sentenció don Manuel.